Actualmente, la capacidad de las tarjetas de memoria, esos pequeños pedazos de tecnología que solucionan la papeleta de artistas como el gremio de los fotógrafos, resulta uno de los mayores retos a los que se enfrentan las empresas que se dedican a la comercialización de estos productos. Cuanto más pasan los años, la tecnología evoluciona hacia formatos multimedia que requieren más y más capacidad de almacenamiento. Parece que, en un futuro lejano, la posibilidad de tener tarjetas de memoria para almacenar en terabytes es algo viable. ¿Quieres conocer cómo es posible?

¿Quiénes forman la Asociación SD?

A pesar de que el nombre de los siguientes párrafos pueda sonarte a club selecto, nada más lejos de la realidad. La Asociación SD, no se han roto la cabeza para elegir la denominación, reúne a un conjunto de empresas que buscan establecer un estándar en las especificaciones de las tarjetas de memoria. Como su nombre indica, esta organización no realiza ningún tipo de venta, sino que sirve para aunar esfuerzos y, de esta manera, crear un estándar SD.

Las tarjetas de decenas de terabytes podrían ser una realidad. Tec
Seguro que tú también tienes por casa una tarjeta SD

Las compañías que inauguraron la Asociación SD, en el año 2000, fueron Panasonic, SanDisk Corporation y Toshiba Corporation. Hoy en día, sin embargo, la cifra de socios ha aumentado exponencialmente, situándose alrededor de los 900 miembros. Las tarjetas de memoria que funcionan bajo este estándar son una de las maneras más extendidas de almacenar información. Esto es así, sobre todo, debido a la cantidad de dispositivos que aceptan dichos accesorios. Podemos añadir una tarjeta SD a tecnología tan variopinta como un teléfono móvil, una cámara de fotografía, ordenadores o vehículos.

Hace unos días, hemos tenido conocimiento de la presentación de una tecnología incluida en estos pequeños dispositivos y que posibilitará, en un futuro, mayores velocidades de transferencia de datos y una mayor capacidad de almacenamiento, llegando a cifras únicamente vistas en ordenadores y discos duros portátiles. Si quieres conocer cómo podría llevarse a cabo, continúa con nosotros.

Terabytes a la vista

La revolución, como ellos han denominado a la tecnología que integrará estas tarjetas de memoria, ya ha llegado a las tarjetas SD. En un comunicado obtenido de la página oficial de la asociación, conocemos que, como primer dato a destacar, estas nuevas tarjetas serán totalmente compatibles con aquellos dispositivos que actualmente admiten el estándar de estas empresas.

Dos conexiones posibilitan el milagro

Existen dos tipos de conexiones que son fundamentales a la hora de entender el salto de calidad que se obtendrá con las tarjetas SD Express. La primera se conoce como PCIe que, en definitiva, es un sistema de comunicación mucho más rápido y fluido. De hecho, es tan fluido que la asociación asegura que se pueden alcanzar velocidades cercanas a los 985 Mbps. El segundo tipo de conexión es la denominada NVMe, que significaría memoria no volátil, y que permitiría conseguir un aumento de la capacidad de almacenamiento.

Tal es la expectativa acerca de este último punto, que estaríamos hablando de un cambio drástico en el paradigma de las tarjetas de memoria. Actualmente, es complicado encontrar aquellas que superen al terabyte de almacenamiento. Sin embargo, las tarjetas SD Express podrían llegar a guardar en su interior hasta 128 TB. Si no te haces una idea de la magnitud de este cambio, te lo explicaré con un ejemplo. Si una canción, de media, suele ocupar alrededor de 7 MB, utilizando una de esas futuras tarjetas SD Express con el máximo de capacidad, estaríamos hablando de incluir en las mismas alrededor de 19 millones de canciones.

El futuro nos deparará cosas increíbles

Como te dije en la introducción del artículo, parece que la tecnología aún se encuentra en una fase muy inicial y tardaremos en tener entre nuestras manos, por razones de investigación y monetarias cuando salgan a la venta, alguna de estas tarjetas SD Express. Aun así, resulta increíble cómo avanzamos hacia un futuro donde productos que eran fruto de la imaginación de cuatro locos, ahora ya son teóricamente posibles.