A todos nos ha ocurrido alguna vez, debemos admitirlo. Hemos ido al baño y, por no haber comprobado antes, nos hemos llevado las manos a la cabeza. ¿Qué hacer si no hay papel higiénico? La situación puede llegar a ser todo lo cómica que nos permita nuestra mente, pero lo cierto es que un robot parece haber sido creado para que esto no vuelva a ocurrir en el váter del futuro.

Durante el evento que abre el calendario tecnológico a nivel internacional, el Consumer Electronics Show, una marca especializada en la producción de papel higiénico ha presentado una curiosa solución basada en una sencilla inteligencia artificial. Rollbot es su nombre y se ha convertido en una de las celebridades del certamen celebrado durante estos días en Las Vegas.

Rollbot permite al usuario salir de un aprieto en una situación muy concreta

¿Por qué ha causado tanta expectación un robot con apenas funcionalidades prácticas? Es importante tener en cuenta que, tras la creación de esta opción, se esconde un elemento de márketing que es fácil de apreciar. La marca en cuestión es Charmin y, lo cierto, es que con esta estrategia ha conseguido acaparar parte de la atención pública. ¿Servirá en términos de ventas potenciales?

Dispone de una serie de opciones que merece la pena diseccionar para entender cómo funciona esta innovación y, sobre todo, cómo se ha podido garantizar la presentación en uno de los eventos con más tirón del mercado internacional a nivel tecnológico. Su función es evidente, ya que el objetivo es ofrecer papel al usuario en una emergencia determinada, pero hay un trasfondo tras el proyecto.

Veamos, por tanto, cuáles son los secretos de esta innovación, ver si será posible su comercialización a lo largo de los próximos meses y, por supuesto, qué ha supuesto para la marca la creación del Rollbot, el robot capaz de sacarnos de un apuro en un momento determinado. ¿Y si fuese un acierto su producción?

El robot que jamás hubiésemos esperado que se produciría

Como era de esperar, una solución de estas características no será fabricada por algunos de los principales fabricantes en el mundo de la robótica. Esto, sin embargo, no ha detenido a Charmin en su objetivo. Por el momento se trata de un simple prototipo. De hecho, la compañía ni siquiera ha confirmado que pasará a producción según The Verge, pero aún así, nos ha llamado mucho la atención.

Rollbot, casi sin querer, se ha convertido en una de las atracciones del CES 2020 por su curiosa función. FayerWayer

Su principal meta consiste en trasportar hasta el lugar en el que se ejecuta la orden. El robot recepcionará el pedido y ejecutará la orden, desplazándose al efecto hasta las inmediaciones del váter desde el que se ha solicitado sus servicios. Para poder culminar el trabajo con precisión, lo lógico es que el propio baño sea pequeño y, por supuesto, que la puerta admita un gran espacio en la parte inferior.

La tecnología de movimiento de este robot es muy sencilla de implementar

Tal y como cabría esperar, lo cierto es que no dispone de grandes dosis de innovación, pero es su finalidad lo que ha causado tanta expectación. Su componente innovador está, sobre todo, relacionado con su curiosa y simpática imagen, algo que no tiene altas dosis revolucionarias. Al fin y al cabo, se utiliza una plataforma parecida a la que equipa cualquier modelo de la categoría hoverboard.

Ahora bien, ¿qué ocurriría si este producto fuese equipado con otra solución que ha llamado la atención del sector? Junto a este curioso robot, se ha presentado otra solución que tampoco ha dejado indiferente a la industria. El nombre de esta alternativa es SmellSense y su función también está relacionada con lo que ocurre en cualquier baño público.

La detección de olores como función adicional

¿Alguna vez has entrado en el baño y hubieses preferido no estar por el olor? Llevarte esta desagradable experiencia es algo que no se le recomienda a nadie y, justo esta solución, podría llegar para avisarte con antelación. ¿Qué ocurriría si fueses al váter y, desde una distancia prudencial, un sistema te avisase sobre el desagradable olor a excremento? He aquí esta solución.

El robot Rollbot está diseñado para realizar una función muy concreta y particular. Infobae

SmellSense podría ser incorporado, por qué no, en el robot Rollbot. Así, teniendo en cuenta que estará siempre operativo en el váter, podría ofrecer una doble función. ¿No lo crees? Un medidor incorporado permitiría a cualquier persona prepararse para lo peor y, en el mejor de los casos, posponer la visita al váter.

Ambas aplicaciones no tienen un gran camino en el mercado, pero no dejan de mostrar hasta qué punto las empresas están alineadas junto al desarrollo de las soluciones robóticas. Y tú, ¿creías que, en 2020, sabrías de una tecnología de estas características?