¿Hay alguien que aún piense que los videojuegos son una especie de microcosmos reservado a los frikis, geeks, nerds y gamers? ¿Acaso no están en casi cualquier plataforma o gadget tecnológico que usamos en la vida diaria?

Os invitamos a estrujar esas neuronas y a pensar en algún gadget que disponga de un sistema operativo para el que no se hayan desarrollado aplicaciones lúdicas, o juegos.

Y no, listillas y listillos del mundo digital y de otros mundos correlativos, ¡una Thermomix no nos sirve como ejemplo!

La Prehistoria de la multiplataforma

Aunque podamos pensar que lo multiplataforma es algo muy reciente, lo cierto es que nos podríamos remontar a los años 80 o 90.

Un claro ejemplo de esto son las "maquinitas" del popular Tetris que teníamos por casa, como podéis observar en la siguiente imagen.

Un dinosaurio viviente en forma de máquina de Tetris, ¿quién no ha tenido una? Dulces Geek

¿Las recordáis? Aquellas burdas imitaciones de la increíble Game Boy, consola que todo el mundo deseaba tener y que tantos buenos ratos nos ha hecho pasar.

Los multiplataforma llegan a más gamers y, generalmente, recaudan más

Pues bien, si atendemos al concepto Tetris (que no la marca registrada) podríamos decir que éste estuvo presente en una variada clase de plataformas, desde las máquinas de "Tetris" hasta en cualquier PC. Aunque esta demoninación, en este caso particular sea bastante tosca.

¿Qué se considera, por tanto, multiplataforma?

En diferentes tamaños, colores, y plataformas

Un videojuego (o serie de videojuegos) se considera multiplataforma cuando está presente en más de una consola, o en varias plataformas a la vez.

Los más puristas argumentarían que sólo serían multiplataformas aquellos títulos que sean exactamente iguales en todas sus versiones para las distintas consolas, ordenadores, terminales, etc.

Se han creado obras de arte en móviles para el recuerdo

Lo que en un principio puede parecer obvio, y hasta rozar el absurdo, no lo es tanto. La realidad es que los videojuegos que salen en varios sistemas, generalmente, recaudan mayores ventas, y evitan, en gran parte, las limitaciones de la plataforma para la que fueron concebidos originalmente, aunque, como veremos más adelante, han de sobreponerse otra serie de retos.

Esta multiplicidad de sistemas y terminales ha beneficiado, y mucho, a la industria, ya que los videojuegos han dejado de ser exclusivos de las consolas y ordenadores para llegar a los gadgets que más usamos diariamente: los móviles y tablets.

Como todos sabemos, los juegos que llegaban a estos dispositivos no eran, al principio, muy complejos (en el vídeo recordamos el Snake en los terminales Nokia de antaño), pero, con el paso de los años y el avance tecnológico, se han llegado a crear videojuegos móviles dignos de ser recordados de por vida.

Tengamos en cuenta que esto ha llegado a ser una realidad gracias a que las diferentes compañías han puesto un empeño extraordinario en implementar chips gráficos en sus productos capaces de competir, al menos, con las mejores consolas portátiles del mercado. Y si algo ha de reconocérseles es que lo han logrado.

Los juegos exclusivos asumen mayor riesgo, los multiplataforma mayores contratiempos técnicos

Podemos pensar en juegos como el ya famoso Infinity Blade, Horn o cualquiera de las iteraciones de The Room o Monument Valley. Cualquiera de estos tres juegos tiene un apartado artístico envidiable, digno de una consola. Para muestra, un botón, o mejor, un vídeo:

Esta capacidad de adaptación y de asunción de riesgo de la industria del videojuego a este nuevo terreno ha sido encomiable.

Como en todo, no podían estar seguros de que los juegos fuesen a ser aplicaciones imprescindibles en terminales que, a priori, estaban destinados a otro tipo de tareas.

A más "multi", más retos

No obstante, y como os habíamos adelantado, los juegos multiplataforma tienen que superar una serie de inconvenientes que los juegos "uniplataforma" no tienen que enfrentar: los ports o adaptaciones, como bien explica Richard Leadbetter en su artículo.

