Si tienes un iPhone es porque probablemente estés enamorado de iOS: su estabilidad, seguridad, y fluidez hacen de ellos móviles que simple y llanamente no tienen rival. Pero su software también tiene una cara B: que sea tan robusto y seguro implica forzosamente cierta rigidez, algo que se hace notar a la hora de pasar archivos del ordenador al móvil (y viceversa) o al hacer copias de seguridad.

Actualmente solo hay dos formas de hacer backup: a través del servicio de la nube de Apple o mediante el terrorífico iTunes. Y con Sandisk iXpand Base, una más que se va a convertir en tu favorita gracias a su sencillez y eficacia.

¿Te vuelves loco con iTunes o con iCloud?

Sandisk iXpand Base puede ser la solución a tus problemas si no te manejas con iTunes o no conectas muy a menudo tu iPhone al ordenador, no tienes comprado espacio de almacenamiento en iCloud o simplemente no es lo tuyo, o solo quieres una copia de seguridad adicional. En todos esos casos, este accesorio se va a convertir en un must sin el que no podrás vivir.

Caja con Sandisk iXpand Base

Se trata de un cargador que a su vez realiza copias de seguridad, así seguro que no te olvidas de tener tus backup a la última y a mano ante cualquier emergencia. Una puntualización: el Sandisk iXpand Base no es un disco duro en sí mismo, sino que se trata de una base de carga que cuenta con una ranura SD.

Diseño y materiales

El Sandisk iXpand Base viene en una caja en la que podemos encontrar la base, el cable que la conecta a la corriente y una tarjeta SD que puede ser de 32 GB, 64 GB, 128 GB o 256 GB, en función de lo que hayas comprado. Desgraciadamente en el pack no se incluye el cable Lightning, por lo que tendremos que usar el nuestro, pero tranquilidad porque no va a ser un follón de cables: podrás recogerlo enrollándolo en la hendidura de la base.

La base es fantástica y de gran calidad: fabricada en un metal rígido y resistente en la parte inferior y con goma rugosa en la zona superior, de modo que podamos apoyar el iPhone para la carga y que este quede perfectamente apoyado, sin deslizamiento. Tiene un tamaño que cabe en la palma de la mano y es algo pesado, pero tampoco importa demasiado puesto que la idea es dejarlo por ejemplo en la oficina o en la mesita de noche.

Además de la hendidura del lateral que anteriormente hemos comentado, podemos encontrar un agujero en la parte inferior por donde debemos conectar el cable lightning que a su vez posibilitará su almacenamiento de forma discreta.

Detalle del Sandisk iXpand Base

Finalmente también veremos una ranura en la que introducir la SD, algo que nos permite tanto usar la que viene por defecto, como emplear otras, algo que podría merecer la pena si queremos gestionar más de una copia de seguridad o simplemente, queremos ahorrar algo de dinero. Solo hay que echar cuentas: sale mucho más barato comprar la base de 32 GB y aportar una tarjeta de volumen superior que adquirir la de 256 GB.

El cargador del iXpand Base es el triple de potente que el original de iPhone

Todo en el Sandisk iXpand Base destila calidad a simple vista, y el cargador no es una excepción. Cuenta con un cable de una longitud más que aceptable y 15W de potencia, de forma que podremos cargar el iPhone rápidamente. Para que te hagas una idea, el original que suministra Apple es de 5W y el del iPad es de 10W.

Funcionalidad

Para realizar las copias de seguridad será necesario que instales la app gratuita que realiza el proceso, algo que harás el primer día en cuanto conectes tu iPhone a la base y aparezca la pantalla que te lo indique. Solo haz click sobre el enlace que te lleva a la App Store y configúrala rápidamente. No tiene mucho misterio.

Lo dicho: no hay chips ni procesadores en el Sandisk iXpand Base, simplemente una tarjeta SD de lectura y escritura que trasladará nuestras fotos, vídeos y contactos, por lo que técnicamente no es una copia de seguridad completa como tal.

Todo lo que contiene la caja del Sandisk iXpand Base

La dinámica de su funcionamiento no puede ser más sencilla: conecta el enchufe a la corriente, el cable lightning al iPhone, apóyalo sobre la base si quieres y ¡a dormir! Basta con una siesta, porque con su potencia, se va a cargar tu dispositivo en un suspiro y si lo usas a diario, la copia de seguridad también se realizará rápidamente.

Y es que las tarjetas SD, aunque sean de calidad tan contrastada como en el caso de las Sandisk, están limitadas a su velocidad de lectura y escritura, por lo que serían lentas si tuvieran que procesar gran cantidad de información a diario. Afortunadamente si lo empleas como cargador habitual no sería el caso.

Para recuperar los archivos solo tienes que abrir la app de tu iPhone y seleccionar recuperar, algo que también podrías hacer con otro iPhone nuevo, simplemente instalando la app y conectándolo a la base. Otra opción es pasar estos archivos al ordenador, algo que puedes hacer conectando un cable USB a la base o extrayendo la tarjeta SD e introduciéndola en un PC.

Algo muy útil para los usuarios es que nos permite liberar espacio en el iPhone borrando las fotos que ya hemos guardado en la Sandisk iXpand Base. Asimismo, también detecta nuestras fotos de iCloud, pero si queremos guardarlas todas recuerda que es una tarjeta SD, por lo que podría llevarle varias noches en el caso de que cuentes con una buena colección.

El acabado con goma rugosa de la superficie impide que el iPhone se resbale

Conclusiones

Personalmente me encanta el diseño, su tamaño y lo bien que funciona la carga. Y si ya de paso me proporciona una copia de algunos de mis datos en algo tan tangible y manipulable como una tarjeta SD, pues fantástico. Solo por eso, para mi ya merece la pena considerar su compra.

Sandisk iXpand Base, el regalo ideal para un novato en la tecnología

Sin embargo, que sea una tarjeta SD me sigue sorprendiendo. Sí, es muy cómoda de manipular, intercambiar y utilizar, no obstante llevan muchos años con nosotros y estamos muy familiarizados con su uso. Pero a la hora de leer y escribir son lentas y los usuarios cada vez más somos más exigentes y almacenamos mayor volumen de información.

Otro de sus hándicaps es el precio. El cargador de 15W es magnífico, pero hay que reconocer que es elevado para lo que es en realidad y seguro que más de un usuario echará cuentas con lo que le costaría comprar la base más barata y usar sus propias tarjetas SD o simplemente, invertir su coste en almacenamiento de iCloud y que la copia de seguridad sea completa. O cargar su iPhone en el ordenador teniendo configurado iTunes para que nos haga la copia de seguridad completa en nuestro disco duro.

Considero que es un gadget ideal para tener una copia de seguridad adicional y sobre todo para alguien muy celoso de su información y que busque algo sencillo para controlarla y gestionarla. Parece mentira, pero mucha gente se hace un lío con iCloud y ya ni hablemos de iTunes.