Entre las muchas tecnologías que se preveían para un futuro no demasiado lejano, la integración de la cámara delantera bajo los paneles de los teléfonos móviles era una de las que más complicaciones estaba presentando para la mayoría de los fabricantes. Alguna empresa ha intentado lanzar al mercado, presentando algunas unidades en distintas ferias, un producto con esta característica, pero algunos fallos han desestimado que los usuarios podamos ver, en la actualidad, cualquier atisbo de esta tecnología.

Esconder la cámara no es la solución ideal

Recientemente, gracias a la información que hemos podido obtener del medio de comunicación digital GSMArena, hemos conocido un par de razones por las que las cámaras delanteras no están siendo embutidas en el interior de las pantallas de los dispositivos móviles. En primer lugar, dado que la mayoría de sensores de la actualidad se apoyan en una alta densidad de píxeles, es complicado llevar esta integración a cabo, debido a la pérdida de luz que supone encontrarse tras un cristal.

Xiaomi no tiene prisa por incluir la cámara bajo la pantalla. Unsplash
El cristal es un gran impedimento para la toma de instantáneas

La segunda de las razones por las que la cámara delantera es muy difícil de incorporar debajo del panel de un teléfono móvil es que la imagen resultante al realizar una fotografía en estas condiciones, aquí es donde unimos el punto anterior con este, es de baja calidad, sobre todo si la comparamos con otras fotografías obtenidas con el mismo sensor sin la aparición de ningún tipo de obstáculo por medio. Si quieres más información acerca de cómo esta tecnología aún es complicada de implementar, puedes acudir a la fuente de la noticia original, una página web china, traducir su contenido y leer detenidamente su información. ¿El resumen? A pesar de que la idea siempre ha resultado atractiva, aún no disponemos de las habilidades suficientes para llevarla a cabo.