La robótica ha llegado a múltiples sectores económicos. El objetivo es facilitar una mayor productividad en diferentes ámbitos, ya sea prescindiendo de personal humano o, simplemente, contribuyendo a facilitar la labor de los trabajadores. Dentro del primer grupo, las industrias más afectadas son las que forman parte del sector primario o la manufacturera.

La mejora de la competitividad en el primero de los sectores está relacionada, directamente, con la eliminación de horas de trabajo de campo. En este sentido, la maquinaria, a lo largo de las últimas décadas, es la que se ha encargado de reducir la presencia de mano de obra en los cultivos. Ahora, una nueva generación de robots está incorporando soluciones basadas en inteligencia artificial.

Weeder es una tecnología pensada para eliminar las malas hierbas en la agricultura

Esto es justo lo que representa Weeder, un robot con múltiples capacidades autónomas para lograr eliminar las malas hierbas que surgen en cada espacio de plantación. En el momento en el que hay una cosecha implantada, eliminar este tipo plantas no es sencillo. Eliminarla de forma manual es un trabajo que, generalmente, se realiza a través de un proceso manual. Esta tecnología facilitaría la acción.

Carbon Robotics, una compañía especializada en la creación de maquinaria para el trabajo en la agricultura, ha creado un prototipo que pretende que sea comercializado próximamente. Se trata de una apuesta que tiene un gran porvenir si, por supuesto, cumple con el objetivo que se ha propuesto. La automatización de su funcionamiento es, sin duda, su principal seña de identidad.

Veamos, por tanto, cuáles son las principales cualidades de esta revolucionaria tecnología, por qué estamos ante una innovación con grandes capacidades en áreas representativas de latifundios y, por supuesto, hasta qué punto es necesario un robot con tecnología autónoma para la realización de esta actividad. He aquí las principales características de esta aportación al sector.

Por qué Weeder puede ser un referente en el trato del cultivo

Este robot autónomo cuenta con una serie de soluciones que permiten, de forma automática, eliminar aquellas hierbas que dificultan la obtención de cosechas más provechosas. El funcionamiento de esta tecnología basa su diferenciación en la disposición de un programa de inteligencia artificial y un láser capaz de quemar aquellos tallos no plantados para un fin concreto.

Tal y como se puede ver en las imágenes anteriores, esta innovación puede trabajar extensas áreas de terreno de forma ininterrumpida. Basta con introducir una serie de indicaciones para realizar una ruta concreta en un tiempo determinado. Además, gracias a su diseño y peso del conjunto, se adapta al espacio en el que se ha producido la cosecha para no dañar lo plantado.

El láser selectivo es capaz de cribar el tipo de terreno a quemar

La presencia en la parte inferior de un láser es lo que permite a este robot quemar las malas hierbas que se forman con el paso de los días. El proceso es muy sencillo. Gracias al programa de aprendizaje continuo que incluye el software, es capaz de seleccionar aquellas plantas que hay que eliminar. Tras ello, un fogonazo es el actor que permite la muerte de las mismas.

El láser está compuesto por un total de 8 puntos de salida de luz. Cada uno de ellos posee una potencia de 150 kW, lo cual es suficiente para quemar todo aquello que no sea provechoso para la cosecha. La operativa se realiza a través de la energía térmica, la cual se aplica de forma muy específica en puntos determinados. Así es como se consigue la finalidad de esta peculiar máquina.

Una tecnología basada en mecánicas de combustión interna

Las limitaciones que plantean las tecnologías eléctricas han provocado que este Weeder cuente con una mecánica basada en combustibles fósiles. Más concretamente, dispone de un bloque diésel con el objetivo de poder ser utilizado largas jornadas de trabajo en latifundios. Al fin y al cabo, mientras está trabajando, cuenta con una velocidad de circulación un tanto limitada.

El Weeder es un robot autónomo capaz de eliminar, de forma selectiva, las malas hierbas. New Atlas

Se trata de una tecnología que lleva siendo objeto de investigación desde el año 2018. De hecho, ya ha sido probada en múltiples ocasiones en situaciones reales. Aun así, se espera que se sigan produciendo actualizaciones de su sistema de conducción autónoma y, por supuesto, del software que se encarga de la predicción de cultivo y malas hierbas. He aquí el principal objeto del proyecto.

El Weeder es un producto para mejorar la productividad en el medio rural

Según se puede leer en el portal especializado New Atlas, ya se habrían comercializado las primeras unidades del Weeder. Los pedidos para hacer alguna de las siguientes unidades ya han comenzado, los cuales podrán tener su entrega en 2022.

Habrá que esperar un tiempo para ver si esta tecnología comienza a tener competencia o si, por el contrario, aparecen otras opciones más rentables. Y tú, ¿comprarías esta solución con el fin de mejorar la productividad en el ámbito primario?