Mañana sábado a las 20:45 horas (hora española) tendrá lugar el partido del año, aunque a decir verdad, esa expresión ha perdido un poco su valor cuando se aplica para varios encuentros futbolísticos a lo largo del año. Pero está claro que la final de la Champions es un evento único. Real Madrid y Liverpool se verán las caras en la que podría ser la tercera "orejona" consecutiva para el equipo blanco. ¿Quién ganará? Las apuestas parecen decantar la balanza hacia el equipo español, pero tendremos que esperar para verlo… o no.

Según explican expertos en seguridad para Daily Mail, un grupo hackers estarían preparando un ataque donde más duele: impidiendo su retransmisión.

¿Nos quedaremos sin ver el partido? A pesar de la gran cobertura prevista, un malware sofisticado podría interrumpirla tras haber afectado a medio millón de routers de todo el mundo. La mayor concentración de routers infectados se encontraría en Ucrania, precisamente donde tiene lugar la final.

¿Podremos ver el Real Madrid – Liverpool? JornadaPerfecta

¿Quién estaría detrás del ataque?

Según Talos, la unidad de ciberseguridad de la prestigiosa Cisco Systems, el malware en cuestión se llama VPNFilter y solo durante el último mes el número de routers infectados ha crecido exponencialmente, afectando especialmente a prácticamente la mayoría de nuevos dispositivos localizados en Ucrania. ¿Casualidad o ataque premeditado a gran escala?

Este ataque hacker podría ser financiado por otro país, ¿pero cuál?

El experto en ciberseguridad de la firma Radware Pascal Geenens no cree en las casualidades, señalando que este repunte en el malware podría servir para lograr un apagón masivo en la difusión de la final de la Champions 2018.

Así lo explica para Daily Mail:

No descartaría que una nación esté tratando de desacreditar a Ucrania al interferir con la transmisión de la final de Liga de Campeones o de privar a la gente de ver la transmisión.

Greenens es prudente, pero tira la piedra y esconde la mano. Un simple repaso a la política internacional o al pasado certamen de Eurovision deja un nombre en el horizonte: ¿estará Rusia detrás de todo esto?

Peter Bassill, experto en ciberseguridad y fundador de Hedgehog Cyber Security, insiste de nuevo en que tras el ataque DDoS puede haber algo más que un simple grupo de hackers:

Con lo sucedido en los últimos 48 meses en materia de ataques informáticos, de haber un ataque, debería haber un estado detrás financiándolo. Los atacantes deben estar bien equipados, tener grandes capacidades y realizar una inversión importante.

Según el experto de Radware, podría lograrse una interrupción en la retransmisión al atacar los servicios de difusión del estado Olimpiyskiy National Sports con un DDoS, las siglas de Distributed Denial of Service, que traducido sería un ataque de denegación de servicio que dejase a los televidentes sin la final de la Champions.

La final de la Champions cuenta con una audiencia de millones de espectadores. Titular

VPNFilter, el ataque DDoS que podría dejarte sin el final de la Champions

De forma rápida y concisa, un DDoS es un ataque a un sistema de ordenadores o redes que provoca que un servicio sea inaccesible para sus usuarios legítimos. Como consecuencia, se pierde la conexión con la red al saturar el ancho de banda de la red de la víctima o de los recursos computacionales.

¿Es capaz un ataque de DDoS de quebrar la difusión de toda una final de la Champions? Rotundamente sí, ya hemos visto recientemente cómo iCloud, la nube de Apple, sufría un ataque que dejaba sin el servicio o sin parte de este a sus usuarios en todo el mundo, como leemos en iPadizate. En los últimos tiempos, empresas de la talla de Twitter, PayPal, CNN, The Guardian, Netflix, Amazon o Spotify se han visto afectados, así que el riesgo es real.

Greenens matiza sobre cómo podría realizarse ese ataque:

El ataque DDoS podría dirigirse bien a la retransmisión en sí o a los servicios DNS

Los DNS o sistema de nombres de dominio se encarga de dar nombre a los dispositivos conectados a redes como Internet, asociando la información con nombres de dominio para cada participante. De este modo, es posible localizar y direccionar equipos en la inmensidad de internet.

Esquema funcionamiento de un ataque DDoS. Wikipedia

Se cree que actualmente los hackers podrían haber infectado medio millón de routers, un número mucho mayor que en ataques anteriores. De nuevo Greenens explica el riesgo:

Considerando que el anterior ataque Dyn de 2016 afectaron entre 100.000 y 250.000 dispositivos con una sola IP, un ataque con más de 500.000 dispositivos es un arma poderosísima para llevarlo a cabo, siempre y cuando no se tomen medidas.

Las autoridades ucranianas ya están al tanto del riesgo, sabiendo que estos hackers planean los ataques para eventos a gran escala, donde la final de la Champions o las próximas celebraciones del día de la constitución tienen todas las papeletas.

Aunque la festividad nacional es un evento importante, atacar la final de la Champions podría lograr el caos a escala internacional y dejar a la organización ucraniana en mal lugar. Además, las autoridades estarán muy ocupadas controlando la gran afluencia que se prevé en Kiev. Es sencillamente el momento perfecto. ¿Veremos la final de la Champions o no?