La mala gestión por parte del hombre de un planeta tan diverso y rico en especies como el nuestro, además de otros factores, han llevado a la extinción a numerosas especies durante los últimos años. La pérdida de biodiversidad es un problema muy grave, y debemos evitar a toda costa la desaparición de más seres vivos.

Perder a tantas especies podría causarnos muchos problemas

Probablemente te suene el caso del rinoceronte negro, diceros bicornis, cuya extinción fue difundida en muchos medios y redes sociales. Luego resultó que no había desaparecido, sino que había dejado de existir en una amplia zona del continente africano. Sin embargo, sigue al borde del precipicio, como muchas otras especies.

No sólo grandes e imponentes animales están en riesgo, sino que seres de todo tipo, desde insectos hasta anfibios se encuentran en peligro. Puedes consultar la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza para conocerlos a todos. Teniendo esto muy presente, hoy aquí, en Urban Tecno, conoceremos a algunas de las aves más curiosas presentes en esa lista.

Kiwi

Estas particulares aves, de aspecto muy reconocible, existen únicamente en Nueva Zelanda. Como leemos en National Geographic, se trata de pequeños animales no voladores, de tamaño similar al de una gallina y con un plumaje que le hace parecer una bola de pelo. Además, posee un pico alargado con el que come insectos.

Una de las aves más características del mundo. Hablemos de aves

Como imaginarás, su aspecto le hace muy especial, por lo que es uno de los símbolos de su país natal. Sin embargo, lleva varios años en peligro de extinción a pesar de los esfuerzos de las autoridades ambientales. La destrucción de su hábitat y la caza por parte de perros y hurones han sido los principales sorprendentes.

Quebrantahuesos

Hablamos en este caso de una rapaz diurna, un ave de gran tamaño que habita parte de Asia, una pequeña zona en África y los Pirineos, que separan España y Francia. Es precisamente en esta última área donde su población se ha visto más reducida, como apuntan desde SEO BirdLife. El quebrantahuesos tiene un aspecto similar al de un buitre, con parte de la cabeza sin plumaje y con unas manchas oscuras características. Pero, ¿cuáles son los motivos de que se encuentre en peligro?

Posee un curioso método para alimentarse

Su nombre no fue escogido al azar, y es que su alimentación tiene como base los huesos de otros animales. Es un carroñero, pero muy especial, ya que rompe los huesos usando rocas para digerirlos más fácilmente. El proceso es realmente sorprendente aunque difícil de observar.

Un ave presente en la península y muy especial. SEO BirdLife

La especificidad de su alimentación es un factor de riesgo, pero también lo son la contaminación, la caza furtiva, y el uso de venenos, ya que ha sido acusado sin motivo durante muchos años de causar muertes entre el ganado.

Águila monera

Otra rapaz diurna se une a la lista, pero de una forma muy diferente. El águila monera habita únicamente en Filipinas, siendo el ave nacional y alzándose como una de las águilas más grandes del mundo. Como su propio nombre indica, es una hábil cazadora de monos, pero también se alimenta de otras criaturas como serpientes y otras aves.

Es una de las águilas más grandes del mundo. InfoAguilas

Como apuntan desde Wikipedia, el número de ejemplares en los años cuarenta del siglo pasado rondaba los 6000, nada que ver con nuestros días, en los que se estiman existen entre 100 y 200 parejas reproductoras. La razón de su terrible desaparición vuelve a ser culpa del hombre, ya que la destrucción de su hábitat, la deforestación, ha sido la principal responsable. Además de acabar con su hogar, también redujo la cantidad de alimento disponible, llevando a muchos ejemplares a la muerte.

La prevención es la clave

Es cierto que contamos con herramientas que nos permiten criar a muchas especies en cautividad, ayudando en muchas ocasiones a que su situación crítica mejore. Como podemos leer en El País, el programa Life es un ejemplo, ya que permitió que durante el año pasado la cifra de linces ibéricos, muy amenazados, aumentara notablemente en la península.

Sin embargo, en ningún caso deberíamos llegar a ese punto. La clave está en la prevención, y no en el arreglo desesperado de problemas tan graves. Las especies que habitan nuestro planeta deben ser protegidas, sólo así mantendremos la inmensa biodiversidad que nos rodea.