Miles de usuarios siguen usando a día de hoy Yahoo Mail, el servicio de mensajería de la empresa estadounidense. Aunque su popularidad ha ido decreciendo, son muchas las personas que mantienen su correo electrónico abierto, sin conocer lo que Yahoo sigue haciendo con él.

Tras reconocer que todas las cuentas de usuarios fueron hackeadas, Yahoo vuelve a estar en el centro de la polémica por casos relacionados con la privacidad (o la falta de ella). Ahora sale a la luz que su app Mail continúa espiando los correos electrónicos para obtener datos que vender luego a los anunciantes.

Yahoo Mail sigue espiando a los usuarios

Han sido muchas las compañías con redes de mensajería que han escaneado los correos electrónicos de sus usuarios para aumentar sus ingresos de publicidad. Sin embargo, algunas como Google decidieron abandonar esta práctica que se salta a la torera el derecho a la privacidad de sus usuarios.

Hasta los usuarios Premium son espiados para vender sus datos a los anunciantes

Tal y como avanza The Wall Street Journal, Yahoo no ha sido una de las compañías en unirse a esa decisión, por lo que sigue espiando los correos de sus clientes con el objetivo de encontrar información personal que luego vende a los anunciantes.

Según datos del medio, Oath, subsidiaria de Verizon y empresa matriz de Yahoo y AOL, cuenta con un servicio exclusivo para esos anunciantes que analiza más de 200 millones de cuentas de Yahoo Mail y todos los datos que estas contienen.

La misión de este servicio es encontrar pistas sobre los productos que esos usuarios podrían llegar a comprar. Atento, porque ni los usuarios Premium de Mail, que pagan 3,49 dólares al mes, escapan actualmente de esta violación de su privacidad.

Yahoo Mail sigue espiando el correo a sus usuarios para vender datos a los anunciantes. The Washington Post

Oath se ha defendido de las acusaciones alegando que sus clientes tienen la posibilidad de dejar de sufrir esta práctica. Sin embargo, para hacerlo tienen que desactivarlo manualmente desde "Ad Interest Manager", una opción que no se encuentra ni en la sección de ajustes.

Por otro lado, la compañía ha confirmado a The Wall Street Journal que sí espía los correos electrónicos de sus usuarios, pero solo los de promoción. Además, se ha escudado en unos altos costes de mantenimiento del servicio de mensajería que los que lo utilizan tienen que pagar de alguna forma.

Espiar tus correos, ideal para tener más ingresos

Las fuentes de información del medio, entre las que se encuentran trabajadores actuales y pasados de Oath, confirman que estas violaciones de la privacidad proceden de la intención de hallar nuevas formas de ganar dinero.

Aunque sale ahora a la luz, parece que Oath lleva más de diez años espiando los correos electrónicos de sus usuarios para conseguir una mejor orientación de los anuncios, según explican sus trabajadores. Pese a las declaraciones de la empresa defendiendo que solo lo hace con mensajes de promoción, la verdad no es así.

La venta de datos a los anunciantes es una fuente de ingresos irrechazable para las compañías

El espionaje de Oath pasa principalmente por un algoritmo que clasifica los correos según las preferencias de los usuarios y posteriormente les muestra anuncios relacionados con esos gustos. Por ejemplo, si alguien recibe a menudo mensajes con billetes de avión, es definido como viajeros frecuentes.

Una vez creados los diferentes grupos, los anunciantes pueden mostrar una publicidad más acertada a cada usuario. Así lo explica Oath, que defiende que su algoritmo no lee correos personales y que los datos de identificación de sus clientes son ocultados cuando se vende información a los anunciantes.

Yahoo Mail espía a sus usuarios para saber cuáles son sus intereses, cuántos correos reciben de un mismo emisor y más datos que puedan servir a nivel comercial. Todo esto procede de Ad Interest, el servicio creado por la compañía que se ha inmiscuido ya en más de 200 millones de bandejas de entrada.

Yahoo solo es una más

No es desconocido para todos que las relaciones con los anunciantes son unas de las fuentes de ingresos más importantes para las grandes compañías tecnológicas. Especial es la postura de Google en este tema, que ha estado beneficiándose de su creciente presencia en nuestras vidas para mostrarnos publicidad.

Sin embargo, la gran G reculó en su posición a finales de 2017, fecha en la que anunció que dejaría de leer los correos electrónicos de Gmail de sus usuarios. Hasta esa fecha, sus prácticas eran similares a las que han llevado a Yahoo a la polémica actual.

Marissa Mayer era la CEO de Yahoo cuando se reveló el robo masivo que había sufrido la compañía. NPR

Por otro lado, otras grandes compañías como Microsoft o Apple han reiterado en múltiples ocasiones que no espían los correos de sus usuarios bajo ningún concepto. Desgraciadamente, la empresa de Cupertino incluye algunas excepciones, como la petición de agentes de seguridad o asuntos de importancia pública.

Las compañías de este tipo se están poniendo del lado de los usuarios durante los últimos meses. Si Yahoo quiere seguir manteniendo el apoyo de estos, deberá ponerse al día y dejar de espiar sus correos inmediatamente.