Parece que la existencia de coches autónomos es una realidad en este 2018, aunque pocas son las compañías que se atreven a dejar que los vehículos circulen a su libre albedrío por carreteras de distintos países. Tesla encabeza esta nueva hornada de vehículos tecnológicos, aunque muchos se encuentran muy cerca siguiendo sus pasos. Ahora es Uber, una vez más, el que quiere resurgir.

Vuelta a las pruebas

Después de que la compañía de transporte privado fuese noticia, hace algunos meses, por el atropello de una persona en Arizona, ésta continúa con su labor de pruebas en Pennsylvania. Ha sido precisamente el Departamento de Transporte de dicho estado el que, a través del siguiente comunicado, ha autorizado a Uber para continuar su programa de conducción autónoma. Eso sí, en esta ocasión, la compañía se tomará la seguridad y la evolución del programa de manera más sosegada.

Uno de los coches autónomos de Uber. The Verge
Uber vuelve a la carga en sus pruebas de conducción autónoma

De momento, las pruebas serán mucho más restringidas que en anteriores ocasiones. Los vehículos, serán dos en esta ocasión y de la marca Volvo, que circularán con la tecnología que quiere implementar la compañía norteamericana estarán confinados en un recorrido cerrado de una milla, lo que sería algo menos de dos kilómetros, en la ciudad de Pittsburgh. Estos coches no podrán sobrepasar los 40 kilómetros por hora e irán siempre dirigidos y vigilados por un conductor en su interior, los denominados especialistas de misión. En declaraciones recogidas por el medio especializado The Verge, Eric Meyhofer, jefe del Departamento de Tecnologías Avanzadas de Uber, asegura que:

Hemos implementado recomendaciones después de revisar nuestros procedimientos, abarcando mejoras en la organización, las operaciones y los detalles técnicos. Esto ha requerido mucha introspección y llevó algún tiempo. Ahora estamos preparados para avanzar.