Está claro que nunca llueve a gusto de todos, pero es también cierto que la imaginación es una herramienta muy potente. Tanto que, en un alarde de poca originalidad, he decidido crear mi teléfono perfecto. Seguramente haya gente que comparta mis gustos y otros, muchos imagino, que no estén de acuerdo en cómo construirían su terminal ideal. Sea como sea, aquí tienes, característica a característica, mi dispositivo ideal, mezcla de un Pixel 3 y un iPhone Xs.

Póngame una manzana, por favor

Lo siento, a pesar de la cantidad de variaciones del sistema operativo de Google, me quedo irremediablemente con iOS. Para darte más datos, te diré que he sido usuario, en orden cronológico, de un HTC Magic, iPhone 4, HTC One, iPhone 6 y Samsung Galaxy Note8. Me parece genial la cantidad de contenido del sistema que puedes personalizar con los teléfonos de Google, pero el sistema más estable, más actualizado y más fluido que he utilizado es el de la gente de Cupertino.

Estos son mis dos terminales favoritos del año. Cnet
La fluidez del sistema es fundamental para esta elección

Incluso en terminales de Apple a los que realicé el conocido jailbreak, un proceso por el cuál puedes alterar partes del sistema para personalizarlo al máximo, los teléfonos rara vez daban problemas de rendimiento o estabilidad. Sus aplicaciones nativas me parecen lo suficientemente buenas como para no tener que necesitar de la descarga de otras apps de terceros, ya que se integran a la perfección con el resto del sistema operativo.

Que en la actualidad existan teléfonos como el iPhone 5S que aún reciban las últimas actualizaciones y, además, éstas le hagan mejorar el rendimiento de una manera sustancial es digno de admirar, seas fanboy o, como es mi caso, un admirador del trabajo bien realizado. No ocurre lo mismo con Google, ya que únicamente un 15% de los teléfonos bajo Android están actualizados a la anterior versión, Android 8.0, en información que puedes leer en el medio de comunicación digital Digital Trends.

Sonríe Google

Ya sea porque los medios de comunicación especializados, los canales de YouTube tecnológicos o, en realidad, todo el mundo que lo ha probado dice lo mismo. La cámara del Pixel 3 es sobradamente mejor que la de su rival Apple. Y es que hoy en día, las diferencias no vienen dadas tanto por el hardware, el Pixel 3 tiene una única lente, sino por la combinación de software y machine learning que le otorga un trono envidiado por muchos.

La cámara de Google no tiene rival hoy en día

Este nuevo modelo, en comparación con su predecesor, aporta mucho contenido nuevo y es tan variado y completo que es difícil resistirse en elegir la cámara del dispositivo de Google. Tanto la doble lente delantera para obtener unas fotografías mucho más amplias, como la cámara trasera con ese modo retrato tan espectacular son una maravilla. Además, podrás realizar mejores fotografías nocturnas, uno de los grandes puntos débiles de las cámaras de los iPhone.

Diseño y funcionalidades desde Cupertino

A pesar que el nuevo Pixel no me desagrada en absoluto, he de decir que el diseño del iPhone Xs, lo mismo podría decirse de su predecesor, es una maravilla tanto por materiales como por el gusto por lo estético. Si exceptuamos esa cámara que sobresale de manera un poco gratuita, el resto de elementos parecen unirse a la perfección. Además, no hay que decir que la mayoría de fabricantes han adoptado el famoso notch como una señal de teléfono de altas prestaciones, ya que si ves un terminal con esta curiosa ceja, te imaginas el diseño del iPhone.

FaceID revolucionó el reconocimiento facial en terminales móviles

También me gustaría destacar asuntos tan triviales, aunque magnificamente ejecutados como el FaceID. Si la mayoría nos hemos acostumbrado a utilizar el lector de huellas a modo de reconocimiento del usuario, creo que el FaceID representa el futuro. No sólo por lo bien que funciona, en líneas generales ya que es normal que pueda dar pequeños fallos, sino por toda la tecnología que encierra el notch y que permite a Apple posicionarse como la empresa que mejor ha desarrollado el reconocimiento facial.

En definitiva, si tendría que hacer un Frankenstein de mis dos móviles favoritos de este año, el mismo tendría el diseño del iPhone Xs, salvo por la cámara. Utilizaría el desbloqueo facial de Apple, además de los graciosos Animojis, y tendría toda la potencia fotográfica que impulsa al nuevo Pixel 3. Corriendo iOS por sus circuitos, este híbrido también utilizaría la carga inalámbrica y el nuevo stand presentado con el dispositivo de Google, para convertir al teléfono en un asistente personal en el hogar. ¡Más no se puede pedir!