Cuando pensamos en robótica o, simplemente, en robots, estamos llevando a nuestra mente a un terreno lleno de películas de ciencia ficción, cuando la realidad es que la robótica comparte casi ninguna característica con este tipo de cine. Algo seguro es que la robótica se encarga de la realización de ciertas tareas, a menudo tediosas, para evitar que el ser humano tenga que realizarlas. Da lo mismo que sea un único brazo, que un dispositivo completo, como el que os voy a mostrar a continuación.

Dando saltos por el planeta rojo

El objetivo del equipo de estudiantes, tanto de la ETH Zurich como de la ZHAW Winterthur, es llevar la exploración espacial un paso más allá. Según sus propias conclusiones, los vehículos que circulan por Marte, cuando utilizan las ruedas para su desplazamiento se ven limitados en lugares arenosos y con pendientes. Es por eso que su solución pasar por la creación de vehículos que eliminen las ruedas e incorporen patas, a modo de un animal cibernético.

El salto es la característica principal de esta innovación de la tecnología

La versatilidad de estos robots en suelo marciano, tal y como puedes ver en el vídeo que te muestro sobre estas líneas, es muy interesante. De momento, al menos en esta fase de prueba, el robot se controla mediante un mando unido por cable al artilugio, aunque pretende que éste sea un vehículo autónomo, como no podía ser de otra manera en los tiempos que corren. Sus características son dignas de admirar. Con un salto vertical de un metro, este invento puede moverse con soltura, llegar donde otros no llegan y permanecer estable gracias a su estructura liviana y los elementos de ingeniería creados con la participación de importantes empresas del sector. La gravedad de otros cuerpos celestes, es una de las claves de este robot, tal y como declara, Elias Hampp, uno de los participantes en el proyecto:

En contraste con otros robots con patas, Spacebok está diseñado principalmente para saltar. Mientras que en la Tierra no tiene una gran utilidad, podría alcanzar hasta cuatro metros en la Luna. Esto permitiría crear un manera rápida y eficiente de moverse.