Lo primero que quiero dejar claro es que este dispositivo me produce sensaciones encontradas. Seguramente mi opinión, y esto quiero que se entienda, vaya más escorada hacia los aspectos negativos que a las partes más positivas y destacadas del nuevo dispositivo de Samsung. Es por eso que quiero dejar mi opinión acerca de los aspectos que más se han destacado en la presentación del mismo y que creo que deben ser mencionados en profundidad.

Un producto adolescente

No me refiero que su público objetivo sean niños y niñas de instituto, con la voz a medio formar y ganas de comerse el mundo. En este caso, me refiero a que la tecnología clave de este producto, el denominado Samsung Galaxy Fold, no está aún madura como para atacar un mercado muy exigente, el de los teléfonos móviles. Nadie duda de lo extraordinario que es sacar rendimiento a una pantalla que puede ser plegada, sin la necesidad de ver líneas marcadas o materiales poco estéticos, pero da la sensación de haber construido un equipo que aún no está redondeado.

El tamaño del dispositivo es una vuelta a principios de siglo con Nokia

En el vídeo que te muestro en la parte superior podrás ver un rápido resumen de lo que dio de sí la presentación de este dispositivo, que deslumbró y eclipsó a los nuevos Galaxy S10. Durante toda la presentación, sobre todo en los momentos en que se mostraba el teléfono en vivo y en directo, siendo utilizado y viendo cómo se abría y se cerraba, a mí me quedó la impresión de ver una tecnología con muchas posibilidades, pero resuelta de una manera confusa. Eso sí, estoy seguro que este año tendremos algunos terminales que puedan doblarse y que realmente aporten valor a la comunidad tecnológica.

Pantallas a media luz

Este era el punto más importante, ya que estamos hablando de un teléfono que permite a su pantalla más grande ser doblada, y la misma parece tener una calidad excepcional. Sin embargo, o yo estoy teniendo alucinaciones o he creído ver, cuando el terminal está plegado, una pantalla con los bordes más grandes y grotescos que nunca recuerdo haber observado en un terminal que tiene un coste cercano a los 2.000 dólares.

Este es el aspecto del dispositivo plegable de Samsung. Digital Trends
¿Has visto el tamaño de esos bordes?

Y es que en una época donde los fabricantes, Samsung suele encabezar este ranking con sus pantallas infinitas, buscan tener dispositivos con la pantalla lo más extensa posible, dejando a los marcos como un lejano recuerdo, llega la compañía asiática y nos hace creer que un teléfono plegable debe tener las proporciones que pudimos ver en la presentación. Esta claro que esta tecnología debe tener su fase de evolución, pero es criticable que la pantalla, una vez doblada, sea un paso atrás en lo que la propia empresa pregona.

Diseño y funciones que poco aportan

Por último, me gustaría comentar, en primer lugar, el aspecto exterior del dispositivo. Si muchos creíais haber visto un avance en aquel famoso anuncio emitido en Vietnam, que ahora podemos ver en nuestro país, donde Samsung elogia su propia visión del futuro y muestra un teléfono plegable, os equivocabais. Nada más lejos de la realidad. Aquel dispositivo, como todos los que aparecen en el vídeo que puedes ver bajo estas líneas, era un simple truco. La estética del Samsung Galaxy Fold es ruda y la combinación de colores es poco acertada.

Me gusta la idea, pero falla la ejecución

Un gran acierto, para que veas que no todo me parece horrible, es la posibilidad de estar viendo una publicación en Facebook y, al abrir el dispositivo, seguir con la misma, de una manera rápida y eficaz. La posibilidad de la triple multitarea, a pesar de ser una exhibición de músculo y potencia de Samsung, me resulta demasiado confusa como para utilizarla en el día a día. Eso sí, creo que estamos ante la próxima revolución en la telefonía móvil y Samsung se ha llevado el juego, el set y el partido. Por el momento.