La naturaleza, por muy extraño que parezca, empieza a estar seriamente relacionada con la tecnología. Quizás en el sentido contrario también funciona esta ecuación, pero sea de la manera que sea, estamos a un paso de ver la próxima gran evolución de las especies en nuestro planeta. Dentro de poco, si es que no es ya el momento, tendremos un nuevo orden en el reino natural y es lo más curioso y sorprendente que has oído en mucho tiempo.

Una historia de clasificaciones

Estos primeros párrafos van a servir para que conozcas, de modo muy rápido, cómo la naturaleza se divide en dominios y reinos. Los dominios, gracias a la información que hemos podido obtener del blog Los seis reinos de los seres vivos, son la primera gran división de las criaturas que habitan la Tierra. Esos tres dominios serían las bacterias, las arqueas, que son una forma similar de las primeras, y el dominio eucarionte, donde nos englobamos nosotros, los seres humanos.

La naturaleza consta de hasta seis reinos. Unsplash
Existen seis reinos, algunos dicen que cinco, en la naturaleza

Sin embargo, si queremos hablar de reinos, podremos referirnos a seis conjuntos de seres, a cada cual más distinto del anterior. Los dos primeros ya te los sabes, las bacterias y las arqueas. Los cuatro siguientes serían el animal, el plantae, el fungi, que agrupa los comúnmente denominados hongos y, por último, el protista, que acoge a aquellos organismos que no entran en ninguno de los anteriores reinos. Si ya tienes claro qué son los dominios y los reinos, ahora paso a explicarte de dónde proviene el séptimo reino de la naturaleza.

Technium, un reino artificial

Nadie se asombrará si te digo que la tecnología es algo más que meros cacharros con Wi-Fi y microchips insertados en espacios cada vez más reducidos. Nuestra sociedad está avanzando de una manera tan rápida que la tecnología no solamente sirve para facilitarnos la vida y hacer sencillas cosas que hasta hace unas décadas resultaban tremendamente costosas, sino que está integrándose de una manera casi simbiótica con nosotros.

La naturaleza y la tecnología quieren ser una entidad. Blogthinkbig

Definir lo que significa technium, ese misterioso séptimo reino de la naturaleza, es complicado. Después de un buen rato de consultas, creo que la definición que nos proporciona la gente del medio de comunicación online Blogthinkbig es la más acertada que he podido leer y refleja perfectamente la dimensión real de la tecnología. Según Kevin Kelly, experto en esta materia y creador del propio término, technium es:

Un sistema con la misma complejidad que un organismo microscópico. Es el ecosistema de todas las cosas que han sido inventadas.

Technium representa la labor del hombre en unión con las máquinas

Para este autor, que representa la punta del movimiento que aboga por incluir a la tecnología como el reino número siete, los inventos específicos serían los individuos de este reino, podrías llamarles especies si quieres ser más específico. El ecosistema donde estos inventos o tecnologías funcionan sería el technium.

Este reino es un organismo que emplea su propia fuerza, en parte otorgada por el ser humano, su creador, pero también con un alto porcentaje de lo que el escritor denomina parte física autóctona, es decir, nosotros hemos enseñado a la tecnología a ser lo que es, pero habrá un momento en el que ya no necesitará ayuda humana. Inquietante, ¿verdad?

Este es el último, y más interesante punto, del asunto. La inteligencia artificial, una de las obras tecnológicas cumbre de nuestra especie, está siendo diseñada para que, en un futuro lejano, pueda coexistir con nosotros en perfecta armonía, ya no como un becario al que pedirle que fotocopie un documento o te traiga un café, sino como partes iguales del complejo mundo de la naturaleza.

El futuro de la humanidad pasa por ir de la mano de un nuevo ser

Aunque, de momento, technium es un reino más fruto de la literatura que del estudio científico, estoy seguro que lo tendremos cada vez más presente a nuestro alrededor según pasen los años. Solamente el futuro sabe qué será del ser humano y de la evolución de las especies del planeta. A modo de conclusión, me gustaría dejarte una reflexión sobre la tecnología y lo que se espera de ella.

Toda tecnología produce distintos grados de bien, daño y riesgo. La evolución de cada uno de ellos es incierta.