A no ser que vivas en una burbuja, seguro que estás al tanto de la avalancha en forma de emails que hemos sufrido los usuarios en los últimos tiempos gracias a la entrada en vigor de la nueva Regulación General de Protección de Datos en la Unión Europea. Aunque haya sido pesado, haznos caso, es por tu bien. De hecho, el escándalo de Cambridge Analytica no habría sido tan grave con la GPDR vigente.

Después de todo, siempre hay gente que sigue diciendo que "sí a todo" sin leerlo. Y Facebook sigue siendo un ente enorme y ávido de recopilar cuanta más datos, mejor. La información es poder y puede intercambiarse por dinero. Buena prueba de su voracidad es que a pesar de la entrada en vigor de la GPDR, tanto Google como Facebook ya han recibido sus primeras demandas millonarias.

Si Facebook vende tus datos, ¿por qué no hacerlo tú mismo?

Así que si Facebook gana dinero con tus datos personales, ¿por qué no monetizarlos tú mismo? Eso es lo que debió pensar un hombre que decidió coger el toro por los cuernos y evitar los intermediarios: descargó todos los datos de su perfil y los subió a eBay para venderlos en una subasta al mejor postor.

¡Qué miedo!, ¿No? Bueno, después de todo eso es lo que hace Facebook con los perfiles de sus usuarios: vender información detallada sobre tus mensajes, Me Gusta, hábitos, fotos, vídeos, estadísticas, cumpleaños, grupos, etc. Lo que no incluye es el permiso explícito para robar su identidad o volver a comerciar sus datos.

La puja comenzó en 0,99 libras y tenía fecha de vencimiento prevista para el domingo. ¿Cuánto dinero recaudará? ¿Será una práctica rentable? ¿Permitirá eBay la venta de algo tan polémico como los datos personales?

Anuncio de Oli Frost en eBay. Oli Frost

¿Qué pasa cuando vendemos nuestros datos personales nosotros mismos?

No es un asunto baladí, según un estudio reciente, Facebook es capaz de conocer tus gustos y costumbres tan bien como un familiar cercano. Su nombre es Oli Frost y esta es su sorprendente aventura sobre cómo puedes vender tus datos tú mismo y conseguir algo de dinero… o no.

El inicio de su historia no puede ser más prometedor, como leemos en iMore:

Me uní a Facebook hace 10 años y acabo de descubrir que han estado vendiendo mis datos por la cara durante todo este tiempo. ¿Por qué no debería conseguir algo de dinero yo también?

En lugar de borrarse la cuenta adhiriéndose al movimiento #DeleteFacebook, Frost decidió ir un paso más allá y como ya ha experimentado en otros de sus proyectos, probar para ver qué pasaba. Eso sí, según explica en su web, no se quedaría con el dinero recaudado sino que lo donaría a la Electronic Frontier Foundation, una organización sin ánimo de lucro que vela por la privacidad de los usuarios en internet.

Fin de la aventura y una conclusión terrorífica

40 pujas después, eBay cerró el anuncio cuando ya había superado las 300 libras, mucho más de lo que podría obtenerse vendiendo su cuenta al por menor. ¿Las razones? Podemos encontrarlas en el email que le envía eBay, el cual ha publicado Gizmodo:

Algunas de tus ventas no cumplen con nuestras políticas de ventas y de privacidad. Tu anuncio vende una cuenta de Facebook, algo que no está permitido ya que la mayoría de redes sociales tienen limitaciones en sus términos de servicios que restringen la manipulación para aumentar la popularidad o la venta de cuentas con seguidores establecidos. A causa de esto, eBay ha decidido no permitir estos anuncios que promueven este tipo de actividades. No obstante, apreciamos que hayas escogido nuestro sitio para hacerlo. Te pedimos que por favor no vuelvas a publicar un anuncio de similares características.

Y aquí termina el proyecto de Oli Frost, sencillamente brillante y que deja en evidencia cómo es mucho más sencillo que las firmas moneticen nuestros datos sin nuestro consentimiento a que lo hagamos nosotros desde la transparencia.