Que la futura nueva consola de Microsoft será la consola más potente en su estreno es innegable, pero parece que sus 6 teraflops de potencia gráfica no van a ser suficientes para destacar como la sobremesa reina de las 4K (al menos no con títulos de una gran exigencia gráfica).

Aún así, las primeras impresiones de los desarrolladores actuales (que ya están trabajando con la nueva tecnología de la Xbox One X) son muy positivas, y todos ellos salientan la potencia y facilidad de uso del nuevo sistema.

Un PC gaming de gama alta en formato reducido.

Son varios los desarrolladores, según declaraciones recogidas por Windows Central, que opinan que la Xbox One X es una versión reducida de un PC gaming de gama alta.

Los desarrolladores de Ark: Survival Evolved, Studio Wildcard, opinan que la nueva consola es sencillamente espectacular. Dan buena cuenta de que la Xbox One X es mucho más potente que la PS4 Pro, no sólo gráficamente hablando, sino que su RAM ayuda a mantener una mejor tasa de frames por segundo que la consola de Sony.

En la misma línea, los chicos de Playful Corp., creadores de Super Lucky’s Tale, consideran que el nuevo sistema es más que capaz de renderizar entornos 4K con los arreglos necesarios, y que estamos ante un PC gaming disfrazado de consola.

La Xbox One X será capaz con el 4K, pero no en todos los contextos

Los de Playful Corp. añaden, además, que las herramientas que tenían a su disposición como desarrolladores eran las más avanzadas de la industria, lo que les ha permitido ser bastante eficaces a la hora de programar su título para la nueva consola.

Parece que todos los desarrolladores coinciden en que la PS4 Pro no va a poder mantener el tipo ante su nueva competidora, pues ya no se trata de una mera superioridad técnica en el papel sino también en la práctica.

Gareth Wilson de Sumo Digital incluso se atreve a declarar que:

[La Xbox One X] es considerablemente más potente que la PS4 Pro, ya habíamos programado con la PS4 Pro. Es muchísimo más potente. Es una diferencia abismal, como el día y la noche.

El mismo Gareth también recalca que la ventaja de la nueva consola de los de Redmond pasa por mover gráficos a 4K con una ventajosa soltura, respecto al desempeño de la misma función en la PS4 Pro.

499 euros es un precio ajustado, pero ¿es suficiente?

Entonces, sí parece que la Xbox One X va a ser una consola que permita, con ciertos ajustes necesarios, un juego 4K bastante estable. Algunos estudios son conscientes de que sus títulos, gráficamente muy exigentes, no van a poder moverse a toda resolución en 60 fps.

Así pues, los de Tripwire Interactive (Killing Floor 2) indican que no les será posible programar el título a máximo rendimiento en la consola de Microsoft, pero sí podrán ajustarlo a 1800p con texturas Ultra, lo que es un muy buen dato para la nueva Xbox.

Los creadores de Middle-Earth: Shadow of War se muestran menos argumentativos en las posibilidades de la nueva consola. Indican que será la versión "más bonita" del juego, pero no aportan datos técnicos de resoluciones o framerates. Eso sí, nos adelantan que la "nueva generación" está ganando en potencia gráfica aunque los tiempos de carga van en aumento.

Un casi 4K al alcance de casi todos

Puede que la Xbox One X no vaya a ser tan capaz con el 4K como se promete desde Microsoft, aunque es más que posible, dadas las reacciones de los desarrolladores, de que suponga un salto cualitativo en la renderización 2160p.

Lo que sí que hay que tener en cuenta es que la nueva Xbox tendrá (supuestamente) un precio de 499 euros, que es una cifra más que ajustada si tenemos en cuenta su potencia y RAM.

También es posible que Microsoft decida recortar su precio un poco más para hacerla aún más competitiva frente a su rival más directa, la PS4 Pro. Aunque eso será algo que tendremos que ver con el tiempo.

No a la guerra de especificaciones, sí al disfrute gamer

De lo que no habrá duda alguna (salvo que Sony guarde un muy secreto as bajo la manga) es que Xbox One X será la consola más potente del mercado y, según parece, contará con una holgada ventaja a la hora de mostrar contenido en 4K (películas incluídas).

Esperemos que este movimiento de Microsoft en respuesta a la PS4 Pro de Sony no genere una batalla por las especificaciones, generando una remesa de consolas cada dos o tres años, impidiendo un equilibrado disfrute de lo que cada compañía nos puede ofrecer.

¿Serás de los que se anime a reservar con antelación o a comprar en su lanzamiento una Xbox One X? ¿O prefieres esperar a ver qué movimientos desencadenan los de Redmond en la industria? Nosotros nos haremos con una, casi seguro, y el resto, será historia.