De un tiempo a esta parte, hemos asistido a un crecimiento exponencial en el desarrollo de programas robóticos. La apuesta por la tecnología basada en la inteligencia artificial no ha parado de crecer en los últimos años. Tanto es así que ya hay varias empresas encargadas de la fabricación de modelos con grandes posibilidades de ser referentes en el ámbito comercial.

Aun así, no deja de tratarse de simples propuestas que deben incorporar, como es lógico, funcionalidades del día a día. La realización de tareas domésticas o recados de cualquier clase son algunas de las claves para entender esta posible línea de negocio en el medio plazo. Más allá de ello, nos encontramos ante proyectos robóticos que deben mejorar con el paso de los años.

Cassie destaca, sobre todo, por contar con una tecnología diferencial en robótica

Aun así, ¿hasta qué punto es el robot bípedo lo suficientemente ‘inteligente’ para ofrecer esta clase de servicios? La clave para entender hasta qué punto contamos con una solución adaptada a las nuevas tecnologías nos lo muestra Cassie, un modelo con una serie de cualidades diferenciales que lo hacen único frente a la competencia. Su diferenciación radica en la apuesta por lo disruptivo.

Sin duda alguna, es uno de los mejores ejemplos para demostrar lo mucho que se ha invertido en la materia en los últimos años. Viniendo de una entidad pública, se ha conseguido una gran solución en relación al coste de producción. Al contrario del conocido proyecto de Boston Dynamics, en esta ocasión se ha creado una propuesta venida de la Universidad Estatal de Oregón.

Veamos, por tanto, por qué la última innovación desarrollada puede tener potencial conforme a los estándares actuales, por qué puede haber incorporado novedades muy interesantes desde el punto de vista de la tecnología en materia robótica y, por supuesto, hasta qué punto este robot puede marcar un antes y un después en lo que se refiere a la autonomía y tiempo de uso.

Un robot pensado para poder realizar recados en el medio plazo

El primer gran avance conseguido desde los inicios de su desarrollo ha sido alcanzar una distancia recorrida de hasta 5 kilómetros. Cassie, que es como así se llama, ha podido alcanzar esta distancia hasta que, finalmente, ha agotado sus baterías al máximo. Se trata de un récord con una gran historia detrás. ¿Qué podemos destacar al respecto tras este logro conseguido?

Para recorrer la distancia mencionada anteriormente, se ha tardado hasta 53 minutos y 3 segundos. El ritmo, por tanto, es muy parecido al de una persona que se desplaza a paso ligero. Esta es, sin duda alguna, de las primeras connotaciones a valorar al respecto. Ahora bien, ¿qué otras cualidades cabe mencionar de un registro que puede marcar un antes y un después en la materia?

El robot Cassie no es de los más rápidos que hay en el mercado de unidades bípedas

Es importante tener en cuenta que el objetivo marcado, si se hacía a una velocidad de paso mayor, no se hubiese logrado. Al fin y al cabo, hay una relación inversa entre tiempo de uso y, por supuesto, requerimiento de potencia. De hecho, hay otros modelos presentes en desarrollo que ya destacan por contar con un rendimiento superior. Por ejemplo, el Mabel ya se desplaza a 11 km/h.

Aun así, otro detalle que debe constar es la ayuda a la que se vio sometida la marca durante el proyecto. En varias ocasiones, el equipo que acompañaba al robot bípedo tuvo que ayudarlo en su recorrido. Esta es la mejor prueba que demuestra hasta qué punto nos encontramos ante un sistema que debe ser perfeccionado a lo largo de los próximos meses.

Aún es pronto para anticipar el desarrollo de un proyecto diferencial

Es importante tener en cuenta que los robots bípedos aún deben incluir soluciones a lo largo de los próximos años. Esto es así, principalmente, debido a las mejoras continuas que deben tener lugar en lo que se refiere a inteligencia artificial. Ahora bien, ¿qué otros aspectos deberíamos valorar en el medio plazo? Por encima de todos está el potencial de comercialización.

Cassie es un robot bípedo que ya consigue recorrer de forma autónoma hasta 5 kilómetros. Diario Popular

En esta ocasión, nos encontramos ante una tecnología que está pensada desde el punto de vista de la investigación. Sin embargo, hay otros proyectos en los que hay capital privado. Boston Dynamics, por ejemplo, no genera rendimientos por la producción de sus famosas unidades. Esto, a fin de cuentas, deberá obtener un rédito por parte del público con el fin de obtener ganancias.

Habrá que esperar un tiempo para ver cuáles son los movimientos de este tipo de compañías y, por supuesto, para ver qué tipo de rendimientos se obtienen a través de este tipo de robots bípedos. ¿Imaginas poder solicitar un menú de tu restaurante favorito y ver cómo una unidad de estas características llama a tu puerta? Esto, quizás, podría ser posible en algún momento de la década.