La llegada de la resolución 4K a tu casa y a la mayor parte de los sistemas de entretenimiento que usas ha generado la necesidad de ofrecer una mayor calidad de imagen para que esas altas resoluciones se vean de cine. Así pues, el HDR (High Dynamic Range) o "alto contraste dinámico" te permite ver colores e imágenes con mayor claridad, profundidad y brillo, o lo que es lo mismo, gráficos mucho más llamativos y realistas.

Un mayor nivel de detalle no significa una mayor calidad de imagen

Este nuevo estándar de mejora de imagen ha llegado también a las consolas y a los PC gaming y, en principio, quiere quedarse para ofrecerte una mejor experiencia de juego. ¿Pero es realmente necesario o es otra triquiñuela de la industria para vender más tecnología? Si atendemos a lo que ofrece y a lo que es capaz de hacer, el HDR es una opción muy interesante, te explicamos el porqué.

El HDR realmente funciona, creando imágenes mucho más realistas y con colores más profundos. Business Insider

¿Qué es el HDR y qué supone?

El HDR (High Dynamic Range) es una tecnología de mejora de imagen que se basa en ofrecer un tratamiento del contraste y del color más amplio, generando imágenes mucho más vívidas y realistas. De esto se benefician altas resoluciones como la 4K, que de otra forma deslucirían bastante su gran nivel de detalle al no contar con este pequeño gran apoyo.

El HDR encarece y ralentiza el desarrollo de un videojuego

Así pues, una mayor resolución ofrece un mayor nivel de detalle, pero no necesariamente una mejor calidad de imagen. Es aquí donde el HDR cobra vital importancia pues permite mejorar la calidad significativamente. Tanto, que una imagen con y sin HDR luce bastante diferente, como puedes comprobar en las fotos superiores de Uncharted 4.

Por lo tanto, no parece que el HDR sea un engaño de la industria para lograr vender más productos bajo unas siglas que lo puedan hacer "más atractivo". Realmente el "alto contraste dinámico" supone un gran avance en los nuevos estándares de calidad de imagen. Como no podía ser de otra forma, el mundo de los videojuegos (en el que la calidad gráfica es muy importante) está implementando el HDR cada vez más, aunque según PC Gamer menos de lo que sería posible. ¿Por qué?

(Subtítulos disponibles en español)

Desarrollar títulos en HDR de calidad es más lento y más caro

PC Gamer apunta que el gran desafío del nuevo estándar HDR no es tanto el generar juegos que aprovechen este potencial, sino hacerlo de la forma más adecuada, lo que implica programar un título con el HDR en mente desde el inicio, encareciendo la producción y elevando el tiempo de desarrollo.

Aun así, la mayoría de los desarrolladores, que son conscientes de este desafío, opinan que esta nueva tecnología crea productos con una mayor calidad, por lo que merece la pena intentar superar esta larga fase de adaptación. Obviamente, es necesario también que el mercado ofrezca más y mejores productos para poder disfrutar de los avances que ofrece el HDR.

El HDR no sólo está presente en televisores y consolas, en fotos y vídeos también

No obstante, a pesar de los visibles beneficios que aporta el HDR para la consecución de unos gráficos más dinámicos y realistas, ciertos juegos (como los indie) no van a poder costear los equipos, técnicas y personal requeridos para desarrollar en verdadero HDR. Entonces, un creciente sector de la industria estará "por detrás" en lo que a calidad gráfica se refiere. ¿O no?

Pues depende, ya que las imágenes HDR son tangiblemente superiores en aquellos títulos que busquen un mayor fotorrealismo, pero no tienen tanta relevancia en aquellos juegos que busquen una realidad gráfica más artística o estilizada, en la que las texturas, colores y sombras "extra-realistas" no sean de primera necesidad.

¿HDR sí o no?

Pues, a priori, HDR sí, ya que no es una tecnología de la que sólo se beneficie el mundo de los videojuegos, las fotos y los vídeos domésticos o profesionales pueden aprovechar también este tipo de mejora gráfica para conseguir un mejor resultado.

Veremos si el HDR termina o no por ser un estándar que tenga una amplia aplicación en el mercado, o si por el contrario termina por desaparecer, al igual que ya lo hizo el supuestamente revolucionario 3D. Su éxito dependerá de si la industria es capaz de abaratar los costes que supone esta tecnología, y de la posibilidad de "recalibrar" el HDR, para que no sea necesario disponer de una pantalla tan luminosa como para causarte molestias oculares.

Probablemente surja un nuevo estándar de "profundidad de color" en el tiempo en que el mercado se adapta al HDR, y termine por desbancarlo. Las pantallas OLED y su gran manejo de la retro-iluminación en los paneles que disponen de esta tecnología, pueden ser los principales competidores del "alto contraste dinámico" a pesar de no ofrecer una mejora gráfica per se.

Veremos entonces si la industria se decanta por una mejora activa (HDR) o una mejora pasiva (OLED u otros) de la calidad de la imagen pero, sea como fuere nos conformaremos con que la evolución tecnológica nos permita disfrutar de una mejor experiencia de juego.