Si hay una característica que comparten las plantas es su necesidad de recibir la luz para poder sobrevivir. Esta búsqueda incesante se hace muy difícil cuando no tienen capacidad para desplazarse por si mismas para conseguir ese haz de luz que les permita realizar todo el proceso de fotosíntesis. Si lo se consigue, dicha planta está condenada a morir.

Ahora bien, ¿imaginas que una planta sí pudiese tener la capacidad de buscar la luz a través de su propio sistema de desplazamiento? Esto es lo que se ha propuesto un equipo de investigadores del MIT. Gracias a la disposición de una plataforma con ruedas se ha podido conectar un software con el ser humano para la recepción de una información muy útil en torno a la obtención de luz.

El MIT ha logrado conectarse con la plantas para buscar la luz solar

Las implicaciones en este proyecto, no obstante, solo tendrán cabida para aquellas plantas que pueden ser fácilmente movibles por estar dentro de macetas de poco tamaño. De hecho, este primer experimento ha sido un éxito gracias a la inclusión de un sencillo equipo extraído, directamente, de un coche teledirigido. Aun así, el resultado es realmente llamativo.

¿Cómo se ha logrado la comunicación entre este equipo informático y la planta? Al parecer, los estímulos es la señal que permitiría al sistema enviar la orden para desplazarse hacia la luz presente en cada momento. Esto, en un futuro, podría incentivar un crecimiento más fructífero de la planta en un menor tiempo, multiplicando su proactividad a la hora de producir oxígeno.

No obstante, debido a las dificultades logísticas para desplazar, por ejemplo, árboles, se cree que su estandarización en el mercado será muy limitada. Aun así, veamos cómo es el mecanismo por el cual se consigue el movimiento, es decir, cómo se recibe la señal por el software, su correspondiente gestión y, por último, la realización del movimiento.

Una planta con capacidad de desplazamiento, así lo han conseguido

Según se puede leer en el portal tecnológico Futurism, Elowan se ha convertido en uno de los proyectos más curiosos en todo cuanto acontece en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). Esta especie de plataforma, tal y como podrás ver a continuación, es capaz de detectar la localización en la que la planta podrá obtener una mayor cantidad de luz, ya sea en términos naturales o artificiales.

Tal y como se puede observar en las imágenes anteriores, si una de las lámparas se enciende, poco después se llevará a cabo la orden de movimiento hacia dicho lugar. ¿Por qué? Al parecer, se ha logrado recibir los estímulos eléctricos que ofrece la planta en referencia a aquella parte que sí está recibiendo una mayor cantidad de luz.

La obtención de luz solar provoca en la planta una generación de estímulos eléctricos

¿Te has fijado alguna vez cómo algunas plantas cuentan con todas las ramas en un cierto sentido? Esto es así porque el propio ser vivo ha decidido inclinarse hacia un punto concreto, dadas las limitaciones, en busca de un haz de luz. Esto funcionaría de un modo parecido, pero reduciría en términos exponenciales el plazo necesario para la realización del proceso.

La recepción de estos estímulos se ha podido llevar a cabo gracias a la inclusión de una serie de electrodos en una buena parte de los puntos de la planta. De esta forma, se ha conseguido saber en qué punto exacto se estaba produciendo, con mayor intensidad, todo lo relacionado con la recepción de la luz solar y su correspondiente fotosíntesis.

Una tecnología con un gran potencial por delante

Puede parecer que esta solución no podría tener más desarrollo que el que aparece en las imágenes anteriores. Sin embargo, los investigadores que han colaborado en el proyecto destacan las múltiples posibilidades que se pueden abrir en torno a la comunicación entre los elementos biológicos y las máquinas.

Elowan podría ser el comienzo de una mejora el la eficiencia para la obtención de energía por las plantas. Futurism

Es pronto para ver en qué otras facetas se podrá diseñar un sistema de estas características. Aun así, este ejemplo sirve para entender cómo la comunicación con estos seres vivos es vital para conocer cuáles son sus principales necesidades. ¿Qué ocurriría, por ejemplo, si se innovase con una nueva solución que permitiese saber cuándo necesita una planta el agua exacta para vivir?

Este sistema de desplazamiento podría tener modificaciones en los próximos meses

De ser así, se podría usar el mínimo posible, contribuyendo a una menor pérdida de este bien y un mejor aprovechamiento de la misma. ¿Imaginas tener plantas con ruedas en el salón de tu casa y ver cómo están continuamente moviéndose en busca de la mejor localización para obtener la ansiada luz solar?

Este proyecto del MIT promete unos resultados que merecerá la pena seguir para ver en qué innovación acaba. Sus implicaciones parecen ser complicadas de darse, pero habrá que esperar todavía unos meses para confirmar su plausible llegada al mercado.