Nadie puede negar que la combinación de palabras de Chernóbil y desastre nuclear ha sido detonante de una gran cantidad de publicaciones, documentales, películas y, por supuesto, la magnífica serie de televisión que HBO nos mostró en este 2019. Sea de la manera que sea, escuchar el nombre de la mítica ciudad, ya en el imaginario colectivo de nuestra especie, provoca tanto curiosidad como temor. Ucrania quiere aprovechar el tirón mediático para reverdecer su turismo, sobre todo en el área más nefasta de nuestro planeta.

Una visita guiada de cinco minutos

Tal y como has podido leer, la sala de control número 4, donde se desencadenó el accidente nuclear más importante de nuestra era, imagino que también de la historia de la humanidad, está abierta al público, aunque esto no implica que no haya extremas medidas de seguridad para acceder al interior. Según la información que ha publicado el medio de comunicación CNN, el turismo alrededor de la central nuclear ha ganado un nuevo lugar de peregrinación. Eso sí, la visita no será un camino de rosas, al menos con tu propia indumentaria.

Imagen de archivo de la sala 4. Muy Interesante
La apertura de la sala de control forma parte de un plan turístico para la zona

Todo aquel visitante que se atreva a cruzar el umbral, deberá ir provisto de traje de protección, casco y máscara, además del calzado pertinente para evitar que la radiación aún presente en el lugar acabe con tu vida en tan sólo un instante. Por si esto fuera poco, después de finalizada la visita, todas las personas deberán pasar dos exámenes radiológicos para poder medir el nivel de exposición al que han sido sometidos. Volydymyr Zelensky, presidente de Ucrania, asegura que:

Debemos darle a este territorio de Ucrania una nueva vida. Hasta ahora, Chernóbil era una parte negativa de la marca Ucrania. Ya es hora de cambiarlo.