Ya habrás adivinado, por el titular en cuestión, que quien escribe estos artículos lleva ya unas cuantas décadas en este mundo. Aunque no lo creas, hace años existía un universo de plataformas móviles que era dominado claramente por la espectacular, transgresora y disruptiva Nokia. A continuación, te haré un breve repaso a mis dispositivos favoritos de aquella época, con las características y anécdotas propias de alguien que ha coleccionado VHS.

Ericsson T36m

Este espécimen de la compañía que luego formaría dúo con Sony fue mi primer teléfono móvil. Se lanzó al mercado en el año 2000, y ese fue el año en el que me hice con él gracias a la promoción ofertada por Airtel, que más tarde pasó a denominarse Vodafone. Estábamos ante un terminal de tipo concha, aunque no en su totalidad, ya que la pantalla, de cuatro líneas y blanco y negro, era visible en todo momento.

Este es el Ericsson T36. GSMarena
El tamaño pequeño era un punto a favor en los teléfonos móviles de la época

Recuerdo perfectamente que el modelo que yo tenía presentaba el famoso color amarillo camello y disponía, entre otras muchas características, de un juego tipo Tetris, que necesitaba de giro del terminal, para poner la pantalla en vertical, y así poder jugar. A pesar de lo que podáis creer hoy en día, en aquellos tiempos la verdadera innovación se encontraba en fabricar los terminales lo más pequeños posibles. Con el Ericsson T36m podía hacer llamadas, enviar algún mensaje de texto, poner la alarma y jugar ocasionalmente. Básico, pero una joya para mí.

Alcatel One Touch Easy

La compañía de origen francés tuvo la idea perfecta para una nueva generación de dispositivos. Creó uno de los teléfonos móviles más conocidos a finales del siglo XX. Un terminal que estaba dirigido al público más juvenil. Sus llamativos colores, que fue uno de los reclamos de venta de la época como puedes ver en el anuncio promocional, la pantalla de enormes letras, una capacidad de resistir golpes gracias a sus materiales y un precio totalmente asequible para la mayoría de adolescentes, para sus padres más concretamente, fueron los motivos del éxito del Alcatel One Touch Easy.

¿Poder funcionar con pilas? ¿Porqué no?

Recuerdo ver este terminal en la mayoría de personas de mi entorno, tanto amigos como compañeros de clase. Una de sus curiosidades es que en el compartimento donde se alojaba la batería extraible, que duraba apenas unas tres horas, podían ser utilizado para colocar dos pilas convencionales y así seguir usando el teléfono fuera de casa. Era grande y pesado como él solo, pero consiguió conquistar a toda una generación de jóvenes.

Nokia 5110

La verdadera revolución que generó Nokia en el mundo de la telefonía móvil tuvo lugar, en gran parte, gracias a las novedades introducidas con este fabuloso terminal, aunque ahora te parezca una pieza de museo o un objeto que un viajero del tiempo ha traído del pasado. El Nokia 5510 dejó claro que se podían fabricar terminales más pequeños sin necesidad de sacrificar funcionalidades. Y sí, en aquella época, la compañía finlandesa era pionera y copiada hasta la saciedad. Las carcasas intercambiables tuvieron su punto de partida gracias a este dispositivo, con unos colores tan llamativos como sugerentes.

¿Habrás jugado alguna vez a la serpiente, verdad?

Aunque la auténtica revolución fue darnos cuenta de que podíamos perder el tiempo con un aparato portátil. El juego más mítico para teléfonos móviles, Snake, tuvo su origen y su debut en este terminal, dejando claro cuál iba a ser el futuro de estos aparatos. Y qué decir de los tonos de llamada. Pocas cosas podrán evocar una época pasada como el inimitable tono oficial de Nokia, que muchos desconoceréis que fue creado a partir de una melodía del gran guitarrista Francisco Tárrega.

Palm Treo 650

Hace relativamente poco tiempo, podías distinguir a las personas con trabajos más o menos importantes por dos cosas: un traje y una PDA. Imagino que el término te suena, pero en los últimos años casi nunca lo habías visto nombrado. Estos terminales eran la manera que tenían los jefes de principios del siglo XXI de estar conectados las 24 horas del día, de manejar un primitivo correo electrónico y de alardear de inutilidad a la hora de entender las nuevas tecnologías. Palm era una de las empresas más recomendadas para gestionar negocios en cualquier lugar y la Treo 650 fue uno de sus máximos exponentes.

La pantalla a color, el teclado y la posibilidad de navegar por internet fueron sus señas de identidad

El anuncio, que puedes ver sobre estas líneas, ya empieza a utilizar la palabra smartphone para definir a este tipo de dispositivos que iban más allá de realizar llamadas y enviar mensajes de texto. El terminal incluía el sistema operativo nativo de la compañía, el denominado Palm OS. Además, este teléfono admitía tarjetas de memoria, por aquella época SD y MMC, y tenía una pantalla a color de 1,5 pulgadas. Lo que entonces era el futuro, ahora podría ser un artículo con el que rememorar épocas pasadas. No sé si aquellos terminales eran mejores, pero la variedad de compañías, sistemas operativos y novedades fueron fundamentales para entender la telefonía tal y como la conocemos actualmente.