No tenemos ninguna duda de que internet es una de las más grandes e impresionantes herramientas que tenemos a nuestro alcance. Nos encontramos ante una fuente prácticamente infinita de información que, por suerte, muchos de nosotros tenemos a un click de distancia.

Internet es una fuente prácticamente infinita de conocimiento

Sin embargo, también sabemos que existe una parte de esa información en la que no podemos confiar. Esto no pasa únicamente en la red, ya que no podemos creer todo lo que se nos cuenta ya sea en los distintos medios o incluso en nuestro entorno más cercano.

Por lo tanto, puedes encontrarte ante un dilema. ¿Qué información debo tomar como verdadera? ¿Cómo puedo tener la seguridad de que algo es cierto? La respuesta puede parecerte muy sencilla o muy complicada. En la mayoría de ocasiones, todo depende del que recibe esa información, por lo que está en tu mano contrastar y encontrar la veracidad.

Como he dicho, esto no siempre es fácil, y podemos encontrarnos ante fuentes extendidas y muy utilizadas, de las cuales hoy en día seguimos teniendo dudas. Como habrás leído en el título, hoy trataremos el tema de la Wikipedia, probablemente la base mundial de información más conocida.

Se trata de la mayor enciclopedia creada por el hombre. Tecnoversia

¿Cómo funciona la Wikipedia?

Wikipedia es la enciclopedia más grande que existe. Como apuntan desde Computer Hoy, este inmenso portal vive a base de donaciones. Sin ellas, su labor no sería ni mucho menos posible. Google es de hecho el mayor contribuyente, ya que como podemos leer en El País, llegó a donar un total de 1,5 millones de dólares en el año 2010.

Tras ella, una fundación sin ánimo de lucro

¿Y respecto a su dirección? La conocida web fue creada en el año 2003 por Jimmy Wales, y es controlada por su propia fundación, cuyo nombre es Wikimedia Foundation. Cabe decir que se trata de una organización sin ánimo de lucro.

Libres para escribir

La libertad es la esencia de este proyecto. La libertad para escribir, para crear nuevos artículos o simplemente modificarlos o actualizarlos. Simplemente creando una cuenta, o incluso sin hacerlo y actuando como anónimo, podrás comenzar a crear, aportando cualquier tipo de conocimiento que te apetezca.

Esto significa que cualquier persona puede aportar sobre cualquier tema, sepa de él o no. Como en casi todo, existen puntos a favor y puntos en contra de esta característica, y son precisamente estos los que debes tener muy presentes.

¿Puedo confiar en ella?

Aquí está la pregunta más importante de todas. Y es que una libertad tan grande, implica también la posibilidad de que haya multitud de errores. Por esto, existen personas que se dedican a corregir cualquier error que pueda producirse antes de que se extienda por la red. Sin embargo, a veces fallan.

Errores que se han vuelto virales, pero son casos puntuales

Por ejemplo, se han dado varias muertes anticipadas de personajes famosos que, por otro lado, se encontraban vivitos y coleando. Como reflejan en el diario ABC, políticos españoles como José María Aznar o Cristina Cifuentes, aparecieron como fallecidos durante algunas horas. El cubano Fidel Castro también fue difunto antes de su verdadera muerte a finales de 2016.

Como he dicho, todos estos errores son subsanados en poco tiempo, por lo que debemos tomarlos como casos puntuales, y en ningún momento como algo extendido. A pesar de todo, en el caso de otros temas como el de la ciencia, la cosa es algo distinta.

En ningún caso debe tomarse a la Wikipedia como fuente de artículos científicos, aunque es cierto que puede servirnos de ayuda. La mayoría de aspectos serán correctos, pero será muy probable que exista algún que otro error. Pero, entonces, ¿cómo saber qué tomar y qué dejar?

Un poco de sentido común

Aquí entra en juego el sentido común de cada individuo. Sabemos que hay personas que trabajan para corregir los fallos, pero también sabemos que la Wikipedia no es fuente de absoluta verdad. Por lo tanto, debes usarla como una guía para definir términos o resolver dudas, pero de ninguna manera como una referencia científica. Más te valdría echarle un ojo a las verdaderas referencias bibliográficas que puedes encontrar al final de cada artículo o libro.

Hay cosas que deben ser consultadas en otros lugares

La ciencia debe ser buscada en otro sitio. El ejemplo más claro es Google Scholar o Google Académico si lo que deseas son artículos realmente científicos y revistas de investigación. En el caso de que ese sea tu objetivo, no debe pasar por tu cabeza la posibilidad de consultar la Wikipedia.

Por lo tanto, parece que la respuesta está clara. Teniendo siempre por delante el sentido común, la Wikipedia puede ser tomada para aspectos triviales y consultas puntuales. Sin embargo, el verdadero conocimiento se encuentra en lugares muy diferentes.