Internet no es anónimo y muchas veces no es tan seguro como crees. Donde quiera que vayas, dejas todo tipo de pistas sobre quién eres realmente. Algunas de estas pistas son más grandes que otras, pero la más grande de todas es tu dirección IP. Pero, ¿realmente pueden las autoridades conocer la identidad de alguien través de una dirección IP? Continúa leyendo y descúbrelo junto a nosotros.

¿Qué son las direcciones IP?

En palabras simples, una dirección IP no es más que un número que identifica una computadora dentro de una red. Estas direcciones se usan para identificar dispositivos en una red. La red WiFi de tu hogar, por ejemplo, es una dirección IP privada. Para permitir que tu PC se comunique con tu consola de juegos u otro dispositivo, tu enrutador asigna a cada dispositivo un identificador único.

Las direcciones IP se utilizan en todo Internet con exactamente el mismo propósito. Tu proveedor de servicios de Internet (ISP) te asigna una dirección, y tomará una de las dos formas existentes: estática o dinámica. Las direcciones IP estáticas son fijas, piensa en ellos como tu número de teléfono, el cual a menos que elijas deliberadamente obtener uno nuevo, sigue siendo el mismo. Esto se debe a que generalmente son utilizados por servidores web, donde se requiere este tipo de dirección para que los usuarios puedan llegar sin problemas a una página web en particular.

Las direcciones IP dinámicas, por otra parte, generalmente se usan en terminales (teléfonos, portátiles, consolas de videojuegos, entre otros), ya que el hecho de que la dirección IP cambie es totalmente irrelevante. A diferencia de las direcciones estáticas, estas cambian constantemente. El ISP reasigna a la red una nueva dirección IP aproximadamente todos los días. Estas son más rentables, ya que permiten un mantenimiento y aprovisionamiento más fácil por parte de las empresas proveedoras de Internet.

Los sitios web mantienen sus registros

La mayoría de los sitios web conservan registros detallados sobre sus visitantes, y por una buena razón. Y es que si alguien usa un sitio web como Facebook o Dropbox para cometer un delito o crea una cuenta falsa para publicar contenido que infringe las leyes locales, las autoridades pueden averiguar quién es esta persona citando al proveedor de servicios para la dirección IP asociada con esa actividad. Una citación es un instrumento legal que se utiliza para obligar a las personas o empresas a presentar pruebas, generalmente bajo la amenaza de una sanción por incumplimiento.

Una vez que tienen la dirección IP, aún necesitan más información para descubrir la identidad de la persona, recuerda que las direcciones IP identifican computadoras, pero no personas. Para superar este obstáculo, los investigadores primero deben determinar qué ISP posee la dirección IP desde la que se ha cometido un presunto delito. Sin embargo, esto es mucho más fácil de lo que piensas, ya que los ISP normalmente poseen bloques o grupos de direcciones IP.

También se registran en bases de datos públicas operadas por los RIR (Registro regional de Internet). Hay cinco registros, y cada uno es responsable de administrar las direcciones IP en su propia región. Por lo tanto, es simplemente una cuestión de escribir la dirección en la base de datos correcta. Incluso, si colocas “Búsqueda de IP" en Google, encontrarás docenas de sitios web que con gusto harán el trabajo por ti.

Los ISP también mantienen registros

Una vez que las autoridades identifican el ISP al que pertenece la dirección IP, entonces tienen acceso al nombre y la dirección del suscriptor, lo que permite que su investigación continúe. Pero, ¿qué pasa si el ISP usa direcciones dinámicas? No importa, porque los ISP, como los sitios web, retienen registros. Al mirar sus registros, podrán identificar fácilmente qué suscriptor estaba asociado con esa dirección IP en un momento específico.

Sin embargo, esto no significa que hayan encontrado al criminal. Por ejemplo, si utilizó un WiFi público para cometer el delito, las autoridades solo pueden rastrear la actividad hasta ese punto de acceso público. Pero, pueden hacer cosas como examinar el metraje de la cámara de seguridad para ver quién visitó ese establecimiento o usó esa computadora en un momento específico.

A pesar de todo, sigue siendo un reto rastrear a un criminal a través de su dirección IP

Vale la pena señalar que las agencias de aplicación de la ley no son las únicas organizaciones interesadas en fijar nombres a direcciones IP. A menudo, los abogados o agencias que trabajan para compañías de entretenimiento obtienen direcciones IP que se utilizan para descargar contenido pirateado.

Por supuesto, cualquiera puede anonimizar su tráfico de Internet utilizando Tor o una VPN. Muchas VPN incluso afirman que no retienen registros de uso, aunque a menudo es difícil verificar de forma independiente si esto es cierto. El encadenamiento de varias VPN hace que esto sea aún más difícil, debido a que las autoridades solo pueden rastrear una dirección IP a una compañía VPN, a la que luego tendrían que forzar para revelar la dirección IP real de los registros, que incluso podrían no existir. Si el criminal se conectó a esa VPN desde otra, la policía tendría que abrirse camino a través de múltiples compañías para encontrar los detalles.