Estas adaptaciones pasan por que un mismo juego salga en varias plataformas completamente diferentes, por lo que el tiempo de desarrollo del juego suele ser mayor, y el número de errores a subsanar, también.

Esto, además, conlleva un gasto adicional que puede no verse recompensado si el juego no vende lo que se espera.

También es cierto que los juegos "uniplataforma" o exclusivos, pueden encontrarse con este mismo contratiempo, e incluso padecerlo con mayor intensidad, pues si son un fracaso no tienen el "colchón" de la diversificación de ventas que sí tienen los multiplataforma.

GTA V, véase el vídeo más abajo, es justo una de las excepciones, ya que ha demostrado que un multiplataformas puede hacerse con la industria en un abrir y cerrar de ojos, vendiendo más que todos los exclusivos de una determinada consola juntos.

Los juegos exclusivos, por querer ofrecer mayores novedades y ser los que atraigan al usuario a una consola o sistema concreto, son los que pasan por un mayor escrutinio, sufriendo mayores retrasos e incluso llegando a ser cancelados si no ofrecen la suficiente seguridad como producto de calidad.

La industria parece decidida a recortar en exclusivos favoreciendo las ganancias que puede reportar un multiplataforma

Un ejemplo de esto podría ser el otrora esperadísimo Scalebound para la Xbox One. Lo que parecía un potencial superventas, exclusivo de la consola de los de Redmond, fue cancelado por motivos que no están muy claros, aunque, como apuntan desde Polygon, las entregas incumplidas y los numerosos retrasos parecen haber sido los motivos de su retirada.

Divide y vencerás

Si se descentraliza la exclusividad, se centralizará la relevancia del sistema

A pesar de todos estos contratiempos, está claro que la industria opta por ser cada vez menos exclusiva, intentado que sus juegos lleguen a más usuarios, aún a expensas de no tener un bombazo en una plataforma concreta.

Parece que empresas como Sony han decidido sacar muchos menos exclusivos, pero de mayor calidad, para aprovechar el tirón de las ventas de los multiplataformas, como apuntan desde Zona Red.

¿Es un juego multiplataforma un juego más generalista?

La experiencia nos sugiere que este no es el caso. Puede que los juegos multiplataformas quieran llegar a un mayor público, pero la experiencia de juego, argumento y jugabilidad pueden ser únicas.

Tomemos como referencia What Remains of Edith Finch que, a pesar de estar disponible en numerosos sistemas, es un juego bastante único y diferente, como se puede comprobar a continuación.

¿Vende más un producto multiplataforma?

Una vez más, no necesariamente. Juegos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild o la saga Uncharted son claros ejemplos de que los exclusivos pueden hacer tanto o más dinero que los que no lo son, y llegar a alcanzar cotas de éxito y renombre que son menos usuales en los multiplataforma.

Entonces, ¿por qué cada vez hay más juegos multiplataforma?

Podría aducirse que una de las razones es que las videoconsolas, los PCs e incluso los dispositivos móviles, son cada vez más parecidos entre sí.

Este hecho facilita mucho la conversión de los juegos entre las distintas plataformas, evitando que los desarrolladores y las compañías pierdan demasiado tiempo o dinero en el proceso.

Una cruenta batalla se cierne sobre los multiplataforma

Además, con un menor coste de producción y un mayor número de público y compradores potenciales, la industria tiene un mayor margen de beneficio, y el riesgo de fracaso, aún siendo posible, es mucho menos dañino.

Es, por tanto, plausible que en poco tiempo veamos una casi inexistencia de títulos exclusivos para las diferentes plataformas (quizás con la excepción del circuito único y cerrado que conforma el "Planeta" Nintendo), potenciando la premisa "mismo juego en diferente sistema".

Entonces, querido lector, el ostensible efecto del "multiplataformismo" será, probablemente, la mayor competición entre los sistemas de juego, generando una lucha por quién ofrece más posibilidades y mejor calidad/experiencia de juego.

¿Pasaremos entonces de una descentralización del juego a una centralización en las plataformas que usaremos? Sólo el tiempo lo dirá, aunque el viento se sitúa a favor del maquiavélico divide y vencerás.