Close Button
Compartir

Alaska es un Estado rezagado en cuanto a adopción del coche eléctrico. ¿Hasta ahora? 2 acontecimientos pueden servir para incrementar el uso de las mecánicas eléctricas.

El coche eléctrico es muy eficiente en determinadas situaciones, pero lo cierto es que requiere de unas condiciones climáticas situadas en un rango de temperatura para poder ofrecer sus máximas cualidades. Esto lo saben en áreas donde ver el mercurio por debajo de los 0 grados es la tónica general. Algo parecido ocurre con las altas temperaturas, de 40 grados centígrados hacia arriba, donde es muy posible que se vean muchos menos automóviles eléctricos circulando.

Al fin y al cabo, márgenes de decenas porcentuales de autonomía se pierden si se utilizan las baterías a temperaturas poco apropiadas, por lo que el uso del coche eléctrico no parece muy aconsejable. Esto hace que nos planteemos una cuestión. ¿Podrían áreas como Alaska ser un referente en movilidad sostenible? Esto, hasta hace unos meses, parecía algo imposible de pensar. Sin embargo, se ha podido comprobar cómo no depender de los combustibles fósiles es posible.

Varios son los eventos que han tenido lugar en los últimos días sirven para explicar la conveniencia del uso de las mecánicas eléctricas en zonas con las condiciones meteorológicas que reviste Alaska. El vehículo eléctrico, también en estas peculiares áreas, puede tener sentido. Más todavía cuando empresas de la calidad de Tesla se muestran conformes con expandir su negocio en este Estado. Esto es justo lo que ha ocurrido recientemente a través de la red de carga de la firma.

La llegada de un autobús escolar puramente eléctrico es otro de los acontecimientos que también ha tenido repercusión. Llama la atención ver cómo un vehículo de estas características puede tener sentido en esta industria. Está por ver qué es lo que ocurrirá en los meses más frioleros del año, pero todo hace pensar que podrá seguir desempeñando su papel a lo largo de los próximos años. Su clave del éxito es conseguir un rendimiento diferencial en lo que se refiere a usabilidad.

Veamos, por tanto, qué suponen estos 2 avances para este Estado, por qué puede servir como ejemplo esta política para otras muchas áreas con situaciones parecidas en términos de meteorología y, por supuesto, hasta qué punto nos encontramos ante una innovación con capacidad de mejora en los próximos años.

Tesla, finalmente, instala cargadores de la red Supercharger en Alaska

Hasta este momento, todo eran reticencias en cuanto a la instalación de cargadores. La baja demanda, unida al bajo rendimiento de las baterías ante la exposición a bajas temperaturas, ha provocado que nos encontremos con escenario poco optimista. Esto ha cambiado recientemente a través de la primera estación instalada en Soldotna, a unas 150 millas de Anchorage. Anchorage es el centro de población más grande, por lo que permitirá cubrir distancias para conectar con otros Estados.

Vehículo eléctrico en Alaska, el último reducto de la movilidad convencional también se acaba

Tesla acaba de instalar su primera estación Supercharger en el Estado de Alaska. Twitter
Tesla Charging

Se trata, por tanto, de una decisión muy estratégica. Su ubicación es perfecta para poder conectar largas distancias, las cuales difícilmente podrían haber sido cubiertas por este tipo de vehículos. Se trata, por tanto, de una decisión que permitirá establecer una conexión directa con núcleos de población más grandes. Gracias a esta propuesta, Tesla ya cuenta con, al menos, un cargador en todos los Estados que conforman Estados Unidos. Ha costado, pero ahí está el resultado.

Tesla es el fabricante de automóviles y, bueno, compañía en general, que cuenta con un mayor número de cargadores disponibles para el público. Son ya más de 30.000 puestos, una unidad que no hará más que crecer a lo largo de los próximos años. Además, esta medida coincide con los planes de la compañía de comenzar a extender su uso para automóviles ajenos a la firma. Nos encontramos, por tanto, ante un momento único en cuanto a expansión del coche eléctrico.

El primer autobús eléctrico en Alaska ya es una realidad

¿Has visto alguna vez los clásicos autobuses eléctricos estudiantiles de Estados Unidos? Sin duda alguna, es una seña de identidad del país americano. Pues bien, ya hay opciones eléctricas. Ahora, curiosamente, una de estas unidades sin emisiones contaminantes ha comenzado a operar en el Estado de Alaska. Es una decisión que puede marcar un antes y un después debido a las connotaciones medioambientales que tiene esta decisión.

Vehículo eléctrico en Alaska, el último reducto de la movilidad convencional también se acaba

El autobús eléctrico ya está operando en el Estado de Alaska. Electrek

Entre las cualidades que más deben destacarse de este medio de transporte llama la atención la presencia de un habitáculo que es capaz de mantener una temperatura de unos 7 grados centígrados. Puede parecer muy reducida, sí, pero posiblemente en el exterior haya unos 20 grados bajo cero. Esto es así debido, principalmente, a la inclusión de un sistema de calefacción eficiente.

Por otro lado, las baterías que incluye este autobús cuentan con un reforzamiento interior mucho más destacado. De esta forma, mejorar el calentamiento de las baterías y, sobre todo, mantener su temperatura, es algo más sencillo. Por el momento, su funcionamiento está asegurado para los próximos meses. Habrá que esperar si se mantienen las cualidades o si, por el contrario, esta alternativa no consigue ofrecer su máximo rendimiento cuando más frío haga en el exterior.

Temas relacionados: Tecnología

Compartir
HBO Max logo
Suscríbete a HBO Max con un 50% de descuento de por vida Suscribirse
Disney+ logo
¡Suscríbete a Disney+ por 8,99 dólares! Suscribirse
Queremos saber tu opinión. ¡Comenta!