Desde hace unos años, las principales compañías dedicadas al sector de las telecomunicaciones llevan trabajando en una nueva generación de conexión inalámbrica; la red 5G. Esta nueva solución promete incrementar el tráfico de una mayor cantidad de datos a gran velocidad, algo fundamental para explicar la existencia de varias industrias que están por llegar.

El mejor ejemplo de ello podría ser la conducción autónoma y todo lo que ello conlleva. La gestión de la información recibida por los sensores y cámaras, unido a la transmisión de datos entre los automóviles, permitirá la sustitución del papel del clásico conductor. Ahora bien, ¿qué aspectos podrían verse perjudicados con la llegada de esta nueva tecnología revolucionaria?

Una conexión inalámbrica 5G genera dificultad para la realización de predicciones meteorológicas

Una de las peculiaridades que podría traer consigo las redes 5G podría ser la dificultad para realizar predicciones meteorológicas eficientes. De hecho, los primeros cálculos apuntan a que podría producirse una dificultad para estimar con precisión qué tiempo va a hacer en un área determinada. Esto es así debido, principalmente, a la frecuencia de esta conexión inalámbrica.

Este nuevo impedimento al desarrollo de una red más eficiente podría atrasar la puesta en escena de una red que se antoja fundamental para entender la nueva era digital que está por llegar. Al parecer, la dificultad en las predicciones estaría relacionada con la desestabilización que se genera al medir el nivel de vapor de agua presente en la atmósfera.

¿Por qué se produce este problema si aparentemente estamos ante 2 sectores completamente diferenciados? Veamos en qué incide esta solución, cómo se puede paliar este efecto externo y cuáles son las posibles alternativas que ya se están valorando. De ello dependerá la efectiva puesta a disposición de la red 5G al consumidor final.

Qué conexión puede haber entre una red 5G y la predicción meteorológica

Para entender por qué se produce este problema, es necesario hacer referencia a la frecuencia que se utiliza en ambos casos para la materialización de sus funciones. El origen de esta relación tiene lugar al compartir ambas alternativas el mismo canal, lo cual origina una distorsión en los resultados de las predicciones del clima.

Las redes 5G llegarán en los próximos años para mejorar nuestra conexión inalámbrica. El Universo

Más concretamente, tiene incidencia en la medición de la presencia de vapor de agua en la atmósfera, algo fundamental para entender dónde se originan las lluvias y tormentas. Según se puede leer en el portal The Guardian, la fiabilidad podría reducirse hasta en un 30%, con todo lo que ello conlleva en térmicos económicos o sociales. ¿Estamos ante una china en el zapato o un problema mucho más grande que debe resolverse?

Las redes 5G comparten prácticamente frecuencia con los medidores de vapor de agua

El problema está específicamente centrado en la frecuencia prevista entre los 23,8 y 24 GHz. En este último límite se encuentra el bando de ancha utilizado por las redes 5G, espacio en el que se consigue una mayor velocidad de transferencia de datos. En el primero, se concentra la mayor eficiencia para la detección del vapor de agua en la atmósfera.

La proximidad entre estos 2 valores es lo que provoca una dificultad añadida a la hora de detectar inestabilidad en el tiempo. Los primeros cálculos apuntan a que la eficiencia podría verse reducida a niveles de los años ochenta, con todo lo que ello implica en términos de seguridad. ¿Estamos ante una dificultad que se solucionará próximamente o se deberá convivir con el problema?

Un dilema que que no ha hecho más que empezar

Las redes 5G supondrán un cambio en nuestras vidas si, finalmente, se consigue contar con todas las innovaciones que se están planteando en la actualidad. No obstante, la llegada masiva de repetidores y antenas de estas características podría traer consigo una pérdida, todavía más, de la fiabilidad. Alcanzar la frecuencia de los 25 GHz podría afectar a otras variables meteorológicas.

Las redes 5G podrían llegar en los próximos años con toda una serie de novedades a nivel digital. SFAM Blog

Se espera que en los próximos años se puedan lograr avances para evitar que exista esta curiosa relación entre ambos sectores. Ello permitirá la eliminación de una nueva barrera que se ha posicionado como uno de los factores que podrían dinamitar el mercado de las comunicaciones si no se consigue paliar este efecto adverso.

Algunos organismos internacionales ya han dado la voz de alarma por este problema

La llegada de novedades en la estimación del tiempo podría ir un paso atrás. Las últimas variables tenidas en cuenta para mejorar las predicciones meteorológicas se verán perjudicadas si no se ataja un imprevisto que ha suscitado el interés de organismos como la NASA o la Organización Mundial de Meteorología.

¿Veremos una alternativa en el corto y medio plazo? Es importante destacar, a estos efectos, que ya están produciéndose los primeros movimientos en la estandarización de esta generación de conexiones inalámbricas.