Cuando era pequeño, en una edad en la que el funcionamiento de las cosas se simplifica al más mínimo posible, solía decirle a mi padre, cuando él quería evitar comprarme cualquier tontería, que podía conseguir dinero de la pared de los bancos. Bueno, quizás el programador de esta historia no lo ha conseguido de la pared, pero sí que ha encontrado un procedimiento para que un cajero pueda sumistrarle tanto dinero como pida.

Medianoche en un cajero de China

El asunto que nos ocupa ha tenido lugar en el país asiático y tiene como protagonista a un joven programador, y responsable de software, del Huaxia Bank. En la información que hemos podido obtener del medio de comunicación South China Morning Post, sabemos que Qin Qisheng, el presunto estafador, habría conseguido idear un método para poder obtener dinero del cajero automático, sin que en su cuenta se reflejase la operación pertinente.

Imagen de Qin Qisheng. South China Morning Post
El sistema tenía un fallo que Qin pudo aprovechar

El procedimiento consistía en acercarse al cajero a medianoche. Este era el momento idóneo, ya que el trabajador del banco había detectado un fallo en el sistema que permitía sacar dinero en ese momento, sin que quedase registro alguno. En el año 2016 Qin descubrió el secreto y fue en noviembre de ese mismo año cuando escribió unos cuantos scripts, en el sistema que hacía funcionar la máquina, para aprovecharse del error.

El joven empleado ya no robará más bancos en una larga temporada

Durante más de un año, el empleado realizó retiradas de efectivo, que iban desde los 650 euros hasta los 2.600 euros, en una cuenta que el banco utilizaba para realizar pruebas. Hasta enero de 2018 el personaje en cuestión había amasado cerca del millón de dólares, obviamente, sin advertir a ningún responsable de su plan. Qin está condenado a una pena de prisión de 10 años y medio, a pesar de haber admitido su culpabilidad y haber devuelto el dinero.