La industria de la telefonía inteligente lleva desde hace años obcecada en destacar las virtudes de los smartwatches. Los relojes inteligentes se han posicionado como el principal compañero de viaje de los terminales, pero lo cierto es que no terminan de estandarizarse entre el usuario. ¿Cuáles son los impedimentos a su desarrollo?

Pese a que muchos fabricantes de dispositivos móviles han caído en la tentación de ofrecer estas soluciones, el mercado no termina de despegar en cuanto a ventas. Por este motivo, se están realizado esfuerzos extra para conseguir potenciar una tecnología que aún cuenta con un gran futuro por delante. De esta manera, este gadget pretende eliminar cualquier foco de duda sobre él.

El smartwatch podría estar ante un crecimiento sustancial en sus ventas

En anteriores ediciones, una de las mayores críticas que se ha fundamentado entre el público ha sido la disposición de aplicaciones que no mostraban información fiel sobre actividades deportivas o estado de salud, entre otros. Esto, por si fuera poco, ha servido para dificultar, todavía más, su comercialización.

¿Por qué ahora, por fin, podríamos hablar de un mayor realismo a la hora de ofrecer información de utilidad al usuario? Algunas compañías del sector como Apple o Google, a través de las últimas actualizaciones de hardware y software, han permitido ofrecer datos con una mayor claridad y eficiencia. De esta manera, sí podríamos estar ante un incremento sustancial de las ventas.

Para ello, se ha contado con la legitimación ofrecida por organizaciones ligadas a ramas de la salud tales como cardiovasculares, entre algunas otras. ¿Cómo se han podido transmitir estas mejoras a los sistemas operativos que incluyen estos dispositivos? Qué mejor que seguir el enfoque ofrecido por Engadget para destacar las sugerentes mejoras introducidas.

La frecuencia cardíaca como principal área de mejora

Una de las áreas que más ha sufrido la ira de los críticos de las compañías en relación con la cultura smartwatch ha sido el sistema que monitoriza la frecuencia cardíaca del usuario. Algunos organismos especialmente destinados a esta función han mostrado, en repetidas ocasiones, su desconfianza en relación a estos dispositivos por el realismo dudoso que se ofrecía.

Los smartwatches se han posicionado como la mejor opción complementaria al dispositivo móvil. Marchas y rutas

Ahora, en cambio, se ha podido mejorar una solución que podría servir de gran utilidad a la hora de medir uno de los componentes clave que influyen en nuestra salud. La anterior desviación que se venía produciendo ha sido sustituida por una imagen mucho más fiel del ritmo al que late el corazón de la persona que porta del smartwatch.

Apple y Google están convencidas del potencial de la línea smartwatch

La actuación que ha sufrido el entorno de relojes inteligentes bajo la esfera de Google, es decir, los que equipan Wear OS, ha permitido reducir el margen existente entre aparatos especialmente destinados a la medición de esta constante y los gadgets específicos para ello. Apple, por su parte, ha lanzado la última versión de su dispositivo hace escasamente unos días.

La firma de Mountain View, además, ha colaborado con la Asociación Estadounidense del Corazón (AHA en sus siglas en inglés) con el objetivo de potenciar la herramienta Fit, la cual aparecerá en primer plano ofreciendo actividades deportivas al usuario con el objetivo de mejorar su salud cardiovascular. Esta solución ya se está implementando en los modelos compatibles.

Potenciales usos para un gadget con mucho futuro en la industria

Pese al estancamiento que parece que está sufriendo esta línea de productos, los principales sistemas operativos están trabajando en la inclusión de mejoras destacadas. ¿Por qué tanto empeño en hacer crecer una tecnología que parece no estar entre las prioridades del público generalista? El desarrollo de aplicaciones específicas parece ser que sería el foco de actuación marcado.

Los smartwatches podrían tener un gran recorrido en el medio plazo en la industria. Pollux

Algunas soluciones podrían salvar, literalmente, vidas. El mejor ejemplo de ello sería la solución presentada por la firma con sede en Copertino hasta 2017. Al parecer, está desarrollándose un programa que permitirá la disposición de un servicio que podría detectar la caída sin respuesta posterior de una persona o la materialización de frecuencias cardíacas anómalas.

El smartwatch del futuro podría estar ligado al mercado sanitario

De hecho, sería capaz de solicitar ayuda a terceros y entidades hospitalarias con el objetivo de incrementar de manera exponencial las probabilidades de supervivencia ante una situación límite. Este sistema, como ves, podría ir ligado principalmente a una rama relacionada con la salud, algo que solo será sostenible si se incrementan las ventas en los próximos años.

El esfuerzo, en estos años, deberá mostrarse, sobre todo, en términos de desarrollo de nuevas mejoras y en la potenciación de campañas agresivas de publicidad. Al fin y al cabo, las gran parte de estos productos cuentan con precios poco competitivos, los cuales seguirán siendo un freno si no se mejora su visibilidad.