Cualquiera que sea tu trabajo, no me negarás que existen tareas dentro del mismo que, de tanto ser realizadas día a día, se convierten en monótonas. El trabajo, por lo tanto, se convierte en aburrido y la productividad y precisión en el mismo caen en picado.

¿Robots contra humanos en un futuro cercano?

La utilización de robots, al menos de máquinas que puedan realizar tediosas tareas que menos gustan a los seres humanos, no es una novedad per se. Sin embargo, cada vez son más los artilugios que se pueden observar en, por ejemplo, fábricas o empresas industriales, que, digan lo que digan, eliminan la mano de obra humana. Walmart también se quiere apuntar el tanto. ¿Quieres conocer todos los detalles?

Una etapa de pruebas

Serán 50 los supermercados de la cadena norteamericana que prueben, ya lo están haciendo, las bondades de la tecnología en el día a día de sus multitudinarios negocios. De momento, sus tareas no se salen demasiado del ámbito de actuación de cualquier empleado de la compañía. Gracias a la información facilitada por la Agencia Reuters, conocemos que estos dispositivos se dedican a pasear entre lineales y pasillos de las tiendas para comprobar que no haya huecos donde puedan faltar productos.

Pasillos de un Walmart. Value Investing Collegue

A pesar del anuncio de que los trabajadores no tienen motivos para preocuparse, debido a que los robots simplemente realizan labores de apoyo, las palabras del Director de Tecnología de Walmart no parecen transmitir tranquilidad:

Si vas arriba y abajo en el pasillo y quieres comprobar si nos hemos quedado o no sin Cheerios, un humano no hace dicho trabajo muy bien y, además, no le gusta.

La eficiencia y precisión son las armas que los robots utilizan para batirnos

Eso de no hacer bien el trabajo es un término un tanto subjetivo. Gracias a información obtenida de la web Business Inside, conocemos que, según sus propios datos, las máquinas son un 50% más eficientes que las propias personas. No sólo eso, además, pueden escanear una balda tres veces más rápido de lo que lo haríamos cualquiera de nosotros y, por supuesto, de una manera mucho más precisa.

¿Quiénes son estos robots?

De momento, en apariencia y estética, los empleados de Walmart no tienen nada de qué preocuparse. Los inventos autónomos simplemente parece columnas de plástico y metal que se mueven en busca de pasillos a los que someter a su riguroso examen. El propio robot, que según la página web de Reuters, mide 61 centímetros de alto, aunque si le sumamos su torre, que es donde se encuentran los dispositivos que posibilitan su labor, puede llegar perfectamente a los dos metros de altura.

Los robots se apoderan de Walmart. The Verge

El funcionamiento, según se puede observar en los distintos vídeos que circulan por la red, consiste en la emisión de un haz de luz en dirección a los lineales donde los productos se encuentran colocados. Su misión principal sería la localización de huecos donde no haya productos, lo que suele ser denominado como rotura de stock y que se evita a toda costa en cualquier supermercado del mundo, ya que un cliente llegue a realizar su compra y no vea el producto que necesita resulta altamente insatisfecho.

Los robots son propiedad de una empresa californiana, concretamente de Bossa Nova Robotics, y es en su página web donde podemos encontrarnos con sus principales características. Por una parte, esta tecnología móvil está preparada para detectar obstáculos mientras realiza su labor, con lo que un carro de la compra o una persona será motivo suficiente para detenerse y dejar paso.

La labor de recopilación de datos también resulta de vital importancia, ya que podrá ofrecer, a quienes se encargan de vigilar los resultados de cada tienda, de multitud de variables para las distintas secciones que vayan siendo analizadas. Quizás esta ayuda, tan tecnológica y ligada al mundo informático, sea la más necesaria desde el punto de vista comercial.

¿Revolución en la compra?

Seguramente quienes se dediquen a pasear entre los supermercados que utilizan ya a estos robots, se extrañen, sorprendan e, incluso, se sientan tentados a seguir los movimientos del robot-reponedor. Me parece una idea muy interesante para ciertos trabajos monótonos en la realidad de un gran superficie, por experiencia propia, como podrían ser los odiados inventarios. ¿Prefieres quedarte hasta las 5 de la mañana contando uno por uno todos los productos del supermercado o mejor que lo hagan una decena de robots?

La próxima vez que hagas la compra vigila si alguno de los empleados tiene un comportamiento poco humano

Sin embargo, la labor de búsqueda de huecos y reposición sí que me parece más peliaguda. No dudo en las capacidades de dichos artefactos, pero si dudo de la afirmación de que utilizándolos no va a existir destrucción de empleo de ningún tipo. Esperemos que se usen con cabeza, al menos en los Walmart donde ya están presentes, y que, si llegan a nuestro país algún día, sean buenos compañeros de trabajo. De esos de irte a tomar un café y que te cuenten los últimos cotilleos de clientes habituales.