Quizás no sea algo habitual en nuestro país, creo que en ningún país del mundo, pero, por fin, los trabajadores tenemos algo que celebrar, como colectivo. En este caso, uno de los puestos de trabajo más controvertidos del panorama actual, amparado por la tecnología como trasfondo, tiene una razón para respirar tranquilo. O eso queremos creer, ya que los recursos y otras medidas por parte de la empresa podrían hacer que la situación cambiase.

El reparto de comida y los asalariados

La palabra asalariado, así como mano de obra o cualquier otro sinónimo del argot laboral, me retrotrae a tiempos pasados, donde los derechos del trabajador brillaban por su ausencia y cada conquista era un momento épico. En esta ocasión, quizás este asunto haya pasado más desapercibido, debemos alegrarnos por la situación de nuestros compañeros. Según la información que hemos podido encontrar en el medio de comunicación digital El País, sabemos que la demanda interpuesta por la Tesorería General de la Seguridad Social ha sido satisfactoria y los riders de Roofoods Spain, Deliveroo para el resto de los mortales, deberán ser dados de alta como trabajadores por cuenta ajena.

Por fin se hace justicia con un puesto de trabajo de reparto. Hispanidad
Esta es una victoria moral para los trabajadores por cuenta ajena de Deliveroo

A raíz de la investigación efectuada por Inspección de Trabajo, en la que se constató que los trabajadores que operaban bajo la tutela de la compañía de reparto a domicilio trabajaban como falsos autónomos, la lucha de los trabajadores despedidos, y muchos de sus compañeros, ha dado sus frutos. Debido a que la empresa instruía a los riders en las tareas que debían ejecutar y que éstos no disponían de autonomía alguna, el Juzgado de lo Social número 19 de Madrid ha estimado oportuno tildar la situación como trabajo asalariado. Veremos si Deliveroo entra en una guerra con sus trabajadores, a través de cualquier tipo de recurso, pero este es un primer paso para afirmar lo que el resto de personas ya conocíamos.