Mucho se está hablando, en las últimas semanas, del reloj más vendido en el mundo. Sí, Apple ha conseguido eclipsar al resto de dispositivos para la muñeca, aunque la gente de Google tiene claro el camino a seguir. Una de las principales rutas para conseguir reverdecer viejos laureles es conseguir que la gente vuelva a enamorarse de su reloj inteligente. Wear OS en su segunda versión es el impulso que la plataforma necesitaba.

Rediseño y nuevas mejoras

A partir de hoy, Wear OS estará disponible para descargar, siendo una actualización progresiva, en la mayoría de relojes bajo este sistema operativo. Los únicos wearables que no podrán ser actualizados serán el LG G Watch, Samsung Gear Live, Moto 360 del año 2014, Sony Smartwatch 3 y la primera versión del Asus ZenWatch. Si tienes cualquier otro dispositivo, podrás descargar la actualización del sistema y disfrutar de las novedades más interesantes de Wear OS.

Los gestos en la pantalla del watchface son una de las novedades

La más destacada mejora es la forma en que se podrá interactuar, mediante gestos, con el reloj inteligente que tengamos. Deslizando hacia arriba en la pantalla, podremos acceder a las notificaciones que hayamos ido recibiendo en el dispositivo. Si lo que realizamos es un deslizamiento hacia abajo, se nos mostrará el panel de accesos directos. El movimiento hacia la derecha nos permitirá acceder a las tarjetas de Google Assistant, mientras que si deslizamos hacia la izquierda, podremos ver los datos acerca de nuestra actividad física.

¿Una actualización a la altura?

Gracias a la información de primera mano de uno de los editores del medio digital The Verge, conocemos un poco más de cerca la experiencia con esta actualización. Una de sus conclusiones ha sido destacar que este sistema operativo necesita, antes que actualizaciones de software, relojes con nuevos procesadores, que permitan a Google exprimir todo su potencial.

La renovación de Wear OS ha supuesto un salto de calidad. Tech Radar
Google necesita hacer frente al Apple Watch

Además, como segunda y más importante conclusión, todos los movimientos recientes de Google, tanto con este sistema operativo, como con el nuevo Google Fit o las mejoras en aplicaciones para los relojes, van encaminados a plantar cara a Apple en un terreno en el que es claramente el rey. Parece ser que este año Google tampoco presentará su propio reloj, el denominado Pixel Watch, pero esperemos que cuando lo haga, éste cambie el panorama de Wear OS para siempre.