Los que ya vamos teniendo una edad, tenemos en nuestra memoria multitud de series de televisión de los años 80 y 90 que nos tenían pegados al sofá durante muchas horas cada semana. Dibujos animados, comedias, ciencia ficción o crímenes eran puestos ante nuestros ojos infantiles en una época sin YouTube, Netflix o teléfonos móviles.

La tecnología ha ayudado a mejorar la popularidad de las series de televisión

La realidad del sector de las series de televisión en la actualidad se define, sin ninguna duda, por la diversidad. Tanto en número de series, como en número de canales o, sin ir más lejos, por la cantidad de servicios de pago de los que disponemos hoy en día. Si quieres conocer los tres motivos por los que las series de televisión han explotado en el siglo XXI gracias a la tecnología, quédate en este artículo.

Internet, los foros y Perdidos

Una de las primeras series que logró saltar la barrera de la televisión y adentrarse en el mundo digital fue Perdidos. La serie, favorita de quién escribe estas líneas, del aclamado J.J. Abrams fue un espectáculo tanto dentro como fuera de la pantalla. Una de las grandes bazas que tuvo durante sus años de emisión fue el apoyo incondicional de sus seguidores en foros online. La página web Lostzilla acumuló centenares de miles de visitas de sedientos fanáticos con ganas de saber qué ocurriría en el siguiente episodio y con mil y un teorías de lo que acababan de ver en el episodio recién emitido.

Cartel promocional de Perdidos. IndieWire
Perdidos fue pionera en la interacción entre fanáticos de una serie

No tengo muy claro si fue la serie la que impulsó a los distintos foros de medio mundo o, al contrario, fueron éstos los que auparon a Lost a las cotas de popularidad que llegó a alcanzar. Sin embargo, a partir de entonces, multitud de páginas web, como puede ser el caso de Filmaffinity, ofrecen foros especiales para discutir acerca de tus shows favoritos en esta era de abundancia en series.

Aplicaciones para dispositivos móviles

Que los teléfonos móviles se han convertido en parte fundamental de nuestra existencia es prácticamente incuestionable. Esa realidad hace que, para la mayoría de tareas de nuestros días, el smartphone sea la mejor herramienta. Si estamos hablando de series, quizás haya dos vertientes que analizar. Por un lado, las redes sociales nos ofrecen una rápida manera de interactuar con aquellos que comparten nuestros gustos por una serie, con lo que el sentimiento y la pasión hacia la misma crecen por esa sensación de pertenencia a un clan de seriéfilos.

Por otro lado, las aplicaciones de seguimiento de series, en mi caso utilizo TV Time, que se encuentra disponible tanto para dispositivos Android como iOS, constituyen una magnífica manera de estar al día de los capítulos que te quedan por ver de tus series favoritas. Además, puedes recibir recomendaciones de la propia app basadas en aquellas series que ya has visto o, por ejemplo, interactuar con otros usuarios para intercambiar opiniones acerca del último capítulo de Juego de Tronos.

Velocidad y streaming

Hace un par de décadas era impensable poder ver en alta definición una película en streaming. Tengo aún en mi mente a mi ordenador encendido, descargando películas, mientras yo salía de fiesta con mis amigos, para que, al volver a casa, solamente tuviese un 30% del contenido del archivo descargado. Sí, la velocidad de nuestras conexiones ha cambiado de tal manera que las opciones de streaming están subiendo en cotización a pasos agigantados.

La realidad actual es que plataformas como Netflix son las reinas del entretenimiento mundial. De hecho, en datos que hemos conocido recientemente gracias a la página web El Español, sabemos que la compañía tiene 117,5 millones de suscriptores, siendo la mayoría suscriptores de pago. Las series han ganado en popularidad, entre otras cosas, porque cualquier persona con una conexión a internet, en cualquier parte del mundo, puede acceder a inmenso catálogo de contenido multimedia.

La tecnología ha sido el impulso final a las series de televisión

Las series llegaron hace décadas para buscar una manera distinta de contar historias. El cine es el estandarte del séptimo arte, aunque las series de televisión han posibilitado que ciertas historias nos acompañen durante años y sean nuestra válvula de escape en días grises, nuestro compañero de mesa a la hora de comer o nuestro elemento de polémica en acaloradas discusiones acerca del final de cierta temporada de cierta serie. La tecnología nos ha acercado a las series y estamos encantados de que siga haciéndolo.