Errar es humano y, si hablamos de una empresa de gran tamaño, la cantidad de errores resultan proporcionales a la cantidad de personas que trabajan en la misma. En el caso que te voy a contar a continuación, PayPal ha dado en hueso al remitir una carta a nombre de una mujer, recientemente fallecida, con la intención de aclarar su cuenta en dicho servicio online.

Cronología de la noticia

Lindsay Durdle, la protagonista involuntaria de este acontecimiento, fue diagnosticada, hace año y medio, de cáncer de mama. La mala fortuna hizo que el mismo se extendiese hasta los pulmones y el cerebro. Finalmente, Lindsay falleció hace unas semanas, concretamente el día 31 de mayo, a la temprana edad de 37 años. Hasta aquí, lamentablemente, la noticia no habría sido interesante para ningún medio de comunicación, sino hubiese habido una carta de PayPal de por medio.

Twitter ha servido para exponer un asunto tremendamente delicado

La compañía norteamericana ha sido puesta en tela de juicio a partir de un tweet del viudo de la señora Durdle, que puedes encontrar debajo de estas líneas, y que remitía al perfil de la plataforma de pagos del Reino Unido. En este tweet, Howard Durdle incluía la carta que recibió tres semanas después de la muerte de su esposa y que instaba a la fallecida a pagar el dinero debido en la cuenta abierta en PayPal. Obviamente, Howard reaccionó instando a los medios de comunicación a dar visibilidad a este terrible error.

Varios puntos merecen ser destacados del horrible envío postal. Por un lado, conocer el fallecimiento de la mujer y remitir una carta a su nombre es algo que me hiela la sangre por la poca sensibilidad demostrada. Además, el lenguaje formal y autoritario mostrado en la misma, refleja una falta de personalización y una automatización de las grandes compañías que nos indica en que posición nos encontramos. No creo que sea necesario atender de manera exclusiva a cada persona, pero me gustaría poder dar algún día una noticia en la que una compañía de gran calado tenga la educación y la delicadeza suficiente para evitar este tipo de graves situaciones.

Sin comunicado por parte de PayPal

La empresa de comunicación que ha recogido el guante lanzado por el señor Durdle, quien contactó con la misma, ha sido la BBC, cuya página web ha escrito un artículo en relación con este asunto tan farragoso. Howard afirma que ya ha hablado con personal de la compañía y le han confesado que existen tres posibles maneras para que esta situación haya llegado a producirse: un error informático, una plantilla de carta mal utilizada o un error humano. Lo que sí han podida asegurarle es que investigarán lo sucedido, aunque no harán pública la información, ya que se trata de un asunto interno.

La compañía de pagos a través de la red tiene su dosis de polémica esta semana. Movilzona

Howard, el viudo afectado por este terrible suceso, por su parte, mantiene, en apariencia, la calma en todo momento. De hecho, en el medio de comunicación anteriormente citado, ha asegurado que:

Estoy en un momento razonable ahora mismo y soy capaz de lidiar con este tipo de papeleo. Pero, soy miembro de la beneficencia Widowed and Young y he visto de primera mano cómo una carta como esta o algo similar puede hacer perder la cabeza a cualquier persona. Si tengo que montar un escándalo por este asunto, lo hago para asegurarme que Paypal, o cualquier otra organización que pueda hacer algo tan insensible, reconozca el daño que puede causar a quien ha perdido recientemente a alguien.