Puede ser que no te lo creas si ya has jugado a Cuphead, pero su increíble dificultad es más que superable si perseveras. Como todo lo bueno en la vida, ser un hacha dándole a la pistola en Cuphead lleva su tiempo pero, una vez que lo consigues, te sientes total y completamente satisfecho.

La perseverancia siempre tiene su recompensa

A pesar de que los gráficos de corte clásico estilo años 30 puedan dar la impresión de que estás por un paraje hospitalario, de ensueño, esto no es así. Estás dentro de una pesadilla y tu misión principal es la de romper tu acuerdo con el mismísimo Diablo.

No te dejes engañar por la cara inofensiva de esta flor, te destruirá en cuestión de segundos. Cuphead Wiki

Ser una taza no es fácil

Ya sabes que las piezas de una buena vajilla además de caras también son bastante frágiles. Esto es exactamente lo que ocurre con el héroe (o los héroes si juegas en el estupendo modo cooperativo) que manejas a través de esta aventura: Cuphead (y Mugman en la versión 2P). Sin embargo, su relativa fragilidad no será su talón de Aquiles porque cuenta con el armamento suficiente para enterrar a todos los enemigos que osen interponerse en tu camino.

Morirás constantemente, pero nada te impide volver a intentarlo

Pero claro, tus enemigos no te lo pondrán nada fácil en este genial run and gun. La cantidad de adversarios, sus diferentes movimientos y las locas plataformas de algún nivel, harán que te lleves las manos a la cabeza en más de una ocasión. Puede que esto frustre tus ansias de juego cuando la dichosa pantalla de YOU DIED! se te aparezca una decena de veces.

Pero esto no debe de desanimarte. Cierto, nadie ha dicho que ser una taza fuera fácil, pero tampoco nadie ha dicho que no puedas entrenarte hasta que consigas más soltura. Le gran dificultad de este juego radica, básica y puramente, en tu habilidad para sortear toda clase de obstáculos y ataques mientras disparas como un loco. Ya, probablemente seas un negado como nosotros, pero tu perseverancia se verá recompensada, haznos caso.

Esta pantalla aparecerá en tu televisor o monitor más veces de las que te gustaría pero, ¡sigue intentándolo! PJ Tec

Sufrirás, y mucho, para lograr superar cualquiera de los niveles, y si eres un inexperto en los juegos estilo Metal Slug, incluso te dolerá la cabeza en las fases más "corre y dispara" que tiene Cuphead. Nosotros hemos sudado chorros de tinta china para pasar pantallas que no eran tan complicadas, pero no hemos desistido hasta lograrlo, y la recompensa ha sido grande.

No sólo sientes alivio al saber que has derrotado al jefe de marras, además sientes que el orgullo te invade al saber que has superado un obstáculo que parecía infranqueable. Podrá parecerte una chorrada, pero no lo es. Si lo intentas y entrenas, Cuphead se vuelve cada vez más accesible. No te vamos a engañar, seguirá siendo difícil, muy difícil.

¿Tan mal jugador soy, qué me pasa?

Para nada, esto no tiene nada que ver con lo bueno o malo que seas como gamer, tiene mucho más que ver con la habilidad que hayas sido capaz de desarrollar en tus dedos (y en tu cerebro) a lo largo de los años para ser capaz de procesar mucha información a la vez. Y es que en Cuphead tienes que saltar, esquivar, realizar dobles saltos y fintas, agacharte, contra-atacar… Todo esto mientras no dejas de disparar porque, si lo haces, eres taza muerta. Aquí tienes un pequeño ejemplo.

Así pues, ya puedes ser el mejor jugón de RPGs del mundo que, si no tienes esta habilidad tan necesaria para los run and gun, morirás una y otra vez, entrando al peligroso bucle de la frustración.

Pero, ¿cómo evitar este nefasto sentimiento? Primero, has de plantearte que estás ante un juego complejo y difícil; segundo, la muerte en un videojuego no es más que una oportunidad para hacerlo mejor; tercero, cuanto más "ensayes" más fácil te será hacer todo a la vez y superar la fase; y cuarto, no eres perfecto.

Teniendo todas estas cosas en cuenta, lo único que debes de hacer es jugar y jugar. En caso de que la frustración escale y te enrabietes, posa tu mando, o abandona tu ratón y teclado lentamente (ellos no tienen la culpa) y desconecta del juego. No hay nada mejor como "irse y volver" a intentarlo en estos casos. Date tiempo, lo lograrás, seguro.

¿Un pacto inquebrantable?

Además de tener unos gráficos, una jugabilidad y un gameplay impresionantes, Cuphead se caracteriza por tener un trasfondo argumental bastante inspirado. Sin spoilearte nada importante, luego de hacer una apuesta sin final feliz, caerás en manos del Diablo, que amenazará con robarte el alma a no ser que hagas unos cuantos trabajos para él. Así es como comenzará tu aventura, ¿nada mal verdad?

Sentimos no poder darte mucha más información, el resto tendrás que descubrirlo por ti mismo. El precio de salida para Cuphead es de 19,99 euros tanto para Windows PC como para la Xbox One. Además, los chicos de Studio MDHR han confirmado que sacarán una versión física para su título, e incluso una versión coleccionista. Seguro que la edición coleccionista será especialmente interesante si incluyen alguno de los artículos de merchandising que ya hay a la venta (o similares). Si te interesa permanece bien atento.

Studio MDHR confirma las versiones física y coleccionista de Cuphead. Twitter

Recuerda lo que te hemos dicho, Cuphead es un juego muy difícil, pero no es imposible y si le das una oportunidad (armándote de paciencia), verás que estás ante algo realmente extraordinario. No te cansarás de jugar, y si te cansas de morir, descansa un rato, respira y ¡vuelve a la acción!

Y para todos aquellos que tengáis mucha intriga, pero no queráis probar este maravilloso título (cosa que nos entristece), os dejamos un vídeo impresionante de todas las batallas con los jefes finales sin que el jugador sufra daño alguno (para que veáis que no es imposible). Pero atención, si vas a aceptar el reto de Cuphead pasa de este vídeo y ponte a jugar directamente.

ATENCIÓN SPOILERS