Con el iPhone X en el mercado, el reconocimiento facial no puede estar más de moda. Y es que los selfies que tanto furor llevan causando un par de años, ahora también servirán para autenticarnos y desbloquear el móvil, pagar con Apple Pay y muchas otras tareas. Y no ha hecho más que empezar. Sí, sabemos que a día de hoy el Face ID despierta mucho recelo, pero ha llegado para quedarse.

Porque lo próximo que harás será pagar con tu cara bonita. Nos explicamos: Visa planea que puedas aprobar tus operaciones financieras de tus tarjetas con el reconocimiento facial. Y no será la única biometría, porque aunque el Face ID esté de moda, también podremos usar las tradicionales huellas dactilares o nuestra voz. Incluso, hay un estudio experimental para que los móviles se desbloqueen con nuestro corazón. Sea como sea, ¡Adios a las contraseñas!

¿Cómo funcionarían nuestras tarjetas?

Como hemos dicho antes, solo será necesario un selfie, nuestra huella dactilar desde el lector o grabar nuestra voz. Los tiempos de contraseñas alfanuméricas que se nos olvidaban han pasado a mejor vida. Veámoslo con unos ejemplos de aplicabilidad.

Imagínate que estás navegando con tu móvil y realizas una compra online. Los anticuados y vulnerables SMS para verificar tu identidad ya no llegarán: simplemente la app de tu banco te pedirá un selfie y una foto de tu carnet de conducir, documento de identidad o pasaporte.

1 de cada 6 transacciones online se rechaza por considerarse un fraude

En ese momento, la tecnología comparará ambas fotos buscando coincidencias faciales y verificará la validez de tu documento. En el caso de optar por el reconocimiento de voz, el cliente tendrá que pronunciar una cierta frase determinada. Todo en cuestión de segundos, según cuenta el Daily Mail.

Desde que las tarjetas con chip se implantaron, haciéndose mayoritarias entre los usuarios, los fraudes de suplantación de identidad han descendido considerablemente, al menos en persona. Pero en internet es otra historia.

De hecho, una de cada seis transacciones online son rechazadas por considerarse actividad sospechosa, según Mark Nelsen, vicepresidente de seguridad de Visa:

Los clientes serán capaces de elegir sus preferencias para la autenticación biométrica de sus tarjetas: voz, rostro, huella… del modo que quieran.

La biometría es el futuro de la seguridad

Obviamente, las compañías financieras están especialmente interesadas en la biometría al considerarla un método seguro y cómodo para sus clientes. Y es que la fecha de nuestro nacimiento, segundo nombre o número del DNI son datos de muy fácil obtención. Mucho más complicado es conseguir cometer fraude con la voz, huella dactilar o cara.

Compra con tu tarjeta y verifica tu identidad con la voz, huella o cara. Popsugar

Eso sí, para mayor seguridad, Visa no almacenará los datos biométricos, sino que conectará al banco con las empresas de seguridad encargadas de ello.

Así que asúmelo: los PIN están en peligro de extinción. Aunque tengas varios y los cambies con frecuencia, simplemente no son lo suficientemente robustos. Como explica Tom Grissen, CEO de Daon, una de las empresas de seguridad que trabajará con Visa:

Las contraseñas son frustrantes, cada vez más complejas y no son seguras.

Aunque algunos bancos ya permiten el Touch ID de Apple para el pago a través de sus apps, la voz o la cara serán el siguiente paso y no quedará banco medianamente grande que no adopte la biometría. Más de 145,5 millones de americanos han sufrido robos de su tarjeta o han sido timados a través de ella, un número que crece conforme seguimos comprando por internet.

Para que nos entendamos, se trataría de lo mismo que podemos hacer con la App Store o el Google Play Store, pero con bancos. En el caso de Visa, este proyecto se llama Visa ID Intelligence. Será cuestión de un par de años que la integración de esta plataforma sea total, tanto en tarjetas como en bancos.