A lo largo de los años, las personas con discapacidad física se han valido de múltiples soluciones para poder desplazarse. La más común entre las personas que no tienen movilidad en las piernas o cuando es muy limitada es la silla de ruedas. Esto lleva siendo así unas cuantas décadas ya. La base del producto no se ha visto sometida a grandes cambios al respecto.

Es cierto que han aparecido multitud de soluciones, sobre todo, relacionados con sistemas eléctricos. La mejora de la autonomía se ha convertido en una de las prioridades más destacadas ante las novedades producidas en términos de innovación. Aun así, todavía queda mucho por hacer. De hecho, se ha presentado un curioso sistema que podría revolucionar el mercado en el futuro.

La silla de ruedas Revolve Air viene a significar cómo será el mercado en el futuro

El proyecto que te mostraremos un poco más abajo se denomina Revolve Air. Se trata de una tecnología que rompe con todo lo establecido en el sector. Incluye toda una serie de modificaciones para adaptarse a las que pueden ser las nuevas necesidades del público objetivo. Entre sus principales capacidades, cabe destacar la disposición de un sistema de plegado único en el mercado.

Según se puede leer en el portal especializado New Atlas, gracias a un estudiado concepto alternativo, se puede reducir su tamaño hasta en un 60%, lo cual demuestra hasta qué punto se trata de un producto diferencial. ¿En qué lugar se encuentra esta tecnología de nueva factura? La clave para entender este modelo radica en su desarrollo.

Veamos, por tanto, en qué punto se encuentra este proyecto, por qué estamos ante una solución con capacidad para destacar en un mercado organizado por muy pocas empresas y, por supuesto, qué supone la inclusión de este competidor en el segmento de las sillas de ruedas. He aquí un serio candidato para entender qué tipo de productos veremos en el ámbito de los productos de ortopedia y similares.

Un nuevo concepto que abre las puertas a futuras innovaciones

Es importante comenzar la descripción del producto teniendo en cuenta que su principal objetivo, según palabras de su propio creador, Andrea Mocellin, es que la silla de ruedas en cuestión sea lo suficientemente flexible como para poder portarla como equipaje de mano en el avión. Solo así ha sido posible contar con una tecnología capaz de reducir su tamaño hasta en un 60%.

En relación a los materiales utilizados, llama la atención la utilización principal de aluminio. Gracias a ello, su peso es muy liviano. Además, todas aquellas áreas que pueden sufrir un cierto rozamiento incorporan una superficie reforzada para mejorar el agarre y evitar un desgaste excesivo. Además, se incluyen 6 espacios determinados de plegado para conseguir un producto muy completo.

Las ruedas de 24 pulgadas aportan una mayor estabilidad al conjunto

En relación al diseño de las ruedas, incorpora dos unidades de 24 pulgadas, las cuales son esenciales para poder avanzar en el camino. Poseen una arquitectura creada, particularmente, para poder ser plegadas con tan solo un movimiento. Gracias a ello, portar la silla como un equipamiento adicional en un medio de transporte público será muy sencillo y, sobre todo, útil.

El proyecto está en marcha desde hace ya varios años. En la actualidad, se encuentra pendiente de obtención de financiación, algo que será fundamental para garantizar su éxito en el mercado. Su facilidad de manejo es lo que hace a esta tecnología una solución con un gran abanico comercial para los próximos años.

introducción de tecnología en un mercado muy específico

El principal problema de este innovador producto radica, principalmente, en el propio sector en el que compite. Esto hace que el inversor no se sienta muy atraído a la hora de contribuir en la estandarización de este tipo de soluciones. Aun así, ¿en qué punto se encuentra la silla de ruedas propuesta anteriormente? La clave está en las campañas de crowdfunding que se han abierto.

El modelo Revolve Air está pensado para ofrecer un servicio de calidad superior respecto a la competencia. Prime Time Zone

Dado que se trata de una tecnología que requiere ser homologada por las Administraciones, se espera que se obtengan los certificados necesarios en el año 2022. A partir de entonces, podría llegar una serie limitada de unidades que serían fundamentales para entender el potencial éxito de esta tecnología. Ahora bien, ¿cuál debería ser el precio que debería tener una innovación de esta clase?

Según se puede leer en el portal tecnológico New Atlas, se estima que el coste de cada una de las unidades que pudiesen comercializarse en el futuro podría tener un precio de unos 2.000 euros. ¿Estamos ante una opción lógica? Habrá que esperar un tiempo para saberlo. No obstante, es importante tener en cuenta que primero debería llegar su oportuna homologación según los estándares sanitarios.