Desde hace años, las mejoras implementadas en la aviación moderna han permitido el establecimiento de récords de forma ininterrumpida. Este proceso se ha acelerado en las últimas décadas, hasta el punto de ver cómo las cifras en cuanto a kilometraje o velocidades han dejado atrás a las vigentes hasta entonces.

A lo largo del último año hemos asistido a toda una serie de vuelos que han sido llevados a cabo con el objetivo de romper registros que figuraban desde hace mucho tiempo. Uno de ellos ha tenido lugar en este mes de octubre. La aerolínea Singapore Airlines ha conseguido establecer una nueva ruta directa entre las ciudades de Nueva York, en Estados Unidos, y Singapur.

Cada vuelo alcanza una duración de 17 horas y 30 minutos sin retrasos

Este primer vuelo no es más que un anticipo de lo que se convertirá en una nueva conexión que se mantendrá en función de la demanda que pueda existir en el futuro. De confirmarse la disposición de un volumen de pasajeros acorde a las características del vuelo, se mantendrá. De lo contrario, quedará para la historia como el transporte aéreo más largo jamás realizado, el cual dura unas 17 horas y media.

Este vuelo, no obstante, juega con una serie de desventajas, sobre todo, para la compañía que organiza el vuelo. Dada normativa internacional en cuanto a aviación, se requiere una tripulación mayor. De hecho, a bordo deberán viajar dos pilotos y dos primeros oficiales con el objetivo de garantizar que descansan a la perfección y se turnan durante el trayecto.

De igual manera, en cada viaje habrá hasta un total de 17 miembros más en relación con la tripulación. Como es lógico, solo llenándose en cada viaje se podrá rentabilizar una de las alternativas que no genera grandes economías de escala a Singapore Airlines. Veamos, por tanto, cuáles son los principales datos del vuelo.

Un vuelo con unas cualidades de vértigo

¿Eres de los/las que no soporta pasar más de 2 horas en un avión? Te aconsejamos que esta opción, ni siquiera, la valores. Al fin y al cabo, cada viaje puede costar en torno a 17 horas y medio. ¿Por qué? La distancia que separa a las ciudades de Nueva York y Singapur es de 15.335 kilómetros, pero en avión deben recorrerse unos 16.700 kilómetros.

Un avión durante el despegue. 1zoom

Singapore Airlines es consciente de que esta alternativa es, principalmente, un reclamo a nivel promocional. Los vuelos de tal distancia no son los más interesantes para la compañía en términos económicos, algo que tiene sentido cuando el coste se dispara. Ahora bien, ¿cómo se puede llevar a cabo un viaje bajo tales circunstancias? Como es lógico, no todos los aviones son iguales.

El Aribus utilizado es uno de aviones más eficientes del mercado

Siguiendo la información del portal Microsiervos, se ha encontrado la fórmula perfecta para organizar este viaje. Al parecer, utilizando el Airbus A350-900 ULR, se ha conseguido establecer una nueva marca en relación a distancia y tiempo recorrido. Sus especificaciones técnicas, sin duda, han contribuido a ello.

Este avión dispone de hasta 165.000 litros de combustible de capacidad, convirtiéndose en uno de los que dispone de una mayor capacidad. No obstante, su principal seña de identidad radica en el casco. Su diseño está especialmente diseñado para reducir la resistencia al aire, lo cual le permite recorrer largas distancias consumiendo menos cantidad que queroseno.

Unos meses que se presentan cruciales para esta nueva dimensión

Este proyecto es mucho más importante de lo que pueda parecer. ¿Y si estamos ante la llegada de un mayor número de vuelos directos entre capitales mundiales sin necesidad de recurrir a las escalas? La inclusión de este proyecto en el tráfico aéreo podría determinar la existencia de una nueva conexión internacional para personas y transporte de mercancías.

Una unidad del Airbus A350-900 ULR, la que ha establecido la nueva marca. Andina

Estamos a mitad de una etapa fundamental para entender el transporte del futuro. ¿Te imaginas ir a la otra parte del mundo sin necesidad de recurrir a escalas en los principales aeropuertos mundiales? Tal y como podrás imaginar, esto permitiría una mayor relajación a los pasajeros, ya que no tendrían que recurrir a esperas innecesarias.

Las escalas podrían reducirse si esta modalidad de vuelo tuviese más visibilidad

El mantenimiento de esta ruta en el futuro marcaría una nueva dimensión. No obstante, el coste se antoja mucho mayor que el método más recurrido en la actualidad. De mantenerse, la compañía podría contar con un mayor beneficio y cuota de mercado, el cual dependerá, al mismo tiempo, del coste que supone esta alternativa.

Lo que está claro es que la eficiencia se ha convertido en una de las principales metas de los fabricantes de aviones. La inclusión de mejores diseños se ha convertido en una prioridad para las aerolíneas. El auge del precio del carburante termina afectando, sobre todo, a los usuarios.