Rumores, fechas y más de Windows 11

Windows 10 ya lleva entre nosotros varios años. El 29 de julio de 2020 hará 5 años que esta versión de Windows sustituyó a Windows 8.1. En este punto, es normal que empiecen a aparecer conceptos y rumores acerca de una nueva versión del sistema operativo más utilizado en computadoras de escritorio. En este artículo te contamos todo lo que se ha especulado y lo que ya sabemos de la que puede ser la próxima versión de Windows.

También te puede interesar | 20 comandos básicos de Windows que deberías conocer

Actualizaciones invisibles

Windows 10

Uno de los mayores problemas que arrastra Windows 10 son sus actualizaciones. Windows Update se muestra en la mayoría de los casos confuso para el usuario, con cambios poco explicados y con nombres demasiado complicados.

La solución para Microsoft no pasa, al parecer, por simplificar el proceso de actualizaciones y dejar más claro qué se instala y qué no. Los planes de la compañía de Redmond se enfocan a las actualizaciones invisibles. Esto tiene sus ventajas. Por ejemplo, el usuario recibiría novedades sin necesidad de estar pendiente, estaría a la última en parches de seguridad y su trabajo no se vería afectado en ningún caso al realizarse todo en segundo plano.

Sin embargo, Microsoft no debería olvidar sus fantasmas del pasado y obviar que muchas de sus actualizaciones aportan más problemas que soluciones. Así, las actualizaciones invisibles que propone la compañía no deberían ser una excusa para que el usuario deje de tener control sobre las novedades que recibe su equipo.

También te puede interesar | Configurar el menú Inicio en Windows 10 para PC: todas las novedades

Windows adaptado a cada dispositivo

Surface

Con Windows 8, Microsoft eliminó el botón de inicio con el pretexto de que la era táctil había llegado. Microsoft estaba haciendo el mismo camino que Apple recorre ahora, pero al revés, tratando de adaptar un entorno de escritorio a uno táctil. Esta decisión resultó se un completo desastre. Windows 10 parece que se acerca mucho a la experiencia convergente entre una tablet y un ordenador. Sin embargo, queda muchas cosas por pulir.

Por ejemplo, Windows dispone de aplicaciones modernas disponibles en la tienda. Sin embargo, también tiene un gran legado de aplicaciones antiguas que no se adaptan al entorno táctil. Pero no todo depende de los desarrolladores. El Explorador de archivos, sin ir más lejos, es una de esas aplicaciones que no se manejan bien con los dedos.

Windows 11 propone mejorar la adaptación del sistema a todo tipo de dispositivos. Así, Windows se comportaría de manera totalmente diferente en el dispositivo dependiendo de si es un 2 en 1, una tablet o un PC de escritorio.

¿Un Windows basado en Linux?

Inicio Windows 10

Otro de los rumores que han aparecido en los últimos tiempos es que Windows como tal es un proyecto que ha terminado para Microsoft. Su próximo sistema operativo dejaría de estar basado en el kernel NT actual para pasar a estar basado en Linux. Esto no necesariamente quiere decir que Windows deje de llamarse Windows.

Para comprender mejor este movimiento podemos fijarnos en lo que Microsoft ya ha hecho con su navegador. Microsoft Edge se basaba en el motor EdgeHTML, desarrollado por la propia compañía. En vista del poco éxito, Microsoft decidió abandonarlo y centrar sus esfuerzos en un nuevo navegador basado en el motor de Chromium. El movimiento ha resultado en algunos aspectos positivos. Por ejemplo, Edge ahora dispone de un gran abanico de complementos. Por su puesto la compatibilidad ha mejorado y Microsoft participa activamente en la comunidad Chromium, lo cual ayuda a mejorar, no solo su propio navegador, sino el resto.

Algo muy parecido podría pasar con Windows. Este movimiento también reportaría cosas positivas y mostraría una compañía mucho más abierta y colaborativa, centrada más en los servicios empresariales y domésticos que en el sistema operativo propiamente dicho.

También te puede interesar | Cómo acelerar el arranque de Windows 10: Todo lo que puedes hacer

Windows 11 debe solucionar la grave inconsistencia del sistema

Quizá uno de los campos donde Microsoft tiene más trabajo es en la inconsistencia del sistema. Menús con transparencias de aspecto totalmente moderno se mezclan con elementos que recuerdan a Windows 98.

Su competencia lo está haciendo mucho mejor en este aspecto. Por ejemplo, Apple tiene dos líneas de sistemas operativos muy diferenciadas con interfaces muy pulidas. En ellas no hay lugar para elementos desactualizados. También Google parece haber comprendido la importancia de la consistencia mejorando la interfaz de Android y creando patrones claros que los desarrolladores puedan seguir.

Entonces, ¿por qué Microsoft no toma cartas en el asunto y elimina los componentes antiguos obligando a los desarrolladores a actualizar sus aplicaciones? Las cosas no son tan sencillas. Windows tiene una cuota de mercado tan grande que los de Redmond no pueden hacer ciertos cambios a la ligera. Por ejemplo, muchas empresas tienen software hecho a medida que, en el pasado, les supuso una gran inversión. Supongamos que este software fue diseñado para Windows XP. Si Windows deja de darle soporte, la empresa deberá desembolsar de nuevo una gran cantidad de dinero para adaptarlo o simplemente no actualizará el sistema, creando una brecha de seguridad muy importante.

La cosa es tan grave y tan complicada a la vez que, a día de hoy, aun disponemos de configuraciones que se hacen desde el Panel de Control y otras que se hacen desde la app Configuración. Y por no hablar de herramientas como el Administrador de Discos que siguen ancladas en el pasado más profundo de Windows.

¿Qué le pedimos a Windows 11?

HP Elitebook

Si tuviésemos que elaborar una lista de deseos para enviar directamente a las oficinas de Microsoft, este se compondría básicamente de tres elementos: seguridad, consistencia y sencillez. El nuevo Windows 11 debe mejorar en estos aspectos y convertirse de una vez por todas en un sistema operativo moderno y liviano.

En otra vertiente, Microsoft sigue teniendo mucho que hacer en la interfaz, no sólo para que sea más consistente a lo largo de todo el sistema operativo, sino para que se adapte correctamente a cualquier entorno, sea táctil o no.

También te puede interesar | ¿Quieres hacer un hard reset a Windows 10? Te decimos cómo restaurar Windows 10 para PC

Por último, Microsoft tiene que soltar el lastre que arrastra desde las versiones más antiguas de Windows. Esto puede pasar por centrar sus esfuerzos en crear un nuevo sistema operativo basado en Linux donde Microsoft aporte toda su experiencia creando software.