Los Mac son un objeto de deseo, de lujuria, de perdición. Son la quintaesencia de la tecnología por la tecnología y del diseño por el diseño. Su gran atractivo comercial les ha hecho llegar a muchos y variados hogares. Sin embargo hay uno que se le resiste especialmente, la casa del jugón.

Estoy "tó buenorro", pero no me como ni un colín

Es difícil pensar que un gamer vaya a decantarse por un sistema Mac a la hora de montarse su nidito videojueguil. Esto no es porque los sistemas con OS X no sean aptos para el gaming, si no debido a una serie de factores relacionados con los interiores de los aluminados donjuanes de los de Cupertino.

El nuevo iMac Pro de Apple promete un rendimiento espectacular, queda por ver si es apto para el hard gaming. Meristation

En Applesencia comentan, no sin razón, que los Mac son ordenadores perfectamente válidos para el juego pero, como es sabido, no para cualquier tipo de juego.

Las tarjetas gráficas de los Mac son poco potentes

Generalmente, el hardware de los Mac es el que se lleva las grandes críticas por parte de los jugones. Alegan que las gráficas y los procesadores no ofrecen el mismo rendimiento, a un precio similiar, que los odenadores o PCs Windows.

En Muy Computer son plenamente conscientes de que las limitaciones de hardware son las grandes enemigas de la manzana. Si Apple quiere que ganar adeptos que migren desde PC para jugar en Mac, han de darse una serie de condiciones favorables que lo faciliten.

Tarjetas gráficas mucho más potentes en la gama de entrada

Sin una buena tarjeta gráfica, no es posible hacer correr los juegos más demandados por los consumidores (que son de los que más recursos gráficos consumen) al menos no al nivel de detalle que un PC con una GTX 1060 es capaz.

La mayor parte de las tarjetas gráficas disponibles en Mac son o bien Intel HD, o bien Intel Iris Pro (Radeon en los modelos tope de gama), por lo que no son lo suficientemente competentes como para ofrecer un gameplay de The Witcher 3 a plenos 4K (como puede verse en el vídeo) libre de caídas de frames.

Los consumidores gamer son muy exigentes en este punto, por lo que si una gráfica no es capaz de satisfacer lo que buscan, no van a encontrar atractivo alguno para jugar en un Mac.

Un menor precio con mayor potencia

Esto es aún más obvio cuando, como constatan desde PC Gamer, el precio de los sistemas Mac es mucho más elevado que el de los PCs, y aún en el caso de adquirir el Mac más potente, no sería la mejor opción para dedicarlo exclusivamente al juego.

Los juegos nativos para Mac son aún una quasi-ilusión óptica, el catálogo es bastante limitado

Es decir, si nos tenemos que gastar 3299 euros para tener un MacBook Pro cuya Radeon Pro 560 tiene 4 GB de memoria gráfica, está claro que buscaremos en el mercado Windows, puesto que un Alienware 17 por 2849 euros nos incluye una GTX 1080 y la función Nvidia G-Sync, lo que nos permitirá correr juegos a 4K nativos sin problemas (cosa que no ocurrirá con la Radeon Pro 560).

Obviamente, es este caso, los gamers no van a sacrificar potencia por diseño, y menos cuando cuentan con ordenadores muy capaces en la línea de los 1000 euros.

Triples AAA que funcionen nativamente

Hay pocos títulos, aún a día de hoy, que estén creados específicamente para Mac, a pesar de que sí existen títulos disponibles para la plataforma como recogen en How tio Geek

Normalmente estos juegos son ports o adaptaciones de sus homólogos de Windows, precisamente por la falta de un hardware que permita estar al nivel de las máquinas con el sistema de los de Redmond.

Mac es territorio gamer, aunque con un paladar un tanto diferente

Que juegos como Mass Effect: Andromeda, Rise of the Tomb Raider o Fallout 4 no estén disponibles en la plataforma de Apple, es un claro indico de que sus máquinas no serían capaces de mover estos juegos en configuraciones "high" o "ultra".

