La historia está formada por acontecimientos muy importantes que serán recordados sin importar los años que pasen. Podemos destacar, por ejemplo, la muerte de Napoleón el 5 de mayo de 1821 en Santa Elena (Reino Unido). A día de hoy, aún se especula con la posible causa de este fallecimiento, pero no te preocupes, porque la ciencia tiene la respuesta final.

Sí, la ciencia ha sido un factor clave en la resolución de asesinatos con un gran halo de misterio que se mantiene a día de hoy. Las especulaciones y rumores de conspiraciones quedan totalmente desterrados si hacemos caso a lo que dice la ciencia. ¿Murió Napoléon envenenado?

Ni la inteligencia artificial hubiese servido tanto como la ciencia en estos asesinatos

En China ya se plantean contar con una inteligencia artificial que detiene a los delincuentes antes de que incluso cometan el delito. Parece que esta herramienta podría haber resuelto los asesinatos de los que te hablaremos a continuación, igual que el algoritmo detector de asesinos en serie.

Sin embargo, no han sido ninguno de estos dos programas los que han conseguido echar una mano salvadora en estos casos. Centrémonos en la ciencia, el factor elemental en la resolución de asesinatos muy importantes y con una gran complicación para su resolución. Napoleón Bonaparte, Tycho Brahe, Zachary Taylor… ¿Por qué murieron realmente estos personajes históricos? La ciencia tiene la respuesta.

¿Quién asesinó a Napoleón?

Este célebre personaje se marchó desterrado a la Isla de Santa Elena en 1815. Allí vivió durante unos años hasta su fallecimiento en 1821. Al final de sus días, Napoleón comenzó a sentir un insoportable dolor de estómago, algo que ya le había sucedido a su padre.

La muerte del emperador de los franceses es todo un enigma, como podrás ver en el siguiente vídeo. Muchas son las personas que aún defienden la teoría de que Napoleón fue envenenado por sus enemigos con arsénico, de ahí el dolor de estómago y el posterior fallecimiento.

Un estudio en 2007 determinó que sí, que el pelo del hombre contenía grandes dosis de arsénico, pero seguramente eran resultados de las medicinas de la época. Los mismos investigadores concluyeron que Napoleón había sido víctima de un terminal cáncer de estómago tras encontrar evidencias de una grave lesión en el órgano.

Por lo tanto, es momento de dejar a un lado posibles conspiraciones en contra de Napoleón y hacerle caso a la ciencia. Al igual que le sucedió a su padre, el cáncer de estómago fue el responsable de la muerte de este personaje histórico.

El chico del sótano

La ciencia reveló una de esas historias que se quedan para siempre en tu mente tras conocerlas. El protagonista es un joven de 16 años que, desgraciadamente, fue encontrado muerto en el sótano de una casa en Maryland (Estados Unidos) en 1991.

Como bien informa IFLScience, los investigadores desconocían completamente la historia de este chico, hasta que decidieron recurrir a la ciencia. Tras unos exhaustivos análisis, se descubrió que el joven había sido explotado desde pequeño en ese lugar.

Su columna vertebral y sus dientes estaban gravemente dañados por el trabajo al que estaba obligado, incluso tenía la muñeca rota. ¿Lo más inesperado? El chico era, nada más y nada menos, que del siglo XVII, es decir, los dueños de la casa habían ocultado su cadáver durante cientos de años.

Un pozo medieval que oculta horrores

BBC informaba en 2011 sobre el hallazgo, ocurrido en 2004, de 17 cadáveres, 11 de ellos de niños, en un pozo situado en Norwich (Inglaterra). Los encargados del caso pudieron conocer qué había ocurrido realmente con estas personas tras profundos análisis científicos.

La ciencia aportó un soplo de aire fresco a estas complicadas investigaciones

Uniendo estudios de ADN, datación por carbono, estudios químicos óseos y evidencias históricas, los investigadores concluyeron que las víctimas habían sido objetivo de una persecución judía. Las secuencias de ADN eran muy similares por lo que, seguramente, los esqueletos encontrados eran de una familia de judíos del siglo XII o XIII.

En esa época, en toda Europa, la comunidad judía estaba siendo perseguida por sus creencias. Con este dato, y conociendo que las víctimas eran de la misma familia, los expertos concretaron las causas de una muerte que sucedió hace casi mil años.

¿Murió realmente envenenado Tycho Brahe?

Retrocedamos al siglo XVI para recordar a Tycho Brahe, considerado como el observador del cielo más importante antes de que apareciese el telescopio, según Wikipedia. A día de hoy, sigue presente su conocimiento sobre la astronomía, pero también la posible causa de su fallecimiento.

Los rumores en la época apuntaban a que Brahe había sido envenenado por su romance con la madre de Christian IV de Dinamarca. La sustancia usada para su muerte, supuestamente, había sido el mercurio. Sin embargo, la ciencia dio un golpe la mesa en este caso para aportar la verdad.

La muerte de Tycho Brahe se resolvió gracias a la ciencia. Cadena Ser

Según informó Cadena Ser en 2017, los investigadores exhumaron su cuerpo en 2010 para analizarlo y descubrieron que sí, había mercurio en su cuerpo. Desgraciadamente para los amantes de las conspiraciones, la cantidad no era la suficiente como para haber provocado su muerte.

Ahora, tras toda la información recogida en ese estudio, podemos afirmar que es muy probable que el astrónomo muriera por culpa de una infección renal o de la vejiga. Misterio resuelto.

Al igual que en los casos anteriores, los métodos científicos que no existían en épocas anteriores ayudaron a resolver el supuesto asesinato de Tycho Brahe muchos años después. Tras exhumar los cuerpos, la ciencia pudo aportar datos muy importantes para la resolución de estos misteriosos casos.