Hoy en día, con tecnologías tan incipientes como los móviles plegables, vemos terminales como el YotaPhone de la manera en que admiramos la televisión en blanco y negro, con nostalgia y una cierta dosis de cariño. Han existido, existen y existirán experimentos en el mercado de la telefonía móvil que, sin saber muy bien las razones, no acaban de despuntar. YotaPhone es un ejemplo perfecto.

El adiós de un terminal diferente

Si eres nuevo en este mundo de la tecnología, o no sigues su acelerado ritmo habitualmente, YotaPhone es una empresa rusa, que pretendía revolucionar el mercado de smartphones con un terminal que impulsaba la utilización de las dos caras del dispositivo. Por un parte, el teléfono era continuista respecto a la competencia, pero en la parte trasera, la compañía había desarrollado una segunda pantalla, en blanco y negro utilizando tinta electrónica, para seguir disfrutando de las distintas funcionalidades del dispositivo. Sin embargo, parece que el sueño de la compañía ha pasado a mejor vida.

YotaPhone habría sido denunciada por el fabricante de sus dispositivos

No tenemos buenas noticias por parte de la compañía europea. Según la información que hemos podido leer en el medio de comunicación ruso CNews, YotaPhone habría declarado la bancarrota, tal y como se puede comprobar en el documento enlazado, correspondiente al Cayman Islands Gazzette. Todo parece indicar que el causante final, además de las pobres ventas de sus dispositivos, de esta situación habría sido la demanda, de más de 100 millones de dólares, interpuesta por el fabricante de sus dos primeros modelos, la empresa HI-P International Limited. Esta denuncia vino dada debido a que YotaPhone, presuntamente, no habría pagado, ni recogido, la cantidad de dispositivos mínima que habían acordado. Una lástima ser testigo de la caída de una empresa, pero el mercado manda y la innovación puede tener un lado amargo en este mercado de la telefonía móvil.