La robótica sigue su adaptación a los diferentes sectores con nuevas máquinas que nos asombran a todos. Es complicado imaginar como unos supuestos robots pueden trabajar en el mundo agrícola, pero parece que la fuerza de la robótica puede con todo.

Ha llegado el turno de los agro-bots, máquinas preparadas para desempeñar diferentes trabajos relacionados con la agricultura. Descubre en qué consisten estos agro-bots y qué pueden hacer incluso por la verdura que llega a tu supermercado.

Agrobótica: la agricultura recibe a la robótica

La agricultura se apunta a la innovación que permite la tecnología gracias a la incorporación de la robótica y la inteligencia artificial. ¿Cómo podríamos definir exactamente a la agrobótica? Según explican desde el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria, este término es descrito de la siguiente forma:

La agrobótica es una interdisciplina que involucra a la robótica, la mecatrónica, que conjuga las ingenierías en electrónica, mecánica y de control, y la informática, con foco en la inteligencia artificial.

Esta definición nos aclara que el término "agrobótica" engloba todo lo relacionado con la introducción de esas tecnologías en la agricultura. Esa incorporación se traduce también en ir dejando atrás los métodos más tradicionales, es decir, el operario pierde importancia para dársela a la maquinaria agrícola.

Y es que todos los avances con los que cuenta la tecnología hasta el momento van a facilitar que la agricultura tome un nuevo rumbo con los agro-bots a la cabeza. Estas máquinas pueden ser dirigidas a distancia, están completamente automatizadas, trabajan con una gran precisión y eficacia, aprovechan mejor los recursos, etc.

Todos estos datos nos llevan a una conclusión: los agro-bots están llamados a revolucionar el mundo agrícola mejorando la mayoría de los elementos que lo conforman. Pero, ¿cuáles son las aplicaciones de esos robots de la agricultura?

Unos agrobots sin límites

Llama la atención la gran variedad de aplicaciones que estos robots han ido adquiriendo durante los últimos años. Eran muy pocas las máquinas que trabajaban en el campo hace un tiempo, aunque ya hay muy pocas funciones que los agrobots no puedan desempeñar.

Un ejemplo claro lo representa el robot con visión artificial para recoger fresas desarrollado por la empresa Agrobot en 2010, como bien informó El País. Gracias al duro trabajo de los ingenieros, la moderna cosechadora presentada hace ya unos años no solo recogía la fruta, sino que también podía clasificarla y hasta colocarla en los envases correspondientes. Así lo puedes comprobar a continuación:

Los agrobots no solo se limitan a trabajar en la recogida como decimos. Popular Mechanics ya nos ha presentado a eBee, un dron que sobrevuela las plantaciones para mostrar a los agricultores las mejores imágenes posibles, incluso en 3D.

Con esa información, los responsables pueden tomar las decisiones adecuadas sobre cuándo es mejor sembrar, fertilizar y fumigar sus tierras. Si esas plantaciones son de complicado acceso, los agricultores pueden recurrir a Rowbot para que él lo haga. Esta máquina puede adentrarse en cualquier lado y aplicar el fertilizante allí donde ellos lo deseen.

Descubre qué son los agrobots y por qué son tan importantes para la agricultura. TakePart

Ya hemos mencionado que los avances tecnológicos están llegando a la agricultura, y bien lo demuestra la introducción de la conducción autónoma. No es sorprendente que ya existan hasta los tractores autónomos, que no necesitan conductor y son expertos en esquivar cualquier obstáculo que puedan encontrar.

Plantar, fertilizar, sobrevolar el terreno para comprar el estado de las plantaciones o recorrerlo sin conductor, recoger los frutos… Cada vez son menos las tareas relacionadas con la agricultura que los agrobots no pueden realizar. Si tantas ventajas hay, ¿cómo podemos nosotros disfrutar de ellas?

Tu supermercado, reflejo de la agrobótica

Bien, los agrobots están cambiando la agricultura para mejor, algo que seguro están notando ya muchos agricultores. Sin embargo, es esencial entender cómo la presencia de la agrobótica afecta a los consumidores de verduras, frutas y demás productos que proceden de ese mundo.

Digital Trends hace incisión en este aspecto y nos abre paso a un nuevo mundo: los agrobots pueden llegar incluso a salvar tu comida y puedes notarlo en esos supermercados a los que vas normalmente a hacer la compra.

La presencia de los robots en el campo o en los invernaderos son un gran paso hacia la solución de los problemas con los que siempre ha contado la agricultura. Calor, frío, humedad, día, noche, lluvia… El trabajo del agricultor es una tarea especialmente dura que acaba agotando al empleado, tanto física como psicológicamente.

No podemos omitir la temporalidad del mismo, ya que cada planta tiene su época, lo que provoca que muchos agricultores se queden sin trabajo alguno durante ciertos meses del año.

Las numerosas funciones de los agrobots pueden suponer una amenaza para los agricultores. Digital Trends

En el otro lado tenemos a los agrobots, que no se cansan, no sufren si hace calor o frío y tampoco se molestan por los altos porcentajes de humedad gracias a los retoques adecuados en sus sistemas. Llega la noche y, con la iluminación necesaria, los robots pueden seguir trabajando perfectamente.

El constante trabajo de las máquinas facilitaría que no se desaprovechase nada de las cosechas, cuyos frutos llegarían a tu mesa en un punto perfecto de madurez (algo que también saben reconocer los agrobots).

Ahorrar tiempo y dinero es una de las aportaciones que la agrobótica puede dar a la agricultura, pudiendo reducir el precio de los productos. Sin embargo, no podemos olvidar que su llegada amenaza notoriamente el trabajo de agricultores en todo el mundo. Encontrar la mejor relación posible entre ambas partes determinará el futuro del sector.