No sé si alguna vez lo habré escrito, pero hace meses pensaba que los dispositivos plegables eran uno de los segmentos de la telefonía móvil que más futuro tendrían y que más horas de investigación y desarrollo ocuparían a los responsables del departamento correspondiente en las principales empresas tecnológicas. No sé si ha sido la pandemia, es habitual echarle la culpa de cualquier asunto que no salga a derechas, pero la realidad es que aparte de Samsung, nadie parece estar apostando fuerte por esta tecnología. Perdón. Sí tenemos a otra compañía con ganas de dar guerra, de hecho fueron pioneros en pantallas flexibles, y no es otra que Royole. Si quieres conocer su nuevo dispositivo, te resumimos sus características más destacadas a continuación.

La irrupción del Royole FlexPai 2

Podrías pensar que estás ante una copia descarada del Samsung Galaxy Fold o más bien la variante de Huawei, el Mate X que pocos han llegado a probar y ver con sus propios ojos, pero la verdad es que este fabricante chino está empeñado en hacerse un hueco en la corta historia de la telefonía móvil con un dispositivo que ya han bautizado como Royole FlexPai 2 y que puedes adquirir en la página web de la empresa asiática por el módico importe de 9.988 yuanes, lo que al cambio serían 1.254 euros. Pero estos dispositivos no se fabrican para personas de clase media como tú y como yo, ¿verdad?

Las pantallas de Royole siempre dieron la impresión de ser demasiado endebles

Empezando por la pantalla del terminal, que entiendo que resulta lo más interesante como pieza diferencial frente a sus rivales, este teléfono móvil cuenta con un panel, plegable por supuesto, de 7,8 pulgadas una vez desplegado, capaz de otorgar una resolución de 1.920×1.440 píxeles, que aunque no sea una maravilla, no desmerece para nada al terminal medio actual. El sistema de bisagra que utiliza Royole, bautizado como Bisagra 3S, permite que la pantalla pueda doblarse hacia fuera, con lo que no es necesario añadir ninguna pantalla extra, tal y como hace Samsung, por ejemplo. En el apartado más técnico, habría que destacar el chip que incorpora el producto y que no es otro que el Snapdragon 865, con la posibilidad de tener 8 o 12 gigabytes de memoria RAM y 256 o 512 gigabytes de almacenamiento interno.

Royole conoce a la perfección cómo se fabrican dispositivos plegables. The Verge
Una rápida conexión a internet es una de las claves en los dispositivos de alta gama

Además de destacar las principales características, que siempre solemos sacar a colación cuando queremos comparar distintos terminales, habría que hacer especial mención a la inclusión de la tecnología de comunicación 5G, como ya empieza a ser habitual en los grandes dispositivos de este año y que con el precio de partida de este producto no podía faltar de ninguna de las maneras. Royole, además, apuesta por una cuádruple cámara en la parte trasera, con la inclusión una lente principal de 64 megapíxeles, un gran angular de 16 megapíxeles, un teleobjetivo de 8 megapíxeles y una lente, dedicada al famoso retrato, de 32 megapíxeles.

Esta compañía no tiene relevancia para el usuario medio, pero cuenta con una gran capacidad de fabricación de pantallas plegables

El imponente marco que domina uno de los lados de la pantalla será el que integre las cámaras del teléfono, además del logotipo de la compañía, siendo éste bastante ancho respecto a sus competidores. Por lo demás, el terminal chino añade Android 10 como sistema operativo, bajo su propia capa de personalización, llamada WaterOS, en su versión 2.0. Cuenta con una batería de 4.450 mAh, carga rápida de 18W, conectividad WiFi 6, GPS, Glonass y Galileo, además de contar con un puerto USB C 3.1. Por cierto, si te interesa un último dato, decir que Royole asegura que su pantalla puede ser plegada y desplegada un total de 200.000 veces. ¿Suficientes? No tendrás tiempo de comprobarlo.