Es una realidad que la mayoría de compañías importantes, aquellas que tienen una facturación en millones de euros o dólares, cada vez diversifican más sus líneas de negocio. Abrir el mercado ante futuras oportunidades es algo que no se toman a la ligera. En este caso, la prestigiosa Airbus, conocida por sus enormes aviones, que surcan el cielo comunicando a millones de personas cada año, ha decidido apostar por un tamaño reducido y adentrarse en el desconocido mundo de los drones.

Skyways, el futuro de la paquetería

Hace aproximadamente un año, Airbus presentaba, a través de un comunicado en su página web, su primer dron de paquetería urgente. El denominado servicio de última milla urbana comenzaba a tomar forma y sería Singapur el lugar elegido para realizar las pruebas pertinentes. La idea de futuro de transporte que Airbus pretende implantar se basa en la normalización de la tecnología concerniente a los drones autónomos. En palabras textuales, provenientes de la propia empresa:

Necesitamos ayudar a desarrollar un mundo que pueda dar la bienvenida a esta tecnología. Esto significa aportar eficacia, seguridad y viabilidad económica, tanto en términos de la propia tecnología, como en sistemas de dirección operacional que los sostengan. Y estamos haciendo esto a través de la búsqueda de un lugar donde experimentar en el mundo real.

El futuro de Skyways pasa por la ciudad de Singapur

Fue hace dos años que la compañía firmó un contrato con la Autoridad de Aviación Civil de Singapur, permitiendo a Airbus realizar distintas pruebas con drones a través de un servicio de mensajería aérea. El lugar elegido fue el campus de la Universidad Nacional de Singapur. Están proyectadas, a grandes rasgos, dos pruebas para ver el éxito del aparato. Por un lado, gracias a la creación de los llamados corredores aéreos, se enviarán drones con pequeños paquetes entre torres de paquetería. Una vez los test sean positivos, se buscará ir un paso más allá y se tratará de conseguir enlazar dichas torres con barcos atracados en el puerto.

Un dron transportista

Skyways es un dispositivo con forma de octógono. Su característica más destacada es la posibilidad de funcionar de manera autónoma, es decir, que no necesita la ayuda de ninguna persona para saber la ruta que tiene que recorrer ni el momento en que ha llegado a su destino. Así dicho puede sonar demasiado futurista, pero en realidad la guía entre el punto de salida y el de llegada está delimitada por los corredores de los que te hablaba en el párrafo anterior.

El aparato aéreo cuenta con un cuerpo central grande, pero lo suficientemente contenido para no ser un objeto demasiado voluminoso. Lógicamente el tamaño debe ser algo superior al de los drones comerciales que graban vídeos y son utilizados por profesionales, ya que en su interior deben ubicarse los paquetes a entregar a los distintos clientes. Una vez que el dispositivo llega a la torre correspondiente, el paquete es descargado de forma automática y una notificación, directa al teléfono móvil del usuario correspondiente, le indica que su paquete ya está listo para ser recogido.

El equipo de Skyways posa exultante. Airbus

Hace unos pocos días, en un artículo publicado por la propia Airbus, se ponía en conocimiento del público en general, que el primer vuelo operativo de Skyways había sido todo un éxito. De momento, la prueba, por el vídeo que has podido ver unos párrafos más arriba, ha consistido en la recogida y entrega de un paquete, en una de esas torres de mensajería. En futuras fechas, se pretende ampliar a todo el campus el transporte a través de Skyways.

Según la compañía, este paso, aunque sea en un área muy contenida, está siendo vital para el desarrollo de las futuras infraestructuras aéreas que nos esperan. Actualmente, el dron no puede recorrer los cielos de las ciudades, debido a que existen regulaciones, en la mayoría de países, que impiden que esto pueda suceder. La seguridad es el factor fundamental a la hora de que esta tecnología dé el salto a tu ciudad o tu barrio. Créeme que no pasaran muchas décadas hasta que tus paquetes lleguen a tu casa a través de la terraza, en lugar de la puerta de entrada.