Estamos viviendo una situación excepcional en todos los sentidos. El Estado de Alarma, en sus diversas derivaciones, está siendo aplicando en una gran parte de los países a nivel mundial. Desde hace unas semanas, además, se ha intensificado el confinamiento con el objetivo de reducir la propagación del virus. Ahora bien, ¿es suficiente con el impulso de estas medidas?

La restricción en el transporte y en la libre circulación de personas se ha convertido en una constante. Aun así, hay personas que deciden incumplir estas normas de carácter fundamental. En estos casos, son los propios vecinos los que notifican dichas actitudes a las Autoridades. En algunos países como Túnez, han comenzando a aplicar medidas que están relacionadas con la tecnología.

El uso de la tecnología se ha convertido en un mecanismo de control en confinamiento

El uso de drones se ha convertido en una constante a lo largo de los últimos meses. En países como Italia se ha extendido este medio de información para conocer qué personas están incumpliendo las directrices dadas por el Gobierno. El país africano mencionado anteriormente ha decidido apostar por la utilización de una especie de unidad robótica que circula por control remoto.

El principal objetivo de esta tecnología consiste en captar imágenes de personas o grupos de personas que se encuentren en la vía pública sin la correspondiente autorización. Su uso está permitiendo detectar aquellos focos en los que no es posible contar con la presencia de policías por falta de efectivos suficientes. ¿Cuáles son las cualidades de estas unidades robóticas?

Este modelo está permitiendo a los policías evitar el contagio a gran escala. Es importante recordar que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es uno de los principales grupos de riesgo. Están en contacto con aquellas personas que están autorizadas a salir de casa, por lo que las probabilidades de contagiarse son mayores. He aquí cómo funciona y por qué son tan eficientes.

Un robot capaz de asegurar la integridad de los policías

El confinamiento está siendo una experiencia que jamás había vivido la inmensa mayoría de la población en el pasado. Esta etapa se caracteriza por el paso de la menor parte del tiempo posible en la calle. ¿Por qué poner en riesgo a las Fuerzas de Seguridad si se puede usar una unidad robótica totalmente equipada para realizar la misma función? El modus operandi es muy sencillo.

La policía en Túnez está usando robots como este para controlar los movimientos de las personas en Estado de Alarma. RPP

Esta especie de tanqueta a pequeña escala es controlada por un policía situado en un punto determinado. Gracias a su capacidad de recepción de órdenes de largo alcance, es posible enviarlo a patrullar las calles. Disfruta de suficiente autonomía como para realizar desplazamientos durante una jornada laboral. Además, cuenta con micro y altavoz, por lo que la comunicación es efectiva.

El robot exige justificante a las personas que circulen por la calle

De hecho, en esto consiste uno de sus principales objetivos. Basta con observar cómo hay un viandante en la calle para acercarse a pedir las explicaciones oportunas. Además, gracias a la instalación de una cámara, es posible pedir justificante sobre el ticket de compra, la autorización por ser un empleado esencial o, simplemente, cualquier otro documento que legitime su estancia en la calle.

Otra de las cualidades de esta innovación es que ofrece un sistema de inteligencia artificial con el objetivo de patrullar áreas sin la asistencia de un operador. De esta forma, puede servir simplemente como elemento de vigilancia una vez que se han introducido las coordenadas determinadas. Así, es mucho más sencillo controlar que nadie se salte el confinamiento por causa injustificada.

Tareas de vigilancia a razón de más de 100.000 dólares la unidad

Es obvio pensar que un modelo de estas características no iba a ser barato. Efectivamente, cada una unidad, dependiendo del equipamiento adicional que incorpore, tendrá un coste situado entre los 100.000 y 140.000 dólares. Las primeras unidades llegaron al mercado en el año 2015, por lo que ahora es cuando están realizando las mayores labores de contribución a la policía.

El robot de la policía se ha convertido en un elemento de seguridad para los propios trabajadores públicos. El Universo

Según se puede leer en el medio de comunicación The Guardian, este robot está comenzando a desarrollar otro tipo de interacciones en la situación actual. Al parecer, está sirviendo como elemento de apoyo moral a las personas que se encuentran ingresadas en los hospitales debido al Covid-19. Gracias al sistema de comunicación que incorporan, pueden ponerse en contacto con sus familiares.

Esta es una nueva prueba que demuestra cómo la tecnología nos está sirviendo para, poco a poco, vencer un virus que se ha convertido en la peor pandemia en décadas. ¿Cuándo llegará el último caso diagnosticado? La vacuna no parece ser un remedio en el corto plazo debido a los plazos de los ensayos clínicos. Guardar la distancia de seguridad será clave en la situación actual y de los próximos meses.