¿Tienes afán coleccionista? ¿Te gusta tener todos los extra o los DLCs de los juegos por antes que nadie? ¿Sí? Pues sigue leyendo entonces.

Parece que la industria de los videojuegos es capaz de adelantarse a tus pensamientos y te ofrece ediciones especiales, limitadas, o coleccionista que incluyen merchandising exclusivo.

Esta nueva moda de las ediciones con contenidos o productos únicos está cada vez más extendida, por lo que ya es habitual ver un gran número de títulos con estos añadidos.

La exclusividad tiene un fin: éxito

Lo que las compañías buscan con este tipo de ediciones es impulsar las ventas de un título, pero haciéndolo de una forma especial.

Esto es, una edición que contenga un Season Pass de todos los futuros DLCs, una currada figura o efigie de tu personaje favorito, u otros artilugios de interés friki, va a despertar casi seguro tu hype por tener lo que más nadie va a poder tener.

Las ediciones coleccionista te seducen porque se basan en algo tan viejo como la primera peluca de Cher: la idea de la exclusividad.

Cuidado con las ediciones coleccionista, pueden engañarte

Si a un comprador o consumidor se le vende un producto como irrepetible y que, de agotarse, no se repondrá, entenderá que va a adquirir algo completamente único, del que quedan unidades muy limitadas del mismo tipo.

Por lo tanto, el consumidor tendrá algo que otros no tienen o no pueden tener, generándole una falsa idea de superioridad respecto al resto de consumidores.

Esta superioridad es inexistente pues en muchas ocasiones las unidades limitadas no lo son tanto y el producto adquirido no tendrá un mayor valor en un futuro.

¿Estás entonces ante un engaño o estafa? Realmente no. Es decir, tú como consumidor, has de tener claro si te compensa el gasto o no, sobre todo si la edición exclusiva tiene DLCs incluidos, ya que no tendrás que pagarlos más adelante.

Tu cartera sufre siempre. Por tanto, ¿compensa el gasto?

Obviamente esto va a depender, y mucho, como indican desde Ars Technica, de los extra que te aporte la edición coleccionista que te interesa.

En IGN nos ofrecen varios ejemplos casos en los que el contenido es, simplemente, muy parco y de baja calidad o de dudoso interés, incluso para el más fan de los fans.

Por lo que en estos casos, y dado el elevado precio que tienen las ediciones especiales de un juego, estás ante un engaño del que sólo tú puedes librarte.

Lo primero, infórmate siempre bien de los contenidos exclusivos incluidos, y lo segundo, si lo que has recibido no se corresponde con lo anunciado, devuélvelo.

Las compras, siempre con tu cerebro, 100 % personal e intrasnferible

Game Skinny nos ofrece tres premisas fundamentales que debes de tener en cuenta antes de adquirir una edición coleccionista:

1. ¿Usarás lo que has comprado?

Básicamente pregúntate si vas a usar los ítems de la edición especial (los materiales, obviamente) para exponerlos. Si eres de los que disfrutan con una buena colección de figuras u objetos en las estanterías, sin duda las ediciones coleccionista están pensadas para ti.

Si el juego ya te convencía, no te arrepentirás de tu compra

De no ser así, te invitamos a que te replantees la adquisición de una de estas ediciones. Acabarás pagando muchísimo más por algo que ni tan siquiera vas a sacar de la caja, y que ocupará (casi con total seguridad) mucho espacio.

2. ¿La edición vale realmente lo que pagas?

Esta pregunta es muy sencilla de contestar. Quitando el juego (que es lo que realmente vas a usar seguro), revisa los productos que van en el paquete. ¿Existen códigos de DLCs que no sean simples armaduras, como futuras expansiones, Season Pass, etc.?

De ser un sí, es probable que esta edición merezca tu atención, pues matarás varios pájaros de un tiro: tendrás el juego, todas las futuras expansiones y, además, es muy probable que termines ahorrando dinero si haces la compra de esta edición a través de un servicio on-line.

3. ¿El juego merece tanto la pena como pagar el precio de salida?

Si eres un gran fan del título que viene en la edición coleccionista, estarás pagando por algo que ya atrae tu atención desde un principio, por lo que gastarte un extra no será molestia para ti.

En caso contrario, recomendamos extremar las precauciones para que no te encuentres con sorpresas tan desagradables como un título que no tiene ni calidad ni profundidad suficientes como para merecer un gran desembolso.

Piensa y vencerás

Como en todo lo que implica un buen gasto extra te recomendamos que, antes de nada, pienses lo que vas a comprar. Si ya estás convencido desde un principio y sabes que el título no te va a defraudar: ¡adelante, gástate los euros!

Por el contrario, si no estás seguro ni te parece una opción que convenza desde el segundo 1, ahórrate el dinero, ya llegará tu edición coleccionista ideal. Así que ya sabes, exclusividad sí, caer en el engaño: no.