Twitter, Instagram, Snapchat, Google+, LinkedIn, Facebook… Cuando pensabas que era físicamente imposible que hubiera más redes sociales, va el multimillonario libanés Ayman Hariri y crea su propia red social, llamada Vero.

No, Vero no es un engendro que emplea funciones de una y otra red social, al más puro estilo Zuckerberg, para tratar de ganar adeptos. Vero tiene su propio estilo y es completamente diferente a todo lo que hayas conocido. Pero similar. Quizás simplemente es mejor.

Nació en 2015 y como puedes leer en Mashable, en menos de 24 horas ha sido capaz de aumentar medio millón de usuarios, saturando sus propios servidores. ¿Cuál es su secreto?

¿Qué es Vero?

Como puedes leer en la web oficial, Vero es una red social que te permite ser tú mismo. Sí, está claro que además de atractivo, este eslogan es bastante vago y subjetivo.

Pero volvamos a su CEO para entenderlo todo. Ayman Hariri es un rico hombre de negocios cuyo apellido puede sonarte familiar, no obstante es hijo de Rafik Hariri, antiguo primer ministro de Líbano. Al parecer, un día Hariri se hartó de las políticas de privacidad de las redes sociales que todos conocemos y decidió hacer algo nuevo. A diferencia del resto de los mortales, Hariri cuenta con una fortuna aproximada de 1.330 millones de dólares, según Forbes, lo que facilitó mucho iniciar el proyecto.

En la práctica es parecida a Instagram, pero sus diferencias son sustanciales. Vamos, que puedes seguir subiendo fotos pero también textos, links, recomendaciones de libros, películas o series y esperar interacciones del estilo "Me gusta" o comentarios.

Interfaz de Vero. Vero

¿Qué diferencia a Vero del resto de redes sociales?

Pero no hay un algoritmo que maree tu muro, como nos tienen acostumbrados Instagram o Facebook. En Vero en este aspecto apuestan por la sencillez, por lo que las publicaciones aparecerán de forma cronológica. Eso sí, si lo deseas también puedes buscar publicaciones de conocidos o por hashtags.

Otra diferencia son los niveles de tus conexiones. Por ejemplo en Instagram tienes seguidores y en Facebook tienes varias opciones como seguir páginas y hacerte amigos, pero dentro de este último apartado, puedes imponer ciertos filtros. En este aspecto, Vero funciona parecido a Facebook, pudiendo marcar a un contacto como amigo íntimo, amigo, conocido, seguidor o simplemente compartir un post con cierto grupo de forma puntual.

Vero pone al usuario por delante de todo, haciendo especial énfasis en su política de privacidad. De hecho asegura recolectar la menor cantidad de información posible de sus usuarios. Básicamente solo su nombre, email y teléfono. Pero, y ojo porque esto es importante, no cede sus datos a terceros, especialmente a anunciantes.

La principal diferencia de Vero respecto al resto de redes sociales es que en Vero el usuario no es el producto

Ah, hemos dejado lo más importante para el final. No hay publicidad. Cero. Vero es una plataforma libre de publicidad y de algoritmos capciosos. Como explican en El País, en Vero el usuario ya no es el producto, una diferencia clave respecto a Facebook.

En los últimos tiempos, Mark Zuckerberg está llevando a cabo una serie de arriesgadas maniobras orientadas a hacer de Facebook algo más valioso para la comunidad con medidas tan polémicas como separar nuestros muros o erradicar los vídeos virales.

Pero quizás sea demasiado tarde: aunque cuente con más de 1.000 millones de usuarios activos, estos cada vez pasan menos tiempo en la red social azul. Además, como podemos leer en Genbeta, Facebook ya no interesa a las nuevas generaciones, que se decantan por otras alternativas más frescas como Instagram o Snapchat.

Vero, la primera red social libre de anuncios. Vero

¿Cómo gana dinero Vero?

Pero volvamos a Vero, la red social sin publicidad. Sin ingresos por anuncios, ¿cómo obtiene beneficios Vero? Hemos leído más arriba que su creador es un multimillonario, ¿estamos ante un filántropo de la era moderna que nos librará de las redes sociales anuncio? Pues no.

La propuesta de Vero pasa por un modelo de suscripción (aún por determinar) similar al que adoptó WhatsApp en sus inicios. Según CNBC, Vero requeriría una cuota de unos pocos dólares anualmente.

¿Por qué ha despegado ahora?

Aunque se ha vuelto viral en los últimos días, has tenido tiempo para descargar Vero desde 2015, momento en el que llegó a las plataformas de aplicaciones para Android y iOS.

Desde entonces, en diciembre de 2015 llegó al puesto número 45 en descargas de la App Store, pero su trayectoria ha estado repleta de altibajos. No obstante, el auténtico pelotazo ha tenido lugar en la última semana, pasando del puesto 566 al número 1.

Demasiado despegue para tratarse de algo casual. Entre las razones para su ascenso podemos encontrar la frustración de algunos usuarios de Instagram con su algoritmo, llegando a publicitar a Vero incluso en sus propias publicaciones de Instagram. Por supuesto, las reseñas de los medios y de algunas celebridades también ayudan.

La cuestión es si la viralidad de Vero durará o no y si estamos ante un rival digno del emporio Zuckerberg, que debería tomar buena nota de los soplos de aire fresco que aparecen de vez en cuando.