No llevamos más que un mes del año 2020, pero iba a titular esta noticia como el selfie más espectacular del año. Creo, y si estoy equivocado me lo podéis decir sin ningún tipo de problema, que me había quedado corto en mi observación. Sin duda alguna, pocas personas habrán podido retratar su rostro con nuestro planeta como fondo absolutamente increíble. En este caso, además, la noticia está protagonizada por una mujer, lo que imprime un punto de reivindicación en la misma.

Del espacio a tu teléfono móvil

Gracias a que las redes sociales llegan a cualquier rincón del planeta, incluso del espacio por lo que podemos observar, tenemos constancia de cómo se ve nuestra esfera azul desde la distancia. Los intelectuales _terraplanistas__ también podrán poner en evidencia la imagen, pero el resto de la humanidad no podemos más que congratularnos con la evidencia de que en el espacio, además de que nadie puede oírte gritar, también se obtienen unos retratos sorprendentes. En este caso, si acudes al tuit, que debajo de estas líneas puedes leer, podrás ver un par de instantáneas subidas por la astronauta norteamericana Jessica Meir.

Una cámara convencional y una funda han sido los instrumentos de la imagen

La gracia de esta imagen estriba en observar, en el centro de la misma, cómo ha sido obtenida. Según el relato de la propia astronauta, Jessica ha utilizado una cámara fotográfica de la marca Nikon, en concreto el modelo D5, junto con una lente de 28 milímetros. Para obtener la imagen, Jessica tuvo que utilizar una curiosa protección, una funda que parece una especie de casco espacial en miniatura. La tecnología, por suerte, suele dejarnos con la boca abierta en más de una ocasión.