Puede que no te extrañen demasiado ya, a estas alturas de la era de tecnología que nos está tocando vivir, las cifras que los fabricantes sueltan cada vez que presentan uno de sus productos estelares. Mejor rendimiento que la competencia, cámara con más resolución que su máximo rival o menos consumo que la media del sector son algunas de las perlas que tenemos que escuchar casi en todas las grandes presentaciones de producto del sector tecnológico. En esta ocasión, a pesar de que Samsung aún no se ha pronunciado al respecto, parece que una filtración nos invitaría a pensar a lo grande acerca de las próximas cámaras, quizás no el próximo año, pero sí en un futuro próximo, de los teléfonos insignia de la compañía surcoreana. Si quieres conocer más acerca de esta noticia, comenzamos a contarte todo acerca de este rumor.

Un sensor de dimensiones colosales

No hablo en términos galácticos cuando me refiero a dimensiones colosales, pero si hablamos de la tecnología que se incluye en las cámaras de nuestros teléfonos móviles, unos centímetros arriba o abajo pueden suponer una diferencia abismal en cuanto a la fotografía final se refiere. En este caso, tal y como puedes observar en el tuit que incluimos bajo estas líneas, un conocido filtrador llamado Ice universe ha puesto en alerta a la comunidad tecnológica, medios de comunicación incluidos, con un anuncio que estoy seguro que habrá empezado a poner nerviosos al resto de sus rivales, sobre todo a aquellas compañías que necesitan el valor de los megapíxeles por encima de la confianza en la interpretación de los datos de la cámara y el procesado de imagen, como podría ser el caso de Google.

Samsung quiere llenar sus teléfonos móviles de píxeles

La noticia, que puede parecer absolutamente ideal para Samsung, tiene sus luces y sus sombras. Por una parte, empezando por lo mejor que podemos destacar, un sensor con la capacidad de portar hasta 600 megapíxeles permitiría al usuario poder hacer zoom en vídeos grabados en resolución 4K, se insinúa que también se podría hacer el mismo experimento en vídeos en 8K, sin perder ni un ápice de calidad en la imagen. Además, tal y como se puede observar en la imagen que mostraba el usuario de Twitter, este tipo de cámaras podrían ser ideales para compañías que no centran tanto su operativa en el procesado interno de las imágenes. Sin embargo, siempre existen puntos débiles en las noticias que destacan a lo largo de las semanas y en este caso no podía ser para menos.

Samsung quiere aplastar a la competencia a base de píxeles. Unsplash
Este sensor tendría un tamaño superior a los que conocemos en la actualidad

Evidentemente, tal y como ya conocerás si eres asiduo a nuestra página web y nuestro canal de YouTube, la tendencia actual, y que no tiene visos de cambiar en los próximos meses, consiste en utilizar distintos sensores en la configuración de la cámara, sobre todo en la parte trasera, ya que, de esta manera, se pueden combinar capacidades como la fotografía en Modo Retrato, la fotografía Macro o, por ejemplo, ampliar el campo de visión con los sensores de gran angular. En este caso, parece que el sensor que introduciría la empresa asiática ocuparía un 12% de la parte posterior del dispositivo, con lo que la inclusión de más sensores sería todo un quebradero de cabeza, tanto en su disposición como en su mimetización, para no destacar el terminal como un dispositivo tosco en mano. Veremos si esta tecnología llega hasta los dispositivos de Samsung y, de ser así, cuando lo hace. De momento, parece que la carrera por la mejor cámara portátil se libra entre algoritmos e interpretaciones de chips neuronales.