Desde hace muchos años, la dómotica se ha posicionado como una de las principales líneas de actualización de la mejora tecnológica. Los robots destinados a la realización de las principales tareas de casa se ha convertido en una constante de películas futuristas. No obstante, lo cierto es que en la vida real todavía queda mucho para que veamos serios avances al respecto.

El mejor ejemplo del largo camino que queda por delante nos lo muestra Kuri, un robot que había nacido con el objetivo de ofrecer soluciones a sus amos en el hogar. ¿Cuál ha sido el problema? La empresa que se encargó de su diseño ha informado que desaparecerá a finales del próximo mes de octubre. La finalización del proyecto no hace más que enfatizar lo mucho que queda por hacer.

El robot Kuri es el último ejemplo de por qué la tecnología domótica está en pleno desarrollo

Kuri, al fin y al cabo, no ha conseguido grandes avances en términos de servicios, ya que se produjo un atasco tras incluir tecnología basada en su propio asistente virtual. Al fin y al cabo, esta innovación no ha hecho más legimitar tener que poner los pies en la Tierra de nuevo. ¿Por qué la domótica todavía no podrá incluir un robot físico que se encargue de las tareas del hogar?

Hasta el momento, sabemos cómo se puede programar la subida y bajada de persianas, configurar cuándo queremos que el robot de cocina nos haga la comida o encender el aire acondicionado de forma remota. Ahora bien, ¿era esto lo que creíamos hace un par de décadas que podríamos tener a nuestra disposición a día de hoy? La decepción, como es lógico, es notoria.

La burbuja de la domótica ha vivido, con la producción fallida del Kuri, el último episodio. Es cierto que las viviendas de última generación han mejorado en muchos aspectos de las que cuentan con alguna que otra década a sus espaldas, pero esto no ha hecho más que enfatizar el largo y tendido recorrido que queda por realizar.

La domótica y el robot Kuri van de la mano

Según se puede leer en Engadget, el robot Kuri no entrará en la línea de montaje al no contar con la aprobación de la compañía que lo produciría. Al parecer, una serie de desacuerdos entre proveedores es lo que ha derivado en esta quiebra técnica de la firma. No obstante, ¿estábamos ante un fracaso previsible? ¿Qué luz nos aporta esta decisión?

El robot Kuri finalmente no pasará a producción por dificultades económicas. Future Five

Antes de entrar en detalle a ver por qué se ha llegado a esta situación, es muy importante determinar qué es lo que ocurrirá en las próximas semanas. Al parecer, Bosch se encargará de la agrupación de los trabajadores en algunas de sus plantas y contribuirá a que el excedente pueda llegar a un acuerdo con el resto de compañías del sector.

La escasa demanda y expectación del Kuri ha derivado en su desaparición

Dicho lo cual, vayamos con aquellos motivos que ayudan a determinar el estado actual de una de las ideas más ingeniosas destinadas a la domótica. Tal y como se puede leer en el portal citado, el problema real que ha provocado la situación actual está íntimamente relacionado con la demanda. Al fin y al cabo, todo radica en una falta de interés por parte del público.

Como es lógico, esto tiene una importancia todavía mayor, ya que este ejemplo se traducirá en un desinterés por parte del resto de firmas de la industria para fabricar productos que se sitúen en la misma línea que el Kuri. Ahora bien, ¿por qué no se espera un gran número de consumidores detrás de productos con estas características?

El problema de los robots destinados a la domótica

En los últimos años, nuevos términos como la tecnología smart, la inteligencia artificial o el autoaprendizaje, se han convertido en lo más oído y leído en cuanto a innovación. No obstante, aplicándolos a la domótica lo cierto es que no se han logrado grandes resultados. En el caso del Kuri, el principal inconveniente aparece nada más pulsar el botón de inicio.

El robot Kuri se no ha conseguido mejorar características esenciales de otros proyectos anteriores parecidos. Beta Page

Los primeros estudios de Kuri han determinado que apenas puede ofrecer cualidades más allá de ser un simple asistente virtual con unas ruedas que le permiten desplazarse por una estancia. ¿Qué otras innovaciones podría incluir? La dificultad para poder responder a esta cuestión es lo que ha provocado una falta de interés por parte del público.

El desarrollo de la tecnología robótica aplicada a la domótica es todavía lento

Esta compañía ha sufrido un fuerte revés, llegando a ser condenada a su desaparición. No obstante, esto nos ha permitido realizar una profunda reflexión sobre un tema que irá incluyendo nuevas mejoras en un futuro, pero que, por el momento, todavía tiene por delante un serio desarrollo.

¿Llegará el momento en el que podamos adquirir robots domóticos a precios razonables? Pese a los múltiples esfuerzos que están realizándose en este sentido, todo parece indicar que no será en el corto plazo cuando veamos soluciones que nos lleguen a satisfacer. Quizás, llegados a este pulso, el problema podría estar relacionado con las aspiraciones que nos han hecho creer a menudo.