Ni que decir tiene que, un avezado gamer, no va a empeñar sus sanos riñones por un portátil o sobremesa de la manzana, que ni siquiera le permita jugar a los mejores juegos del momento con un mínimo de holgura.

Macgameros de toda la life

Contrariamente a lo que se pueda pensar y a lo que hemos hablado hasta el momento, existe una fuerte comunidad jugona en territorio Mac.

Esta comunidad, lejos de buscar la fastuosidad y la opulencia de los triple AAA, ha afinado sus gustos por títulos de corte indie o juegos que son considerados light gaming.

Estos videojuegos no requieren de una tarjeta gráfica extremadamente potente, lo que permite que sean disfrutados por los usuarios de casi cualquier Mac.

He aquí una selección de juegos para OS X y que ya están disponibles para su descarga a través de la App Store o de otras tiendas digitales (subtítulos disponibles en inglés y español).

Es especialmente palatable el gusto de los "maqueros" por los juegos retro, o por las aventuras gráficas (que siempre han tenido mucho éxito en la plataforma), disponibles en tiendas de videojuegos digitales como GOG.com, Steam o Humble Bundle.

Incluso existe una raza oscura de "macjugones", que ha logrado saltarse las reglas de oro de Apple (Jobs y su venia por el ecosistema cerrado) para retozar libertinamente con juegos que tan sólo están disponibles en Windows, a través de la herramienta Bootcamp o de la máquina virtual Parallels.

La experiencia, aunque hay juegos que van como la seda, nos indica que los títulos exigentes no terminan de funcionar correctamente bajo los parámetros anteriores.

Esto se debe a que Windows no reconoce como debiera el hardware de los dispositivos Mac, dando lugar a numerosos bugs y fallos que empantanan la experiencia de juego.

El PC sigue siendo el rey del gaming, le pese a quien le pese

A pesar de todo, medios como Tech Radar apuntan a que la industria está cambiando y que, en estos últimos años Apple está haciendo un esfuerzo (más bien nimio en nuestra opinión) por hacer posible que los gamers se sientan como en casa al jugar en Mac.

Los de Tech Radar tildan de esfuerzo el incluir tarjetas gráficas de una mayor potencia (aunque realmente no son suficientes para títulos exigentes) en los modelos más económicos de la plataforma.

No parece que se deba ensalzar un gesto que es de facto en cualquier otro fabricante de computadoras, cuando, de hecho, la gran mayoría de compañías de hardware ofrece mucho más por bastante menos.

Un PC para jugar, un Mac para fantasear

La situación está muy clara, queridas lectoras y lectores, si lo que desamos fervientemente es poder jugar en nuestro Mac como si de un sistema Windows se tratara, aún no ha llegado la hora.

A la hora de escoger, no basemos nuestra decisión en "futuribles"

Sin embargo, si lo que nos gusta es el light gaming y no vamos a necesitar de los triple AAA, bien porque tenemos una consola, bien porque no son los juegos que deseamos jugar (lo que se nos antoja harto raro), cualquier Mac es una excelente opción para echar unas partidas.

Hay que tener en cuenta que si queremos que ciertos títulos funcionen sin sobresaltos, hemos de optar por un ordenador que cuente con una tarjeta gráfica que pueda estar a la altura (lo que nos saldrá bastante caro).

Por lo tanto, si buscamos experiencias fuertes en la que los gráficos sean la gran atracción central, dejad de soñar con la manzana mordida y poned un gran símbolo en forma de ventana en vuestras cabecitas, amigas y amigos.

Puede que llegue el día en que este artículo sea una falacia y lo que aquí se ha versado no sea ya más veraz que las predicciones de Rappel. Aunque todo puede ser, y de ilusiones vive el hombre, o eso dicen.