Visualiza la siguiente realidad potencial. Tienes una flamante PS4 Pro, tu mejor amiga es una "pecera" empedernida, y tu otro tercero en discordia vive de la portátil, pero tiene una Xbox One que le regalaron en Navidad.

Los tres lo gozáis jugando a RPGs y, ahora que el Final Fantasy XIV: A Realm Reborn está más barato que nunca (gratis, chicas y chicos, gratis), habéis decidido que queréis formar el más poderoso de los triunviratos online para repartir estopa y compartir risas.

El juego cruzado sin restricciones sería un hito

Pero, ¡vaya!, resulta que la realidad es muy cruel y no te va a ser posible, dado que cada una de las plataformas tiene servidores online diferentes y no es posible que juegues a la misma partida.

¿Sueños rotos? Puede, pero con la gran aceptación de una idea como el cross-play (jugar online al mismo título desde distintas plataformas) y los consumidores, que como tú, alzan cada vez más su voz para que las compañías abran servidores conjuntos, puede que en nada sea posible realizar esa partida que tanto estás deseando. Pero, ¿será realmente posible?

Minecraft pone empeño, Sony su desdeño

Parece que el cross-play quiere echar a volar y, de hecho, una de las mejores oportunidades para testear esta nueva forma de juego entre plataformas, está cada vez más cerca.

Según Kotaku, las nuevas versiones de Minecraft estarían preparadas para ofrecer juego simultáneo en todas sus plataformas: ordenadores, dispositivos móviles y consolas.

Esto (ni que decir tiene) sería un hito en la historia de los videojuegos pues, por vez primera, seríamos capaces de jugar a un mismo juego sin importar la plataforma, sin restricciones.

Las compañías han de dejar de lado sus intereses particulares

Aunque no parece todo tan sencillo y tan de color de rosa como lo pintan. Y es que, desde Game Spot, advierten que esta nueva versión de Minecraft, más concretamente la nueva versión para PS4, no daría soporte cross-play.

Las razones que Sony pone encima de la mesa, pese a ser sucintas, muestran una clara preocupación.

Lejos de indicar que no darán soporte cross-play para favorecer su propio sistema de juego online (PlayStation Plus), desde Game Spot alegan que Sony teme lo que pueda ocurrir si sus usuarios (muchos de ellos menores de edad) se conectan a una red externa que no es la suya propia.

Puede que, efectivamente, Sony tenga una preocupación de tal calibre o puede que sea una excusa para no favorecer una conjunción de los servicios de juego online, en beneficio del suyo propio.

Vamos, lo que se traduciría en más PlayStation Plus y menos posibilidades de un futuro cross-play de "marca blanca". No valoramos negativamente la decisión de Sony sea cual sea su realidad, sólo criticamos el hecho de que ya es necesario olvidarse de tanto "individualismo" cuando es en beneficio de todas y todos los gamers.

Una convergencia no interesada

Pensamos que para que un cross-play de calidad sea posible (ya no sólo en Minecraft, para el futuro), es completamente indispensable que las compañías accedan a prestar sus servicios al consumidor.

No estamos tanto ante una necesidad de que las compañías dejen de cobrar suscripciones como la Gold o la de PlayStation Plus, si eso sirve para ofrecer una experiencia online de mayor calidad (aunque no es tanto así en nuestra experiencia).

El cross-play universal se nos antoja altamente improbable

Lo que importa es que se cree un acuerdo que permita que la mayoría de los juegos multiplataforma que cuentan con multijugador o son multijugador online, posibiliten la confluencia de todos los usuarios a un juego global y sin fronteras.

Como bien indican desde IGN, las diferentes compañías (incluso plataformas como Windows Store y Steam) tienen diferentes intereses y prefieren primar sus productos por encima de los de la competencia.

En el artículo de IGN, además, se discuten las complicaciones técnicas de la convergencia del cross-play multiplataforma:

[…] [L]os usuarios de PlayStation se encuentran entre sí por su PlayStation ID. Eso implica saber la ID de alguien, compartirla y buscarles en PSN. Los usuarios de Xbox tiene Gamer Tags, que funcionan de igual forma […], Nintendo sigue usando los Códigos de Amigo de 12 dígitos. Esto implica montones de problemas de infraestructura y compatibilidad para unificar estos sistemas. Eso, o hacer que Sony, Nintendo y Microsoft estén de acuerdo en estandarizar su faceta social, e implementarla en todas las plataformas.

Parece entonces que el futuro del cross-play dependerá, segurísimo, del buen talante que las compañías tengan a la hora de negociar un sistema que las beneficie a todas, y también a sus usuarios.

Obviamente, tal hecho parece más una realidad utópica de difícil realización, pero que sería más que verosímil si todas y todos pusiéramos más empeño. Los consumidores exigiendo un servicio realizable y en el que la diversión será mayor; las compañías, negociando sus términos entre ellas, con los consumidores en mente.

¿Posibilidades imposibles?

Como consumidores que somos, nuestros instintos de jugones avezados nos indican que la conjunción de factores necesaria para que el juego cruzado sea completamente efectivo y funcional es más que complicada.

Sin embargo, hemos de ser conscientes de que el cross-play, llamémoslo "universal", es algo factible y realizable, pero sólo con la bendición y el beneplácito de cada una de las compañías implicadas en el reparto del pastel.

Basta con que una de ellas no desee tomar parte en un determinado proyecto o se retire en un preciso momento para que este sueño de juego online sin límites sea un fracaso más en la historia de los videojuegos.

Por tanto, sabemos que el cross-play universal es posible, pero ¿es probable? Nosotros, sinceramente, lo dudamos, pero no dejaremos de soñar.